Connect with us

Subscribe

El Infinito

Yiik: A Postmodern RPG, un atrevido hijo de Earthbound

Navegar en las aguas turbias de los cientos de RPGs que salen por año, es derechamente adentrarse en un terreno enormemente pajero. Por lo mismo acá en Plan9 trabajamos duramente para evitar a toda costa que malgasten su tiempo en penosos intentos de aventuras de rol, llenos de personajes genéricos o clones de monas chinas con atributos exagerados. 

Y acá es donde entra Yiik: A Postmodern RPG, un juego que sin pudor alguno pide “prestadas” mecánicas de juegos como Earthbound, incluyendo su peculiar humor y escenarios diseñados bajo los efectos del LSD. Hasta acá, nada nuevo ¿verdad? incluso es algo que ya han hecho otros juegos como Undertale, agregándole obviamente de su propia cepa. 

Pero lejos de ser una simple y burda copia del original por excelencia, Yiik intenta crear su propio destino, lleno de bizarras situaciones, escenarios coloridos y personajes sacados de tus sueños más bacanes o bien, de tus peores pesadillas. 

Un inicio memorable

En Yiik todo parte de una manera muy diferente a lo que uno esperaría de cualquier RPG, pero no tanto  para los más veteranos en este género. 

Todo comienza con poner tu nombre, lógicamente, pero luego vamos entrando en preguntas más personales: ¿Puedes nombrar a una chica que haya sido muy especial para tí? ¿Tienes algún amigo que sea todo lo contrario a tu personalidad? ¿Un amigo otaku que pueda hablar por horas y horas de videojuegos, animes, comics y cosas por el estilo? ¿Alguien en quien puedas confiar y siempre esté ahí para aconsejarte? muchas preguntas que poco a poco se van desentrañando con una fuerza inimaginable y que van sorprendiéndote con los bruscos y a veces muy bizarros encuentros que harán del juego un viaje bastante particular.

Y así comienza tu aventura, lleno de preguntas pero siendo un tipo cesante, recién llegando a la “adultez” y volviendo a la casa con tus padres (¿les suena como a su vida, verdad?) luego de terminar sus estudios en la universidad.

Y entre todo ese existencialismo puro, hardcore y envolvente que inunda la cabeza de cualquiera que esté llegando a sus 30, cuestionándote qué carajos haces con tu vida y por qué chucha decidiste estudiar lo que estudiaste, comienza el juego. Sin preámbulos ni introducciones.  Ve pequeño cordero y conoce el mundo. 

Golpea con ritmo

Como lo mencioné anteriormente, Yiik no es precisamente el juego más original del mundo pero si hace el intento de diferenciarse de aquellas influencias notorias como lo es, principalmente, Earthbound (Mother) y Persona. 

El sistema de batalla es muy parecido al de Mother 3, en la que debes seguir una secuencia de botones de manera rítmica. Aunque, acá cambia para todos los personajes, es decir, cada uno tiene su estilo de pelea propio. 

Para mi fue un agrado, pues le da más variedad al título. Pero si puede ser un poco cansador estar acoplándose a cada estilo dada la variedad de personajes, pero al menos lo intentaron y de todas formas no se siente fuera de lugar. 

Fuera de las peleas, sigue un camino bastante recto en lo que corresponde a la investigación y exploración; tendrás que descifrar y completar varios puzzles que van desde encontrar llaves, switchs o puertas escondidas hasta seguir alguna secuencia específica de botones para seguir avanzando.

 Es lo que se esperaría en realidad de un RPG de estas características. Y contrario a los clásicos JRPG tipo Final Fantasy, Valkyria Profile o el más “reciente” Octopath Traveler, el “grindeo” es mínimo por lo que no tendrás que batallar horas y horas para pasar alguna parte en específico. 

En lo que respecta a la historia, basta con ver las imágenes para darse cuenta de que a pesar de que todo está pasando en la “realidad”, el juego se desarrolla en fantásticos escenarios que rayan en la locura y lo onírico. 

Es lógico, entonces, el encontrarse con variados plot twist y situaciones extrañas. Quizás te topes con algún gato parlanchín o bien uno de tus peluches cobra vida de la nada y ofrece ayudarte. No te confundas, solo disfruta.

Sin dar spoilers, puedo adelantarles que es una aventura única y que logra diferenciarse de sus ya mencionadas influencias, con una trama que está lejos de igualarse a sus pares (y esto no tiene absolutamente nada de malo, al contrario). Pero también tiene ciertas cosas que podrían no ser completamente del agrado del jugador, especialmente en lo que respecta al personaje principal que es un weón altamente egocéntrico, y también en como se desarrolla su curva final que podría haber sido mejor, hecha con más cariño.

El mundo al revés

Las gráficas del juego, así como todo el “setting”, están dotadas de una estética pintoresca, que me recordó mucho al estilo de algunos RPGs que salieron para las portátiles de Nintendo (3DS) con personajes cartoonizados pero manteniendo ciertas proporciones humanas. 

Hay que notar también las influencias de la saga Persona, sobre todo en los menús, personajes y algunos escenarios. 

Se ven bien la verdad. No vas a necesitar un PC moderno para correrlo, eso está más que claro. Los aplausos se los lleva quién sea que haya hecho los diseños de los escenarios, ya que están muy bien hechos y son, sobre todo, muy creativos. Algunos incluso te dejan medio descolocado por lo bizarro que se ven o lo descabellados que lucen. 

Musicalmente, bueno, el soundtrack lo compuso Toby Fox, quién también es el autor de Undertale. Si bien no está a la altura de su trabajo en el mencionado juego, no deja de ser un OST más que decente y probablemente sea el punto más alto del de Yiik.

El único pero, y lamento que tenga que ser este apartado, va en que las voces realmente no le vienen para nada bien. El voice acting no es precisamente el mejor y de hecho es bastante molesto en algunos casos. El personaje principal constantemente está narrando lo que está haciendo o lo que está pasando en el momento, lo que vuelve latoso el relato y la experiencia en si. 

Hubiera quedado mejor “a la antigua”, o incluso hubiese sido mejor algo tipo Undertale con sonidos simulando las voces. Es mi humilde opinión, pero no tengo problemas en agarrarme a estoques si es necesario.

Yiik es un juego que me sorprendió gratamente. Si bien antes de jugarlo tenía claro a lo que iba, se nota un potencial tremendo que puede dar fácilmente para una trilogía o por lo menos una segunda parte. Cuenta con personajes carismáticos, una historia interesante con altibajos y un gameplay adecuado para una primera entrega. Los escenarios son coloridos, creativos y en general se nota que le pusieron mucho amor. 

Lo recomiendo al 100%, además de que está a un precio más que accesible (7.700 CLP), e incluso está disponible en distintas plataformas (Steam, Vita, PS4 y Switch). Pero ojo, si este es el primer RPG del estilo que vas a jugar, definitivamente te recomendaría Persona o bien, Earthbound para acostumbrarte a este género.

#PLAN9NEWS

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe todos los días en tu mail, el mejor spam de tu vida.

Written By

Lo último en Plan9

El día en que Ennio Morricone «colaboró» con el Frente Patriótico Manuel Rodríguez

Cult + Mag

NERDS SIENDO NERDS: Hay gente que se enojó porque en el live action de Cowboy Bebop Faye Valentine no usará exactamente el mismo traje que en el animé

Animé

Conchetumare: El 2021 vuelve Shaman King

Animé

Pobre, comunista y maricón: Tengo miedo Torero de Pedro Lemebel llega al cine y acá está su primer avance

Cine + Series

Connect
#PLAN9NEWS

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe todos los días en tu mail, el mejor spam de tu vida.