fbpx
Cine + Series

Wekufe: El origen del Mal es el primer found footage chileno ¡Y entrevistamos a su director!

27 octubre, 2017

Wekufe: El origen del Mal es el primer found footage chileno ¡Y entrevistamos a su director!

El cine chileno pasa por un “”buen momento”” (lamentablemente no puedo hacer esas comillas más grandes). Está ganando premios, se está escapando de los mismos margenes estilísticos convencionales y hay toda una nueva camada de realizadores que se la están jugando por apuestas que no son lo mismo de siempre en la cartelera nacional.

Y como acá en Plan9, nos gustan las películas de horror (y adportas de Halloween), si ya te recomedamos que le pusieras atención a Trauma,  un rap and revenge, la mar de brutal, hoy venimos a evangelizar la palabra de Wekufe: El primer found footage nacional que además, rescata el horror más salvaje (y nacional) que poseemos. Los mitos de Chiloé.

Paula una estudiante de periodismo junto a su novio viajan a Chiloé, una remota isla en la Patagonia del sur de Chile. Para realizar una investigación acerca de la relación que existe entre el gran número de crímenes de origen sexual y los mitos y leyendas que rodean este aislado y misterioso lugar.

Pronto se darán cuenta de que detrás de estas leyendas se esconde algo mucho más obscuro que comenzara a manifestarse como un ineludible destino. Poco a poco entenderán que muchas veces es mejor mantener la cordura que descubrir la verdad.}

El mal es real

Empecinado en contar la verdad que subyace sobre el mito, y separar la niebla que mezcla la realidad con la ficción, conversamos con Javier Attridge, director y escritor de Wekufe en el marco de un proyecto que estamos desarrollando (pero del que tendrán sorpresas pronto) y hablamos sobre la importancia de hacer este cine, y sobre algunas otras cositas:

El cine es una ventana para mostrar Chile, y por lo mismo, es una ventana que se está perdiendo ¿Crees que Wekufe ayuda a reivindicarnos?

Puede ser un poco, por un prejuicio que tiene la gente sobre el cine de terror.Que es un cine que es muy clase B, que es “pulpa” solamente, pero que no tiene un contenido, que no puede tener una voz o ir más allá y claro, lo que tratamos de hacer con Wekufe fue hacer una película como las que a nosotros nos gusta ver; una especie de cine de género que lleve entretención, que tenga una historia que pueda además permear la sensibilidad del espectador. Que pueda sentirse identificado con los personajes, también que active el pensamiento crítico de las personas y que puedan tener una mirada del mundo o de sí mismos, son elementos que me interesa que una película tenga.

Te puede interesar:   BELLEZA: Anna and the Apocalypse es un musical zombie en navidad

Wekufe es un found footage, “basada en historias reales” ¿Sientes que este subgénero de terror te ayudó a  desarrollar este tipo de narrativa?

A mí me gusta mucho lo que pasó con los franceses, con la corriente del Nouvelle vague, lo que hicieron en esa época, un grupo de intelectuales que agarraron lo que tenían, cámaras viejas, actores que no eran profesionales, que rompían la cuarta pared. Era cámara en mano, filmada en locación.

Esto del found footage viene de tiempos inmemorables, simplemente se le ha ido cambiando el nombre. Un found footage, es un género como cualquier otro, si se hace bien, pueden resultar cosas muy buenas.

Además que como hay dos historias que se sobreponen que es la historia de Paula, quien está haciendo un reportaje, una especie de tesis universitaria sobre la conexión que hay entre los mitos y leyendas de la isla y los crímenes de índole sexual y por otro lado está su novio, es que es un cineasta fracasado que aprovecha esta instancia para subirse a la micro y grabar su propio found footage.

Tenía que hacerse de esa manera, y le da una frescura, la línea entre la realidad y la ficción es delgadísima, porque son locaciones reales, testimonios de personas reales, el mito es real, son acontecimientos históricos reales, entonces vamos  mucho más allá de lo típico de estas películas basadas en hechos reales. Nosotros estamos prácticamente trabajando en la realidad misma.

Wekufe no había tenido prensa aún en Chile y ya tenía en el extranjero ¿Cómo es la aventura de buscar distribución para un filme de género y más uno que encausa una raíz nacional del folklore y que aun así no tenga visibilidad en Chile?

Parece que es verdad eso de que nadie profeta en sus tierras. Nos sorprendió mucho porque claro, era una historia que tocaba problemáticas que están muy vigentes en la sociedad, también tenía toda esta riqueza casi mezclada sobre los mitos y leyendas y todo era muy chileno.

Te puede interesar:   Netflix acaba de ordenar dos temporadas para un remake de Sabrina: La Bruja adolescente

La verdad es que tratamos de empezar por acá y no tuvimos tanta suerte, entonces decidimos empezar a mandarla a festivales, y la película afuera tuvo muchísimo éxito. Todos se interesaban en la película y nos dieron críticas muy positivas, ya tenemos más 80 críticas positivas alrededor del mundo  y además el paso por los festivales ha sido increíble.

Tenemos siete premios a mejor película y más de una docena de selecciones oficiales, entonces parece que la manera de hacerla hoy en Chile, hay que hacer un recorrido por fuera, que tenga interés la prensa extranjera, que te premien para que puedas llegar a tener una posibilidad en Chile.

El estreno

Producida por Jennifer Mackay, Wekufe está protagonizada por Paula Figueroa, Juan Pablo Burmeister y Matias Aldea. Su excelente paso por festivales internacionales  remarcan lo diferente de este found footage que a tenor de lo hecho por la industria en general, tiende a crear un prejuicio sobre este tipo de cintas que al parecer, acá no corren,

Y hay fe. En el marco del  festival Blood Window, el festival de horror que trae exponenentes del horror a nivel latinoamericano, Wekufe abrirá la programación con una premiere este 2 de noviembre en el Cine Hoyts de La Reina.

Puedes comprar las entradas acá. O quedarte en Plan9 y ver algunas sorpresillas.

 

Comenta o muere

Periodista. Fundador de Plan9. Weón fome.