fbpx
El Infinito Música

#PLAN9aWARDS: Los 9 mejores discos de este 2018 + singles

29 diciembre, 2018

#PLAN9aWARDS: Los 9 mejores discos de este 2018 + singles

No hay muchas acotaciones que hacer sobre este año con respecto a música, han sido pocos los lanzamientos que llamaron la atención a primera oída. Pocos nombres reconocidos. Sin embargo, eso es lo importante. La falta de aquellos consolidados le dejó el camino abierto a mujeres increíbles que lanzaron los mejores discos del año.

La siguiente lista está construida solamente en base al criterio del editor. Cabe destacar que los discos no se encuentran en orden.

Mitski – Be The Cowboy

La reina del indie rock norteamericano al fin se pudo sacar de encima el estigma de ser una versión con descuento de Björk. Mitski da con canciones preciosas sobre amor que recorren el amplio espectro del new wave a un indiepop electrónico pero recatado. Be the Cowboy es una carta de amor, a un amor físico, tangible.

Un amor que le produce escribir y cantar, contarle al todo el mundo que sí existe.

Rosalía – El Mal Querer

La sensación española. Luego de lanzar su primer disco Los Ángeles (2017), el que pasó desapercibido por gran parte de la crítica, el fenómeno Rosalía comenzó a crecer exponencialmente con cada single. Primero fue Malamente, luego Pienso en tu Mirá y desde ahí, ya es historia. Una novela audiovisual, una presentación en vivo llena de drama, una voz poderosísima, un carisma español.

Es, en la actualidad, después de la Paloma Mami, la artista en Hispanoamérica más interesante de la industria. Quizás es al revés.

Jpegmafia – Veteran

Incendiario es un adjetivo que le va a quedar bastante corto a Peggy después de unos años, o de su próximo disco. Por el momento, Veteran es como un diss track que se extiende por 19 temas, bordeando los 2.30 minutos de duración. Es perspicaz, astuto con sus rimas y sin miedo a la controversia. No le importa meterse con Kanye ni intentar asesinar a Morrissey, admira a Deontay Wilder y le gustan los juegos de Play Station 1.

Si hay un rapero actualmente con calidad lírica como los hacían antes, es Peggy. Tiene el combo completo: Rapea inteligente, excelente producción y carne de perro.

Robyn – Honey

La princesa sueca, el ícono que de no existir, Britney Spears, Lorde y un montón de figuras pop solo serían un mito. Robyn fue la primera en hacer pop para las masas y las discotecas en que está bien llorar, sentirse mal y querer, a ratos, pegarse un balazo por desamor. Pero todo eso no la detiene. Honey es el ejemplo de ello, se va tornando más dulce y experimental, como si Sophie hubiese estado detrás de los controles en el estudio.

Está bien llorar. Está bien bailar. Robyn, ya de cuarenta aún tiene lo necesario para provocar lo mismo que con Dancing On My Own.

J Balvin – Vibras

Sí, regguetón. José Álvaro Osorio Balvin, más conocido como J. Balvin está usando su estatus como superestrella del género para empujar sus barreras. Para él ya no se trata solo de intentar crear singles comerciales para hacer videos llenos de mujeres en bikinis y buscar diez formas distintas de decir penetración en una canción. Por el contrario, en Vibras busca encontrar sonidos más interesante, desde su colaboración con Carla Morrison en la intro hasta la delicada Brillo junto a Rosalía.

Todavía hay espacio para el dembow, mas J Balvin nunca ha sido de mal gusto, lo puedes poner hasta en una mezquita y lo van a bacilar igual.

Kali Uchis – Isolation

Otra de las promesas femeninas en el mundo de la música, además de ser colombiana. De a poquito se fue formando hype gracias a su aparición en See You Again de Tyler, The Creator. Con un registro limitado, en Isolation logra unir variados estilos sin sonar fuera de lugar, se mantiene siempre como la figura principal aunque tenga nombres acompañándola, brilla por sí misma.

Lo mejor de Isolation, es decir, de Kali Uchis, es que puede dar mucho más y eso es lo que presenta su primer disco. Tiene un montón de espacio para deslumbrar al mundo.

Más?
Kanye West lanza "Jesus Is King" este domingo (OJALÁ)

Sik-K – TRAPART

Si DPR Live hubiese sacado un disco este año, lo hubiéramos elegido. Igual que con Dean. En realidad, con un montón de solistas coreanos que la están rompiendo actualmente por allá y en círculos indie especializados en el tema. Pero ningún entregó más que singles, le dejaron la cama hecha a Sik-K que luego de ya 6 años en la escena tuvo su momento para brilla.

TRAPART tiene todo lo que se espera, 808 con hi hats marcados, delay en la voz y una onda super tránsfuga, no obstante, es entretenido.

Kids See Ghosts – Kids See Ghosts

El proyecto colaborativo de Kanye West junto a Kid Cudi, los eleva. Por separados son geniales, pero juntos, incluso se logran acerca un poco a Watch The Throne. Luego del interesante, por decir lo menos, año que tuvo West y su extraña pelea con Cudi por alguna razón que él sabe, se arreglaron y dieron a luz a Kids See Ghosts.

¿Lo mejor? Los casi tres minutos de Kid Cudi en Reborn en que solo hace gemidos. Divinos.

Janelle Monáe – Dirty Computer

Por alguna extraña razón, la mayoría de los críticos siempre menciona a Janelle Monáe entre sus artistas favoritas. No obstante, siempre pasa desapercibida aunque aparezca en todas las recopilaciones, tops y rankings de lo mejor de cada año. Y con Dirty Computer no es la excepción, la norteamericana hizo un disco que se dobla como ‘’película emotiva’’, una nueva búsqueda de sonidos en su ya característico afrofuturismo.

La Janelle Monáe no necesita más que unos sonidos vocales para hacer una canción entera, no necesita nada más que un poquito de atención para encantarnos.

Menciones honorables:

En el primer borrador debatí sobre si escribir o no un par de menciones honorables, ese título para aquellos que creían ser lo suficiente buenos pero ni siquiera el consuelo te lo dan, solo te refriegan la mediocridad del trabajo en comparación al resto.

Y aunque lo anterior es cierto, nunca deberían sobrar discos para escuchar todos los días. Quedarse pegado escuchando Iron Maiden y Alice in Chains por milésima vez es suficiente castigo.

Astroworld de Travis Scott hizo que el resto del mundo se diera cuenta que ya no solo es una copia barata del sonido de Kanye West, tiene personalidad propia. Mientras que SOPHIE sigue empujando más allá las fronteras del pop junto a PC Music, si no hay un nuevo mixtape/disco de Charli XCX, siempre está ella. En el caso de Deafheaven con Ordinary Corrupt Human Love mostraron que siguen haciendo lo mismo y eso no es malo cuando se tiene la fórmula aprendida.

Otro que sigue haciendo lo mismo, pero mejor es Blood Orange en Negro Swan, sigue la fórmula de Freetown Sound, pero como ya dijimos, mejor. Mientras que Brockhampton, con un miembro menos logró dar con un disco gigante, con una agresividad queer sin igual.

Singles: Brockhampton- J’ouvert, JSMN- Talk is Cheap, Childish Gambino – This is America, Charli XCX Feat. Troye Sivan, – 1999, A$AP Rocky Feat. Skepta – Praise the Lord, Drake – Nice for What, C. Tangana Feat. Niño de Elche – Un veneno.

Comenta o muere

김치볶음밥