Connect with us

Subscribe

Cine + Series

The Circle: El reality de Netflix que predijo nuestra vida en cuarentena

A lo catfish.

Si eres de las personas afortunadas que pueden hacer cuarentena desde la comodidad de su casa, tu rutina debiera ser más o menos esta: te levantas, desayunas, haces las labores correspondientes e interactúas con el resto del planeta a través de la pantalla de tu teléfono o tu computador.

Pues bien, hay un reality de Netflix que se trata básicamente de eso. Personas encerradas en departamentos individuales, cuya única interacción con los otros miembros es a través de una red social activada por voz: The Circle.

Producido inicialmente por el canal británico Channel 4, la compañía de streaming adquirió en el 2018 no solo su formato, sino también sus instalaciones. Al estrenarse ese mismo año, causó furor por su original propuesta de incorporar el factor de las redes sociales en la competencia.

La dinámica es sencilla: los participantes se instalan en un departamento, arman su perfil con fotos y/o videos previamente seleccionados (nada de cosas en vivo) y comienzan a interactuar con el resto mediante varias actividades pensadas para que los competidores se conozcan sin tener que verse en carne y hueso. Y obvio, hay ciertas trampitas para generar conversación.

Luego los participantes proceden a calificarse entre ellos, de menos a más popular. Ser el menos votado no necesariamente te saca del juego, pero ser de los más populares te convierte en un influencer, permitiéndote bloquear (es decir, eliminar) a alguien.

El principal atractivo que esconde la competencia es que a través de su perfil los participantes pueden ser lo que deseen ser. Ellos mismos, una versión mejorada de ellos mismos, una barbie girl o una persona completamente distinta.

The Circle termina siendo una mezcla de emociones bien curiosas. Por un lado, los participantes no dejan de vincularse emocionalmente entre ellos, pero siguen jugando de manera estratégica, armando lealtades que son siempre a ciegas. Bueno, a ciegas hasta que alguien es bloqueado. Porque cuando un jugador abandona la competencia se le da la posibilidad de ir a conocer a uno de los participantes y además dejar una despedida en video.

Around the world

Después del éxito de las dos primeras temporadas de Reino Unido, Netflix compró el formato para hacer no una ni dos, sino que tres versiones: una para Estados Unidos, otra para Francia y otra para Brasil. Esto, sin embargo, no significa llevar TODA la producción a esos países (con todos los costos que esto implica), ya que se utilizan las mismas instalaciones para todos los participantes.

Esto convierte a The Circle en una excelente oportunidad para observar cómo la gente de diferentes culturas se toma este encierro de maneras muy distintas. Por ejemplo, Francia tiene una imagen internacional de (sorpresa) romance idílico. Mucha pasión, lealtad y todas esas cosas afrancesadas.

Para hacerse una idea de las dinámicas de The Circle está el caso de Romain, uno de los encerrados de esta edición que entabló una relación romántica con Valeria, una ucraniana bien coqueta. Y claro, al final resulta que Valeria se trataba en realidad de un perfil falso manejado por su esposo Maxime.

Si bien en el juego los participantes nunca se conocen realmente, surgen contadas excepciones. Una de ellas es cuando la competencia termina y los finalistas son reunidos en una cena. Y bueno, los franceses lo hacen con su qué, y los primeros en llegar son ellos dos.

The Circle es un remember de los miedos que acechaban a nuestros papás en los comienzos de la era digital. Ya sabes, eso de no tener idea si aquellos desconocidos que hablaban con sus hijos eran realmente quienes aparecían en la foto o eran acaso un peligroso depredador sexual.

Hoy las videollamadas y los videos casuales en historias de Instagram pueden verificar (hasta cierto punto) quién es la persona detrás de un perfil. Pero las reglas del reality no lo permiten.

Por eso todo en The Circle tiene olor a 2008. Los participantes no disponen de cámaras para mostrar una selfie en el espejo del baño ni para presumir su desayuno alto en filtros de Instagram, por poner un ejemplo.

También el juego de la popularidad refleja el ya conocido postureo de las redes sociales y nos hace cuestionar nuestras propias realidades. ¿Es real la vida que muestra esta persona? ¿Es real el estado de ánimo que yo misme estoy mostrando?

Netflix ya anunció que para 2021, entre los gringos que sobrevivan al manejo de la pandemia que haga Trump, elegirán a más participantes para una nueva versión, mientras que en el Reino Unido, donde se originó todo, tendrán una versión celebrity (que pierde un poco bastante el foco de la idea origina, pero por otro lado, famosillos)

¿Tú entrarías a fingir ser alguien por 100mil dólares, 100 mil euros o 300 mil reales?

#PLAN9NEWS

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe todos los días en tu mail, el mejor spam de tu vida.

Written By

Lo último en Plan9

El día en que Ennio Morricone «colaboró» con el Frente Patriótico Manuel Rodríguez

Cult + Mag

NERDS SIENDO NERDS: Hay gente que se enojó porque en el live action de Cowboy Bebop Faye Valentine no usará exactamente el mismo traje que en el animé

Animé

Conchetumare: El 2021 vuelve Shaman King

Animé

Pobre, comunista y maricón: Tengo miedo Torero de Pedro Lemebel llega al cine y acá está su primer avance

Cine + Series

Connect
#PLAN9NEWS

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe todos los días en tu mail, el mejor spam de tu vida.