fbpx
El Infinito Manga

Teppu: Pelea como niña

21 agosto, 2018

Teppu: Pelea como niña

Vamos de lleno a lo importante, Teppu logra demostrar que es posible para mangakas varones hacer historias sobre mujeres sin caer en la sobresexualización de sus personajes o crear fantasías de poder para estos mismos. Sacando eso de en medio, porque es una de las lecciones más importantes del manga, podemos analizar sus otros puntos fuertes.

Natsuo, la protagonista de Teppu es una escolar por sobre la media de estatura con una personalidad sádica, hambrienta por el éxito y aplastar a todo oponente que se le cruce en distintos deportes. Luego de conocer a Yuzuko, comienza a practicar artes marciales mixtas para demostrar que también puede ganarle sin esfuerzo.

La progresión en Teppu es paulatina, si bien, posee solo 32 capítulos en total; el entrenamiento de Natsuo es una parte fundamental de la historia. La presentación de sus problemas es un poco somera, haciendo que su atractivo se pierda con la simplicidad que el drama familiar la transforma.

Natsuo debe aprender lo que es el trabajo duro, el entrenamiento de todos los días. Aprender de qué trata el esfuerzo es complejo para un personaje de shonen, sobre todo cuando la progresión de sus habilidades no se condice con lo que practican. Gana, gana mucho, pero también es derrotada y aun así no pierde la convicción. Dejando de lado su atracción por el sadismo de la victoria, es un tanto similar a Ippo en Hajime no Ippo.

Te puede interesar:   Empiezan a aparecer los primero detalles de la adaptación de Junji Ito: Relatos terroríficos

Yuzuko en cambio, es la representación de los ideales típicos del shonen. No obstante, en Teppu, es considerada como un personaje extraño. Su padre adoptivo la considerada especial, singular. Mientras que su hermana, Ringi, la golpea preguntándose por qué sigue sonriendo después de cada paliza.

Uno de los puntos importantes, es la relación que forma Natsuo con Karin, su entrenadora. Ésta última le menciona a la primera que debe entrenar más ligero o descansar durante los días del periodo, especificaciones que podría pasar por alto otro mangaka, para Oota Moare son una parte esencial de sus personajes. Aquella mención es una cuota de realismo necesaria para darle a entender al lector que las mujeres tienen sus propias limitaciones físicas y que éstas no las frenan, si no que deben lidiar con ellas, aceptarlas.

¿Las peleas? Teppu da una cátedra sobre artes marciales mixtas, con detallas descripciones de los movimientos de distintas disciplinas, haciendo de éstas una parte directa de la construcción de la narrativa y los personajes. La capacidad innata de Natsuo para usar movimiento que desconoce, el talento de Ringi y la determinación por aprender de Yuzuko son el motor de los capítulos en que cada una de ellas entrena para llegar en máxima capacidad al preeliminar de G-Girl, la competición más importantes de artes marciales femeninas.

Con 32 capítulos, Teppu se hace corta. Es posible leerla en poco menos de un día y pudo haber dado mucho más. La historia de venganza de Karin, la carrera de Mario Cordeiro, el comienzo de la carrera profesional de Ringi, el resto del camino de Natsuo: Cada historia podría haber dado para hacer cientos de capítulos. En retrospectiva, es una lástima su fin. Sin embargo, la sensación luego de terminar de leer Teppu es querer ponerse ropa deportiva, salir a trotar y luego a hacer sombra.

Te puede interesar:   Han pasado 18 años: Slayers regresa, con una nueva novela

Also published on Medium.

Comenta o muere