fbpx
Cine + Series El Infinito FEATURED

Spring Breakers: El debate de la crítica

1 diciembre, 2018

Spring Breakers: El debate de la crítica

No hay consenso. Eso es lo que puedo decir con total seguridad sobre Spring Breakers, además de ser una película de culto. Los medios más grandes del mundo, tanto en inglés como español no logran dar con un punto medio sobre la película de Korine. The Guardian dice que es una apología a la cultura de la violación, mientras que para Empire, es una película con gran profundidad.

Detrás de todos los bikinis color flúor, la música de Skrillex y el sol se esconde una película que como su director, no son para todo el público. A ratos, me gusta decir que Spring Breakers es una visión poética, estilística sobre una historia banal.

A diferencia de otros directores, como Scorsese que realiza cintas para todo espectador, Korine no. El trabajo del norteamericano siempre ha sido materia de análisis. Dirigió Gummo, escribió el guión de Kids y Ken Park, trabajó con Gus Van Sant. Korine se ha destacado por esa cualidad muy in your face, por ser volátil y a ratos, un poco excéntrico. Es una figura polarizante, sin lugar a dudas. Tiene pocos trabajos, pero éstos generan opiniones fuertes dentro de la crítica y el público general.

El mejor ejemplo de lo anterior, es Spring Breakers. Una película protagonizada por ex figuras Disney: Vanessa Hudgens y Selena Gómez. También cuenta con la participación de Rachel Korine, James Franco y Ashley Benson.

La premisa es sencilla: Un grupo de cuatro amigas deciden ir de vacaciones de primavera, no tienen plata, roban un local de comida. Luego las encarcelan por posesión de drogas y un narcotraficante rapero las saca de la cárcel. Fácil.

Con todos los trabajos de Korine, a excepción de Kids, el análisis es bastante subjetivo. La  edición de las escenas, los colores flúor y llamativos, el uso de música popular con actrices ultra conocidas por roles disimiles de lo que trata la película.

Es una de las películas que me encanta mencionar cuando alguien me pide una recomendación. Es de esa películas en las que me cuesta explicar de manera coherente el por qué me gusta tanto. Genera mucha emoción dentro de mí, es casi personal el amor que le tengo a Spring Breakers. Desde que fue estrenada en 2013 he predicado sobre ella. Quizás el mejor análisis de la cinta es que, produce emociones viscerales, no es un clásico del cine intelectual como 8 ½ o un libro de Heidegger.

Más?
Park Chan-Wook rueda su primera serie en inglés: Esto es ‘La Chica del Tambor’

Y es ahí donde la crítica no puede dar con un consenso. La dicotomía entre ver a las niñas Disney en bikinis junto a un narcotraficante crea una disonancia. La falta de sustancia en la trama, la subjetividad que plantean los personajes a través de monólogos internos que no coinciden con las imágenes en la pantalla busca genera emociones, no ser analizada. Aunque esas carencias la hacen realmente profunda, la búsqueda de sentido en la religión, la falta de guía.

Spring Breakers entrará en esa categoría de películas a las que realmente no pertenece, no busca ser Mulholland Drive, tampoco 2001 o Mean Streets. Pero la verdad, sí merece estar junto a ellas. ¿Korine busca generar emociones por sobre un análisis intelectual? Sí. ¿Lo logró? También, lo cual merece el mérito de estar junto a los  grandes del cine.


Also published on Medium.

Comenta o muere

김치볶음밥