Connect with us

Subscribe

Animé

Sol Levante: El animé de 3 minutos con el que Netflix y Production IG quieren cambiar la tecnología de producción de animación japonesa

El futuro del animé?

Generalmente la realización de un anime de 12 episodios toma dos años de desarrollo, desde la fase de la planificación, la escritura, la animación y el doblaje. Y eso que no se está considerando la fase de distribución. Sol Levante, lo nuevo de Netflix y Production IG (Evangelion, Ghost in the Shell), dura 3 minutos pero se demoraron en producir lo mismo en dos años.

¿Por qué un cortometraje tan corto les tomó tanto tiempo? Este es más bien un experimento para alcanzar «un máximo posible» en lo que se refiere a recursos de técnicos de animación.

Sol Levante está disponible en 4K y HDR (high dynamic range) con Dolby Vision y Atmos, creado desde cero a partir de ese formato. Imagínese: otros títulos como Sidonia no Kishi, Shiki Oriori o Godzilla se crearon a partir de SDR (Standard Dynamic Range) y de ahí fueron pasadas a HDR.

Actualmente este tipo de tecnología no es parte del estándar en la producción de animación japonesa. Es más, a pesar que es posible crear anime en 3D, el estilo 2d y el papel sigue siendo una constante en la actualidad. Además, la mayoría de los estudios de animación no cuentan con la tecnología para crear obras similares a Sol Levante.

Según el director Akira Saitoh:

“(El formato) 4k HDR es como obtener las alas y un motor para ver un nuevo horizonte, donde está surgiendo una nueva era. Seguimos desafiándonos y siendo innovadores para el futuro».

Además, tal como señalan en su blog de tecnología (muy interesante por lo demás) «Dada la rápida adopción de dispositivos compatibles con 4K HDR para el consumidor, es fácil imaginar que será la experiencia de visualización principal en cinco años (…) Si bien las historias increíbles del anime de hoy nunca serán obsoletas, el flujo de trabajo del anime desarrollado en Japón no ha cambiado mucho a lo largo de los años. Para reconocer por qué este experimento fue necesario a pequeña escala, es importante comprender la realidad de crear anime en Japón.

Lo que les ha significado redescubrir qué cosas hoy están completamente obsoletas, y cómo prepararse para el futuro.

Desde el cambio de siglo, la industria del anime ha cambiado del sistema tradicional de un estudio de anime que posee la mayoría o la totalidad de los derechos de autor al modelo comercial actual de un sistema de «Comité de Producción». Si bien fue más fácil crear contenido para el estudio gracias a todo el apoyo financiero, hay más partes interesadas involucradas, lo que crea mucha más complejidad.

Parte o la totalidad de la producción se subcontrata a múltiples empresas y autónomos en muchos niveles en cascada. Con tantos subcontratistas involucrados, es difícil alinear a todos con los cambios en la tecnología y las nuevas oportunidades creativas. El número de trabajadores independientes depende de cada proyecto, pero los que trabajan en casa tienen un equipo limitado en comparación con los que trabajan en los estudios.

El anime para transmisión generalmente se crea a 1280×720, o «Half HD». Solo algunos programas de alta gama están en Full HD 1080. Para pasar a 4K, lo digital se convierte en una necesidad porque cuando se completan los dibujos a mano, se escanean. Pero si el trozo de papel de tamaño típico se escanea a un DPI más alto, los detalles no deseados se explotan en las líneas de lápiz. ¡Por lo tanto, se requiere un trozo de papel más grande para aumentar la resolución con el anime dibujado a lápiz!

La gestión del color, un proceso que ayuda a lograr un color predecible y consistente en cada etapa de producción y publicación, también es raro en los flujos de trabajo de anime. Con algunas excepciones, todo se crea en un espacio de color sRGB, la gama de colores más común utilizada en aplicaciones de gráficos por computadora. Para los largometrajes, los animadores generalmente crean en sRGB y luego se aplica una LUT 3D para transformar a P3, preservando así la apariencia de sRGB en un espacio de color P3.

Además, es posible que se sorprenda al leer que las emisoras japonesas establecen la temperatura de color en 9300 K, mucho más azul que la 6500 K que domina como estándar en otras partes del mundo. De hecho, muchos de los programas de anime con licencia en Netflix se convirtieron a D65 BT.1886 al final de la postproducción para cumplir con nuestras especificaciones y tener un aspecto preciso en nuestro servicio de transmisión.

Al comprender los desafíos que implica mover el anime de una hoja de papel a un flujo de trabajo totalmente digital, Creative Technologies trabajó en estrecha colaboración con Production I.G. para tratar de anticipar algunos de los obstáculos que vendrían.

Pero fue solo cuando el equipo comenzó a poner el lápiz digital en la tableta que los hallazgos comenzaron a tomar forma.

Lee el resto del diario de producción (como dijimos) muy interesante en el siguiente enlace y a continuación dejamos el making off de Sol Levante, cortometraje animado que ya está disponible en Netflix:

#PLAN9NEWS

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe todos los días en tu mail, el mejor spam de tu vida.

Written By

Lo último en Plan9

El día en que Ennio Morricone «colaboró» con el Frente Patriótico Manuel Rodríguez

Cult + Mag

NERDS SIENDO NERDS: Hay gente que se enojó porque en el live action de Cowboy Bebop Faye Valentine no usará exactamente el mismo traje que en el animé

Animé

Conchetumare: El 2021 vuelve Shaman King

Animé

Pobre, comunista y maricón: Tengo miedo Torero de Pedro Lemebel llega al cine y acá está su primer avance

Cine + Series

Connect
#PLAN9NEWS

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe todos los días en tu mail, el mejor spam de tu vida.