El Infinito

Shyamalanctubre: La Aldea

31 octubre, 2015

author:

Shyamalanctubre: La Aldea

Si el infierno estuviera pavimentado de buenas intenciones, La Aldea sería material suficiente como para cuatro autopistas concesionadas, con un tag cada cuatro kilómetros. En este, el punto cúlmine de nuestra celebración pagana “Shyamalanctubre” es necesario preguntarnos: ¿Qué hace un buen giro argumental? Que el director le de las piezas a su audiencia para determinar que: “Eso era posible, pero no me lo esperaba”.

La Aldea, filme que nos convoca en este, el ritual macabro de analizar películas,  hace mal justo eso, y duele como puñalá en el guata, no se imaginan.


(Nada de trailers, the real deal)

Porque la Aldea esta cargadisima de potencial, que pone boca abajo en el fregadero y degolla cual cordero magallánico con el único propósito de verle retorcerse, de vernos retorcer. La película abre con un funeral en el que aprendemos lo básico desde el principio (al igual que todas las películas Shyamalan) hay ruiditos chistosos que vienen desde los bosques, estamos en el siglo XIX, está prohibido el color rojo y Adrien Brody es Percy, un joven con capacidades diferentes que sencillamente no puedo tragarme, no se alteren que no es nuestro protagonista (eso hubiese sido creativo).

Las tomas sucesivas son deliciosas, la cinematografía y apartado sonoro tienen una magia especial que las aparta del resto de cine comercial. Como era de esperar, todo va bien hasta que alguien abre la boca.

 

(Adrien Brody, damas y caballeros)

Conocemos a Lucius (Joaquín Phoneix) un estirado y tímido muchacho de pueblo que, como buen héroe, busca traer medicinas para su… oh no importa, Adrien Brody acaba de apuñalarlo en la primera media hora. Resulta que el papel protagónico recae realmente en Ivy (Bryce Dallas) una chica ciega enamorada del buen Lucius dispuesta a romper las reglas y traer medicinas, porque el amor todo lo puede. Pero esperen, que el bosque está lleno de monstruos encapuchados dispuestos a merendarse a todo aquel que cruce su propiedad, hecho que dificulta la carrera contra el tiempo de Ivy.

¿De qué género es esta película? No es una pregunta retórica, genuinamente después de verla por segunda vez les pregunto ¿Qué chucha está pasando? Pasamos del drama histórico, al romance, momentos incómodos (muy chistosos) luego terror que no da miedo, y denuevo romance ¿Y luego qué? De hecho, los productores tampoco lo saben, el marketing está mal, nos venden un filme de terror en plan La bruja de blair, sólo para darnos una romance de época a la orgullo y prejuicio, pero con más fetos de terneros muertos.

El primer problema con la Aldea son sus actuaciones. La única persona que me genera empatía es Ivy, ella es alegre y positiva, pero también entiende de consecuencias y sus propias limitaciones, las cuales usa como ventaja todo el tiempo que está en su aventura, se cacha que lo está pasando bien mientras actúa, no obstante no me trago nicagando su romance con Lucius, quien no pone nada de su parte. Todo el resto no son más que “genericas personas de época”, muy silenciosos, muy serios y con mucho peso en sus palabras. Incluso Adrian Brody, quien debería mostrar más emociones no hace más que actuar visiblemente incómodo en cada escena, como si temiera ofendernos con su actuación. No habría problema si eso fuese lo único ofensivo.

¿Por qué Shyamalan, por qué nos haces esto?¿Te hicimos algún daño? Porque las actuaciones no son la verdadera parte mala de La Aldea, mi humilde opinión es que esta película se cae en donde no cayó ni El Protegido,  ni Señales: Su guión y edición. Christopher Tellefsen, editor nominado al óscar por otra película, hace una labor nefasta revelando uno de los dos giros argumentales en la forma más anticlimática posible.

Porque si, para entender qué tan malo es hay que hablar de SPOILER. Resulta que Ivy, al aventurarse por el bosque desafiando a las criaturas y los ancianos de la aldea, lo hace sabiendo de antemano que SPOILER los monstruos no son reales, son los mismos viejos disfrazados. Te mata todo el suspenso, toda la erección que te producen los primeros 40 minutos de película se esfuma en el aire con la pobre elección de revelarnos ese giro con antelación y en una conversación ¿Qué chucha? ¿No pudo ocurrir que, nosé, ella se enterara junto a nosotros, en lugar de que salieran con esa mierda?

Puede que no lo haga sonar tan mal como es, pero si yoda le dice a Luke “loco, Vader es tu papito corazón” en el primer acto, y después de eso por 40 minutos de película intentan mantener la ficción de que “uuu es un misterio uuu” para llegar al resultado todo se muere todo, no hay tensión, no hay más drama. Pero Star Wars tenía otras motivaciones, otros misterios, en La Aldea no hay nada, absoluta y positivamente nada que sostenga el resto.

Y el cast, el puto cast. Joaquín Phoenix (Gladiador, 8 mílimetros y el bigotón de Her), William Hurt  (El beso de la mujer araña), Judy Greer (Tres Reyes), el maldito Jesse Eisenberg (Red Social, American Ultra)  Adrien “Pianista” Brody, Bryce Dallas (igual la cagaste con Spiderman 3 y Jurassic World), Michael Pitt (Funny games, perfecta para halloween) Brendan Gleeson (ojo loco en Harry Potter) y conchesumadre ¿Sigourney Weaver?¿Teniente Ripley, cómo chucha se prestó para esto? Huyan, huyan todos ahora, salvense mientras les quede talento y no miren atrás, que este barco se hubiese hundido con o sin ustedes. Si desperdiciar la comida es un pecado, desperdiciar un desfile de buenos actores es sacrilegio.

 

Te puede interesar:   Infancia perdida: 9 opening que nunca viste de tus animés favoritos

La dirección de sonido, música y fotografía son lamentablemente lo único sobresaliente. Los sonidos de árboles, de las ramitas en el viento o de la mera tranquilidad. Y los violines son la zorra, cada solo te llega. Además de las tomas en exteriores, prados verdes llenos de vida que contrastan con los espacios interiores iluminados por velas.

Y se acabó el Shyamalanctubre. Llegó la hora de decir adiós, guardar los adornos con la cara de Bruce Willis y avanzar con nuestras vidas. Es una lástima no tener tiempo de cubrir lo realmente horrible de la carrera de Shyamalan. Al parecer The Visit (2015) no es tan mala y ya vienen anunciando Labour of Love para el 2016 con Bruce Willis en su primer papel de no acción en más de una década, así que hay que ver po.

Comenta o muere

Computadora central de Plan Nueve. (no) Inteligencia Artificial.