Animé El Infinito Series

Series que Cagan la Cabeza #9: Paranoia Agent

29 julio, 2016

author:

Series que Cagan la Cabeza #9: Paranoia Agent

Miyamoto Musashi, un imbécil del siglo XVI, decía que si te gusta mucho un arma, es porque no la conoces lo suficiente.

Si bien Satoshi Kon, el Jimmy Hendrix del animé, es una figura intimidante en el mundo de la animación mundial, su trabajo no es perfecto.

Entonces ¿Por qué chucha me gusta tanto?

Más allá de lo que críticos grandilocuentes podrían decir sobre él y su obra, que si es hermoso y tiene el pene más largo, porque es mal visto hablar mal de los muertos, el tipo hizo bien la pega…. de cagarnos la cabeza.

Perfect Blue (1997), Millennium Actress (2001), Tokyo Godfathers (2003) y Paprika (2006), cuatro películas brutales que redefinieron el género, son pa creerse la mera verga ¿No, Satoshi?

El weón iba en camino a destronar al estudio Ghibli, y antes de que vengan a mi tugurio con antorchas y vestidos del KKKawaii, dejadme recordarles la mala memoria que tienen y lo poco fanáticos que son de Ghibli, porque por cada dos películas buenas, tienen una mala, incluyendo Ponyo en el acantilado que es como las weás.

Lean de nuevo el primer párrafo, Musashi sabe lo que dice, aparte es normal una vez que hiciste chorrocientas mil películas, que algunos huevos te salgan podridos, es estadística.

Me di la mansa vuelta, pero es importante recalcar que Paranoia Agent definitivamente no es un golpe de suerte, es una obra planeada centímetro a centímetro pa dejarte hecho tula y el esfuerzo se nota.

Es un thriller psicológico sobre un asesino… que no mata gente. Pongan atención, que en lugar de hacerlo más suave, lo vuelve más intenso, salvaje, violento e inesperado, en especial inesperado.

beware_of_maromi_by_neonkazma-d5mldes

La historia parte con Sagi, una niña-mujer diseñadora asalariada que trabaja para una multinacional de juguetes. Recientemente ha sido el centro de atención por su nuevo peluche, Maromi el perro rosadito, una especie de Hello Kitty.

Es en este punto es el minuto 14 o 15 del primer capítulo, y lo sabemos: Algo anda mal.

Satoshi Kon, hijo de la gran puta ha hecho su magia negra sobre nosotros, revelando el primer rasgo esencial pa comprender (o anti comprender) Paranoia Agent: No sabemos que concha es real, nunca. Acostumbrense, que quedan 12 episodios.

(Está entera en Youtube, veanla sapos culiaos flojos, antes que la bajen)

Los capítulos parten con una fórmula establecida: Se nos presenta un personaje, como vive y su dilema tanto moral como social. Y entonces le parten la puta cabeza con un bate dorado. La mayoría de las sinopsis que leen en sitios de poca monta ajemp Wikipedia ajemp señalan la presencia de un tal jóven del bate, una fuerza elemental de la naturaleza encargada de “liberar” a los humanos con problemas.

Pero yo les insisto en la premisa esencial de la serie: ¿Qué tan reales son tus problemas? Dicen que Jesús es más grande que tu problema, yo digo que el joven del bate y así continuamos esta discusión hasta el infinito, y luego morimos.

rsz_paranoia_agent_10

No hay un protagonista establecido, algunos snobistas le dirán “serie coral”. Yo les digo que el viejo lunar es el protagonista y no tienen argumento alguno para rebatir. Esto despierta el segundo rasgo esencial para comprender Paranoia Agent: Es una obra surreal, pero nunca, y quédense conmigo en este argumento, nunca absurda.

Te puede interesar:   The Promised Neverland: Más que un juego de niños

Los eventos que transcurren a lo largo de la historia son completamente factibles en nuestro mundo, pero no el mundo material de la naturaleza, no señor; El mundo de las instituciones, del prestigio, el legado y el dinero, de las ideas que destruyen y sodomizan al hombre común, como las multinacionales, los países y lo que se espera de nosotros.

Los adultos entendemos que estas tienen nombre y algunas veces apellido, pero estamos tan enfrascados en su existencia que olvidamos una verdad indisoluble: No son reales.

La misma pantalla que tienen al final de sus narices no es sino la combinación armónica de una salida de corriente, cuyos patrones hacen formas y colores. ¿Quién soy yo pa darle significado?

3bdd716792c696d602eaad9366ede064

Ahora, nada de esto sería tan potente como se los digo si la animación valiese nepe. Si los personajes fuesen caricaturescos con expresiones exageradas con gotitas gigantes y líneas cinéticas, no tendría efecto alguno.

Si los personajes fuesen cabezones de ojos saltones y pelos fosforescentes, definitivamente no tendría el mismo efecto. La animación la trae Madhouse, y este es el tercer rasgo esencial para comprender Paranoia Agent: Es una serie realista (y se ve la zorra).

La gente es común y asiática, sobrepeso, ojos rasgados, estrías y varices: son personas. Su lucha es el día a día por llegar a fin de mes ¿Trabajando duro o durando en el trabajo?, y su lucha nos es imposible no hacerla propia.

Satoshi Kon tiene una fijación por las bolsas de basura en todas sus películas, representar a personajes rodeados de basura, saliendo de la basura o cayendo en ella es su forma de dejarnos en evidencia como espectadores, la forma en que visualmente aplastamos y discriminamos aquello que es tan normal como la basura.

La basura viene de la mano con el cuarto rasgo distintivo de Paranoia Agent: La crítica social. Es tan sutil como mostrar las cosas tal cual son.

Las escenas de sexo son más cercanas a los dramas occidentales que al hentai, en otras palabras busca derribar ese aura de fantasía que envuelve la animación japonesa sin salirse ni una línea de su género. Muchos diálogos son presentados desde la imaginación de los personajes, con colores y efectos visuales propios, armando una visión de mundo con un grado de intimidad que actores reales no te pueden dar.

Y eso nos da lugar al quinto rasgo esencial: La puesta en escena. Que un animé tenga dirección de fotografía así de exquisita ha de ser un lujo, porque se ve poco. ¿Vieron Perfect Blue? Yo la vi en un ciclo de cine de la Usach. Perfect Blue y Paranoia Agent comparten esa sensación onírica, ese descontrol temporal que tiene la vida y que se ve calcado en la obra de Satoshi Kon. Un minuto que dura un año, simplemente con el ángulo correcto y la creatividad necesaria.

Te puede interesar:   Sonic Forces & Sonic Mania liberan nuevos vídeos con su jugabilidad

Un detalle, en Evangelion usan bombas atómicas todo el rato, pero les dicen “minas N-2” (corrijanme si no era ese el nombre, vi Evangelion a los 10 años, porque me decían que Dragon Ball era muy violento) en otras palabras evitan usar cualquier referencia a las bombas nucleares.

La tumba de las luciérnagas se zafó por completo de esto al estar basada en un libro y puta el mismo tonto fanatismo por Ghibli y su pene de oro sólido que ya era reconocido en aquel entonces. Paranoia Agent nos desafía, obligándonos a pensar como adultos y girando en torno a la puta bomba atómica.

Evangelion es un drama psicológico, no una alegoría al Japón contemporáneo post segunda guerra mundial. Y puta, ya entré de frentón en territorio spoiler, pero vean nuevamente el opening y diganme que no es así, postmodernismo puro.

¿Por qué esta serie me cagó la cabeza?

Tommy Lee Jones, en su ópera sci fi  que es “Hombres de Negro” nos dice que un hombre puede entender y adaptarse a cierta realidad, pero la masa de humanos es ignorante, discriminadora y temerosa de lo desconocido.

Satoshi Kon juega esta carta en la segunda mitad de la serie, justo cuando creías que la estructura clásica se mantendría y que los detectives resolverán el caso, eyacula en tu cara sin amor y se dispone a dormir mirando la pared.

Todo se desmorona y tu no sabes (no puedo recalcar más este hecho) si realmente está pasando o es todo en sentido figurado.

Y te vas directo a la concha de tu madre, propulsado por un cohete a reacción turbo, cuando comienzan los verdaderos giros en la trama.

mousou_dairinin4_1_720x480

Al final no te queda otro remedio que ver la serie completa otra vez, desde el principio. Y las cosas son distintas, es una serie que blande una plétora de claves visuales desde literalmente la primera escena que no dejan de fascinarme.

¿Y qué es lo más pal pico de todo esto? Sigues sin saber que chucha es real, que mierda pasó en realidad y quién cresta es… iba a spoilear, pero me contuve, porque los quiero y deseo lo mejor para ustedes, les deseo Paranoia Agent.

Síguenos en Facebook. 

Leave a comment

Comenta o muere: