El Infinito

Señor, hay una mosca en mi cómic

5 enero, 2015

Señor, hay una mosca en mi cómic

La mosca es un clásico moderno y tiene una historia la raja que merece ser contada, porque estoy medio volado y leí una wea muy bacán (que les voy a contar al final).

La Mosca nació originalmente en 1956 como un cuento publicado en Playboy. Sí, Playboy publicaba historias cortas de autores de ciencia ficción justo al lado de los pezones, entre chochas y whisky.

Fue escrito por el británico (pero nacido en Francia) George Langelaan, un célebre escritor de ciencia ficción, que a su haber tiene varios relatos cortos -e incluso guiones para Alfred Hitchcock Presenta- y que además de periodista, fue espía británico en la Francia ocupada por los Nazis, llegando a escribir un libro sobre eso llamado Un nommé Langdon – mémoires d’un agent secret (1950). Cacha.

Después del rotundo éxito que supuso el manuscrito, se rodó un año después, en 1958, la primera adaptación de relato por parte de Kurt Neumann, un alemán que hacia un estupendo cine B y que filmó un sinfín de weas raras.

the-fly

Neumann nos dio cositas como The Return of the Vampire, Son of Ali Baba, Machete (de donde se robó el concepto Robert  Rodriguez) (oye Rodriguez, para con el robo) Watusi o Tarzan and the Amazons y que son el legado de este tipo, que rodó este clásico de la ciencia ficción antes de morir a los 50 sin ningún reconocimiento, justamente un mes antes del estreno de su cinta más recordada (que es La mosca, obvio).

Nada de esto, tampoco habría sucedido sin la ayuda del preciso guion entregado por James Clavell, el hombre que nos daría esa cinta considerada un clásico del cine: The great Escape y que dota de un aire dramático a la producción de terror.

Por supuesto y como es lógico, la secuela no se hizo esperar y en 1959 nos encontramos con Return Of The Fly, una continuación de mierda, que seguía contando con la participación de ese hombre-institución llamado Vincent Price, en donde contaban otra vez la misma historia, pero más mala. Algo así como hacen con las secuelas ahora.

OFFTOPIC

Price es un genio y participó en cosas bacanes como El REMAKE de La casa de cera original (Mystery of the Wax Museum 1933) llamado House of Wax (1953) o en La caída de la casa Usher  (1960) y fue reverenciado por sujetos como Michael Jackson (que le dio las frases que suenan en el video al final de Thriller) o Tim Burton que curiosamente, le dio su último papel en el cine en Edward Scissorhands.

“Vincent Price fue la primera persona que conocí en Hollywood […] Estaba interesado en todo tipo de cosas y me dio una gran esperanza cuando yo estaba empezando. Fue una gran inspiración para mí” (Fuente Wikipedia y que wea, aunque la cita proviene originalmente de  acá).

Además es obvio, que el profe que sale en Frankenweenie es él. Ya, eso, chao. Volvamos a lo nuestro.

Te puede interesar:   Plan9 Recomienda: David Cronenberg; carne, tecnología y sexo

Fin del OFFTOPIC

En 1965 llegó una tercera parte llamada Curse Of The Fly, en donde el gastado argumento de las mutaciones llega a una historia sin pies ni cabezas (ja, son moscas, ja) que ya se acerca más al cine Z, con una trama que de forma burda sigue ligando al apellido Delambre, esta vez por parte del nieto, sujeto que sigue experimentando con los teletransportadores y posee una galería de seres deformes.

Ahí culminó la mierda, para salir de nuestras vidas en la forma de una basura infecta (ja, son moscas, ja).

¿O no?

Acá llegamos al meollo. Es de conocimiento público que en 1986  Cronenberg hizo un remake de la original, con las actuaciones estelares de  Jeff Goldblum junto a Geena Davis (sería justo recordarla por Beetlejuice o Thelma y Louise pero lo vamos a hacer por Stuart Little, porque Little aquí, Little allá, un Little te saludará)  y John Getz (que básicamente no le importa a nadie).

The Fly es la zorra, todos sabemos eso, el que diga que no, es un idiota y merece la sodomización.

La obra de Cronenberg se supo ajustar perfectamente a un relato deprimente y oscuro, que juega con la constante de director acerca de lo mecánico y la carne, la dualidad de las personas en la somatización de nuestros pecados a través del cuerpo y quiero dejarlos con The Brood (1979) como el niño símbolo de eso, para no explayarme en cosas de manual.

Por lo demás, tiene con una linda banda sonora compuesta por Howard Shore, más conocido hoy por su trabajo en El Señor de los Anillos (y el Hobbit of course).

Como en la vida, todo es cíclico, The Fly de Cronenberg tuvo su respectiva secuela llamada ingeniosamente, The Fly II (1989) y que tenía pocos méritos a parte de un guion desarrollado por un joven Frank Darabont (el sujeto que se encargó de poner de nuevo a los zombies de moda con la adaptación de la primera temporada de The Walking Dead y director de cosas maestras como The Mist o A Nightmare on Elm Street 3: Dream Warriors)  la repetición del papel de John Getz (que nuevamente no le importa a nadie) y bueno, eso no más po, si todos sabemos que la mosca dos es mala y la daban en el Megavisión  en las tardes, cuando querían rellenar.

¿Qué saco con contar estas cositas?

Toda esta historia es para contarte que en IDW comics, han anunciado una continuación en HISTORIETA DE LA VERSION DE CRONENBERG (Lo sentimos The Fly II, te pasearon) llamada The Fly: Outbreak.

Te puede interesar:   ALTA FIDELIDAD: Girl's Love 少女愛 de GHOST DATA (2016)

La historieta esta escrita por Brandon Seifert (Hellraiser, Witch Doctor) y con arte interior y portadas por menton3 (Silent Hill, Monocyte) que llegará en marzo a tu kiosko favorito (mentira)

El argumento que copie y pegue de otro lado, dice más menos así.

Hace muchos años, un científico tuvo un horrible accidente cuando intentó usar su recién inventado dispositivo de teletransportación y se convirtió en híbrido humano/mosca. Ahora su casi-humano hijo continúa buscando una cura para los genes mutados. Pero un avance en su investigación se convierte en un contagio y todos aquellos expuestos están en riesgo de convertirse en monstruos también…

CHAN CHAN CHAN (ESO LO PUSE YO). Por lo demás Seifert dijo que:

Para ser totalmente honesto, ¡The Fly es una de las cosas más inquietantes que he visto en mi vida!” además agrega que “Fue muy resonante para su tiempo. Y en los últimos 20 años más o menos, con todos los avances en Organismos Genéticamente Modificados, la película ha adquirido un sentido que no tenía originalmente. Es muy emocionante explorar esos elementos en esta miniserie! – y es genial tener un increíble artista súper distintivo como menton3 en la parte visual

Denton J. Tipton editor de IDW declaró también dio su parecer con respecto al proyecto:

Alegoría sangrienta y trágica historia de amor en partes iguales, The Fly fue quizás el mayor logro de David Cronenberg,Eso es un montón de presión, pero creo que Brandon y Menton son capaces de llevarlo a cabo. El guión es agudo y punzante, y el arte es visceral e inquietante. ¡Nadie está a salvo!”

No sé ustedes, pero después de tamaña historia, me dieron unas ganas incontrolables de leer esta wea. Lo juro.

TheFly-600x910


Comenta o muere

Periodista. Fundador de Plan9. Weón fome.