fbpx
Alta Fidelidad El Infinito Música Reviews

Review: J-Hope (제이홉) — “Hope World” (2018)

16 diciembre, 2018

author:

Review: J-Hope (제이홉) — “Hope World” (2018)

No resulta ser una sorpresa que las cosas que se planean de principio a fin -al menos en lo que respecta a lo musical- son las que tienen mejores resultados. Pero no me mal entiendan, nunca escribimos desde el absolutismo de los hechos, son sólo objetividades con un porcentaje mínimo de excepciones.

Escrito esto, es que no me queda más que sacarme el sombrero ante un trabajo increíblemente resuelto, donde se comunicó lo que se quería y se musicalizó brillantemente una maquinaria que comenzó a engranarse hace dos años para que el resultado fuera el esperado.

Meticuloso, sin duda, Jung Ho-seok (24) –a.k.a J-Hope-, el multitalento de la popular boyband surcoreana BTS, terminó por liberar un mixtape que lo tenía con los nervios de punta y con la esperanza latente de que los fans, que esperaron bastante desde que lanzó un solitario 1 Verse, quedaran contentos y conformes con lo realizado por uno de los miembros más infravalorados del grupo del momento.

J-Hope no es de aquellos que alardea, y podría jurar que muchas de las letras más directas y soberbias de BTS no salen ligeras de los labios de Hoseok, a pesar de que su estilo al rapear suele caer en lo burlesco. La realidad, es que Jung se toma las cosas con una humildad desbordante.

Es por eso que lo que nos presenta en su mixtape, “Hope World”, no es algo netamente al callo, a diferencia de lo que hicieron los otros raperos del grupo en sus proyectos solistas anteriores. Y es precisamente eso lo que hace tan interesante el trabajo de uno de los mayores de BTS: el hecho de poder mezclar diferentes vertientes de un mismo estilo de una manera fluida, dinámica y consciente, logrando retratar perfectamente lo que es J-Hope como artista.

Si lo vemos desde una perspectiva más superficial (y sin ánimos de entrar en comparaciones dañinas), podemos decir que los trabajos de los otros raperos consagrados de BTS (RM y Suga) resultan ser, musicalmente hablando, más ligeros. Lo que no es necesariamente algo malo.

Es que lo que pasó con RM se constituye en una serie de samplers pre-fabricados y lo de Suga es quizás demasiado breve y con muchos skits para un EP, lo que no termina por resolver de manera concreta lo que respecta a la lírica, que es una completa obra maestra, un libro abierto.

Ahora, a las canciones. ¿Podemos decir alto y fuerte que la revista Time catalogó la opening song Hope World como una de las que debían ser escuchadas durante la semana de su estreno? Lo que resulta increíble considerando que ni siquiera es uno de los singles (además, le hicieron una tremenda entrevista que puedes ver acá).

Con un funk desde la raíz, el joven Jung Hoseok da la bienvenida a su mundo con los brazos abiertos, rapeando sus pulmones en un acto de pura alegría. Sin duda, un inteligente comienzo, uno bastante fiel a lo que representa J-Hope.

Si continuamos nos encontramos con “P.O.P (Piece of Peace)” un track que, según el mismo Hoseok, busca ser esa pieza llena de esperanza, esa que puede faltarle a las personas. Con un ritmo más ligado a lo que suena en la radios y con un toque bastante más “chill”, P.O.P se levanta como una de las canciones más relajadas del disco, sacando un lado más vocal, característica que -de igual manera- le concede un toque diferente al mixtape.

Daydream fue la canción escogida como title track. Su estreno fue el 1 de marzo y ese mismo día se liberó el EP. Sabemos que los números son importantes y Daydream rompió varios récords, pero si nos aferramos a lo que nos convoca, podemos decir que fue una canción perfecta para mostrar de lo que se trataba, más o menos, el trabajo de J-Hope.

Más?
Pop Fiction: La nueva editorial de cómics en Chile que pondrá Volver al Futuro en los kioskos

Siguiendo con las tonalidades del funk, Daydream si concibe a sí misma como una canción que invita a bailar y sonreír, a vivir “young, wild and free”. Y vaya que consigue su objetivo. Props a lo orgánico que se logra, a la tremenda producción, al exquisito groove conseguido y a la concreción de maravillosos saltos musicales y armonías.

Base Line y HangSang son dos canciones cortadas con la misma tijera. Duras, directas, escupidas, así se sienten. Con un “bratty sound”, ligado al hip-hop duro, old school y con altos scratch de parte del dj a cargo, ambas canciones son un guiño que te recuerda que J-Hope sigue siendo un rapero estudioso, con escuela construida, pero con escuela al fin y al cabo. Acá salta a la vista la capacidad que tiene Hobi de cambiar su voz dependiendo de lo que quiere transmitir. Y el lado más atrevido, definitivamente, es uno de sus fuertes.

Airplane, segundo single lanzado el 5 de marzo, es el perfecto ejemplo de lo que está pasando en el hip-hop contemporáneo, sobre todo si nos centramos en el sonido callejero más producido que se está tomando profundamente Corea del Sur. Como lo que ha hecho DPR Live o Beenzino, así suena Airplane.

¿Es algo malo? Claro que no, de hecho el sonido es bastante bueno. Aclaremos, no hay un drop marcado ni tampoco grandes cambios en el transcurso de los minutos, porque acá lo que se destaca, más que cualquier otra cosa, es la forma que se puede tener al rapear-cantar. Y digamos que J-Hope, en ambas, ya tiene un estilo más que característico.

Finalmente nos encontramos con el outro Blueside. Track difícil de comparar al resto de canciones que descansan en su mixtape, Blueside es una pincelada dulce y melancólica en un disco que lleva a sus oyentes por una montaña rusa de sensaciones diferentes. Y creo que no hubiese sido correcto terminar el trayecto de otra forma.

“Hope World”, en resumen, es un trabajo jugado desde el sonido actual pero con unos cuantos guiños a lo que fue la época dorada del hip-hop occidental, característica esencial dado el desafío que implica el lograr un proyecto redondo con tal nivel de ambición. Lo cierto es que lo logró, y con creces.

Jung Hoseok tenía esta idea de crear música para contar sus vivencias y pesares, pensamiento que sólo fue levantado por los integrantes de su grupo y un número importante de seguidores alrededor del mundo, quienes no dejaron de alentarlo a pesar de la demora. Es que las cosas buenas toman tiempo.

De todas formas, es agradable pensar que J-Hope fue el integrante capaz de demostrar y resumir en solo siete canciones lo que BTS ha logrado en casi cinco años de trayectoria: incursionar y encontrar.

Comenta o muere

멜~ 25. Periodista y melómana.