fbpx
El Infinito Juegos Reviews

Generation Zero: Apocalipsis robótico

7 abril, 2019

author:

Generation Zero: Apocalipsis robótico


Bastante “hype” causó la revelación de Generation Zero en el mundo de los videojuegos en la mitad del año pasado y con justa razón; diganme ¿a quien no le agradaría la idea de sobrevivir en un mundo inspirado en los años 80’s, ambientado en los fríos paisajes suecos y, por si lo anterior no fuese poco, infectado de robots asesinos? a mí sí, por lo menos.

La premisa sonaba más que interesante, si es que no única. Después de tantos juegos de supervivencia con los típicos zombies. En esta ocasión, las desalmadas máquinas caminantes serían las encargadas de ponerle terror a tu existencia, sin que tuvieses una clara idea de qué había ocurrido y el por qué de la desaparición del resto de los seres humanos.

Eres tú, un pendejo adolescente, un par de armas y la compañía de tus amigos. Fuesen punks, metaleros, rockeros o hip-hoperos, acá nada de eso importa. Si quieres defender a tu pueblo de las máquinas, deberás dejar de lado las diferencias musicales y olvidarte de aquel que dijo que Metallica valía callampa, que era mejor Madonna.

Toda fuerza sirve, toda ayuda es importante.

El sueño de volverte como Travolta en Fiebre de Sábado por la Noche, lo puedes hacer realidad.

La rebelión de las máquinas

Generation Zero, como mencioné, te traslada a los espesos y oscuros bosques de Suecia, para ponerte en los zapatos de un adolescente que viene llegando de un viaje. Extrañamente, todos los demás han desaparecido, excepto por los peligrosos robots que circulan por el mapa. Hasta aquí, todo bien.

La historia se va desenvolviendo de manera lenta y con mucho realismo (con las voces en sueco, gran detalle) y un sin número de papeles, notas y periódicos que te irán dando pequeñas pistas de qué sucedió, por lo que será tu deber sobrevivir e investigar más a fondo si quieres saber lo que ocurrió en el lugar.

La historia del juego, sin llegar a ser extremadamente original, tiene esa clara influencia de los años ochenta, muy misteriosa y con ciertos toques “cliché” (que no mencionaré,  no quiero spoilear) , para no volverla extremadamente realista lo cual está muy bien.

Gráficamente el juego luce espectacular; los detalles del agua, la lluvia, bosques, casas, robots y demás cosas se ven realmente bien, quizás demasiado bien para los computadores más viejitos, aunque cuenta con muchas opciones para “setearlo” a tu gusto por lo que si los requisitos te son demasiado demandantes, puedes modificar muchas cosas para lograr que corra.

De hecho para los que conocen “The Hunter: Call of The Wild”, usa el mismo motor gráfico. Por eso la pinta tan realista se ve tan gloriosamente detallada, misma razón por lo que los requerimientos son algo altos.

No, no es una foto. Así lucen los paisajes Suecos a través del motor gráfico de Generation Zero.

La música por otro lado (especialmente el tema principal) son la zorra máxima. No hay mejor preámbulo a un mundo ochentero que unos pesados y hermosos sintetizadores poniéndole la onda necesaria, antes de adentrarte al boscoso universo de Generation Zero.

Las similitudes con el OST de Terminator supongo que serán una coincidencia “no tan coincidencia”, pero no importa porque realmente le queda perfecto.

¿Terminator, alguien? Sí, y suena bacán.

¡Oye!, esa casa ya la había visto antes >:(

Yo sé qué están pensando ahora “Puras cosas buenas, ¿ahora viene lo malo?”, bueno sí, ahora viene lo malo.

Generation Zero tiene un SERIO problema con la monotonía. Y eso, en un videojuego es letal (a menos que sea intencional, claramente no es el caso). No les voy a decir que el juego es “malo” o que no vale la pena jugarlo, sería una mentira.

Pero actualmente (ya que lo irán mejorando con el paso de los meses, Uds ya saben “Early Access”) está un tanto lejos de generar ese factor de diversión que te hace querer volver a experimentar lo que te genera un videojuego o que te provoque derechamente emociones.

Acá la emoción te dura la primera hora de juego; todo muy desolador, te escondes de las máquinas, las balas escasean  y evitas exponerte demasiado. Es más, evitas ir por las calles principales ante el temor de que algún robot centinela te vea. Intentas revisar las casas en busca de pistas y chequeas hasta los garajes por si encuentras algo útil.

Más?
Death end Re; Quest: A medio camino entre el Jrpg y la visual novel

Te escabulles por los bosques y escuchas la lluvia caer, mientras tus pasos suenan en la tierra mojada.

De verdad esa primera hora es HERMOSA.

Sobrevivir, al inicio, es una experiencia muy inmersiva ya que la atmósfera está muy pulentamente recreada.

El problema es que esa primera hora se replica por el resto del juego. Todo se reduce a ir de un lado a otro y a pie (cosa no menor, porque el mapa es GIGANTE), matar un par de robots en el camino, subir de nivel en el proceso, meterte a las casas a buscar cosas (y ojo con esto, siempre salen las mismas cosas; balas, botiquines, bengalas y ropa, absolutamente NADA MÁS) lo cual termina por transformarse en un “walking simulator” sin demasiada chispa.

Es más, las casas son todas iguales, tanto por fuera como por dentro, e incluso los “assets” son iguales lo cual te deja la interrogante de si acaso todos comían lo mismo a la misma hora porque todos los putos platos tienen la misma comida. Podría nombrar más cosas pero yo creo que captaron la idea ¿no?

En este sentido, el juego es básicamente un “copy/paste” por todo el mapa y es algo decepcionante porque de verdad la inmersión es brígida cuando ponen bien los elementos dentro del juego.

Casas como esas las verás repartidas por todo el juego y por muy bonitas que se vean, no es cool.

El tema es que esa ilusión muere rápido cuando te encuentras siempre lo mismo en diferentes partes del mapa, con mínimas variaciones.

Lo anterior provoca, de manera directa, la muerte de una de las mecánicas de cualquier juego de supervivencia que es justamente sobrevivir.

¿Qué tan difícil es sobrevivir en un juego donde cada vez que revisas alguna mochila o bolso tirado por ahí, te dan 10 o más balas de cada tipo? ¿Qué tan difícil es mantenerte con vida, cuando en cada lugar que revisas encuentras botiquines? esto no es simplemente un detalle, es algo que de verdad le quita mucha emoción al juego pues el terror o miedo a las máquinas se vuelve algo inexistente, total tengo 400 balas y 20 medikits para hacerles frente.

Algo así luce tu inventario en las primeras horas de juego, no tan de «superviviente» que digamos.

Si a eso le sumamos que te puedes “auto-revivir”, no se diga más, es la estaca en medio del corazón. Y por si no fuese poco, los enemigos también escasean por lo tanto ni siquiera tienes dónde gastar la cantidad irracional de balas que encuentras. Entonces tenemos la mecánica principal del juego, metida en un sarcófago. Aprieten F.

Generation Zero, como lo dije anteriormente, no es para nada un juego malo. Simplemente salió como con 6 meses o más de anticipación. Todos los detalles que mencioné probablemente los corrijan en el futuro, de eso no tengo ninguna duda y es la magia de la generación actual de videojuegos (si lo saco roto, lo arreglo en el camino) pero ¿es un juego divertido, que valga la pena en este preciso instante?, tristemente no, ni siquiera en su modo multiplayer.

Esperemos que en el futuro la historia sea diferente pues tiene absolutamente todo lo necesario para ser un juegazo, sólo falta que lo dejen pulido como un diamante, nada menos.

Le damos un 4 de 9.

Comenta o muere