fbpx
El Infinito Juegos Reviews

Record of Agarest: War Mariage, un RPG demasiado clásico, pero con hartas monas chinas7 min read

14 abril, 2019 6 min read

author:

Record of Agarest: War Mariage, un RPG demasiado clásico, pero con hartas monas chinas7 min read

Reading Time: 6 minutes

La saga de “Agarest” lleva un par de años en el mercado de los videojuegos y, a pesar de no ser extremadamente popular, tiene una buena cantidad de fans que esperan con ansias las nuevas entregas.

Hace un par de años jugué el primer título (Agarest: Generations of War) el cual me llamó la atención por su apartado estratégico tipo “Final Fantasy: Tactics” (con sus respectivas diferencias, claro) y por una mecánica que yo por lo menos no había tenido la oportunidad de ver en ningún otro videojuego o RPG; el casarse, tener hijos y que estos posteriormente tomaran todo el protagonismo (y que éstos también pudieran tener otras parejas y más hijos).

Una mecánica que era muy interesante de ver pues no en todos los RPG ves morir a tus personajes favoritos para que la descendencia tome su lugar.

Tus descendientes tendrán la titánica labor de terminar con el reinado oscuro del malhechor de turno…y si no, lo tendrán que hacer tus nietos.

En el más reciente título de la saga, esta mecánica vuelve aunque con una excusa un tanto (o quizás muy) cliché; eres el “elegido” o el “héroe” y, aparte de tener que salvar al mundo para lograr la paz mundial, deberás elegir una doncella con quién casarte ya que el malulo de turno es tan pero taaaan poderoso, que no te alcanzará con una vida para matarlo por ende, tus hijos y posteriormente tus nietos, tendrán que finalizar lo que en algún momento tú comenzaste.

Con la tarea de traer más héroes al mundo, comienza esta curiosa travesía para extirpar al mundo de la oscuridad que lentamente va cubriendo todo a su paso.

No solo de pan vive el hombre

Record of Agarest es, básicamente, un RPG por turnos al más puro estilo de la vieja escuela (Tipo Final Fantasy, Fire Emblem y similares) que realmente no hace un esfuerzo muy grande para innovar en este apartado y, de hecho, más bien se apega a las bases de los antiguos títulos ya mencionados.

De partida están los ataques normales, las habilidades, ítems y el clásico botón de “run” por si te están sacando la mugre y necesitas abandonar el campo de batalla.

Dentro de los mismos podrás encontrar ataques especiales y también los “sacro”, los cuales vendrían siendo mucho más poderosos que cualquier otro y limitados en su uso.

Apostando a lo seguro, el juego es un clásico RPG por turnos que no intenta innovar pero que cumple con su cometido.

Los personajes también poseen “clases” y pueden seguir el camino de los “trabajos” (también extraído de Final Fantasy). Esto le da un factor mucho más estratégico al juego, aunque tampoco es realmente una mecánica muy profunda pero al menos puedes decidir en qué transformar a tus héroes y no es algo que sea determinado por la historia.

Quizás el aspecto más llamativo del juego sea el cómo se interactúa con las damiselas que pueden transformarse en tu futura esposa. Esto lo vas logrando mediante el “afecto”, el cual lo vas obteniendo a medida que avanzas en la historia y decides “hablar” con ellas. Obviamente no podrás hacerlo con todas en todo momento, por lo que será tu decisión con quién finalmente te quedes.

Con lo anterior irás desbloqueando escenas especiales según la chica de tu preferencia, transformándo al juego en una mezcla de RPG con novela gráfica.

Vale decir que el juego en sus etapas más avanzadas en lo que respecta a la interacción con las chicas, va subiendo en “tono” y con lo anterior me refiero a que llegará un punto en que lograrás tener relaciones sexuales con ellas y aparecerán imágenes NSFW que querrás evitar si es que aún eres un ñoño que vive con sus padres. Este es un punto que definitivamente los amantes de las monas chinas agradecerán.

Por si fuera poco, la interacción de manera más íntima con tu acompañante no solo servirá para esparcir tu descendencia sino que también desbloqueará escenas, diálogos y habilidades únicas para ellas.

Una de tus misiones será procrear con tus compañeras de batalla y el juego no escatimará en gastos (ni imágenes) para mostrarte el resultado.

Es un juego que la verdad cumple de manera sólida con lo que promete sin arriesgarse mucho, no obstante tiene algunos detalles que podrían mejorarse.

De partida tiene un nivel de dificultad (o más bien, la curva de aprendizaje) que va desde lo muy fácil a lo muy difícil ( y sin ningún tipo de justificación alguna, se pone difícil y ya) por lo que debes “grindear” caleta para subir a tus personajes de nivel y lógicamente eso puede llegar a cansarte.

Otro aspecto ligado al anterior, es que los jefes poseen ataques extremadamente irracionales (de esos que te matan a toda la party de un paraguazo) y puta, en mi opinión eso le queda bien a Final Fantasy y a ningún otro RPG más, por lo que de repente es frustrante ya que ni subiendo mucho de nivel logras pasarlos con facilidad.

Algunos enemigos y jefes son mucho más complicados de lo que esperarías.

El aspecto gráfico y las ilustraciones también me parece que podrían haber sido mejores, ya que en los títulos anteriores se veían mucho más detalladas y es extraño que este juego sea tan simple en ese sentido, ya que salió mucho después (ni aunque sea un port lo justifica, para mi al menos).

Un detalle que sí me pareció derechamente malo es que los ataques especiales de todos los personajes sean prácticamente idénticos, me explico; el héroe principal tiene un ataque especial que se llama “Sacred Spear” (Lanza Sagrada), al utilizarlo no ves ninguna lanza, solo que el personaje mueve las manos y luego una luz amarilla rodea al enemigo y tá, recibe daño. Luego utilizas un ataque especial de otro personaje y es exactamente igual, solo que con un nombre diferente.

Las ilustraciones podrían haber sido mucho más detalladas, como en títulos anteriores de la misma saga.

Es feo, muy feo. Da la impresión que le pusieron un nombre acorde a un RPG y listo, la pega está hecha. Aunque eso sí, luego van “evolucionando” y los efectos aumentan a la par con el daño, pero de todas formas es un detalle que no pasa desapercibido.

La gracia de los personajes es que cada uno pueda diferenciarse de los demás si no, ¿Cual es la gracia?, algo que sí se puede destacar hablando de los personajes, es que cada uno tiene una personalidad muy marcada pero no hay que engañarse , ya que dan bastantes sorpresas y muestras de “carácter” durante la historia.

Con respecto a esta última, la verdad es bastante “normal”, tiene varias escenas y ocasiones interesantes pero nada del otro mundo. Por lo menos a mi se me hizo muy estandarizada o genérica, lo cual puede ser malo o bueno dependiendo de tus gustos.

Musicalmente hablando tampoco es muy llamativo. El apartado de sonido hace bien la pega, la cumple y listo. Difícilmente te vas a encontrar con un “Terra’s Theme” o un “Forest Maze”, pero aún así el soundtrack no es malo, simplemente no es algo para destacar.

Hay temas como este que no están para nada de mal, todo depende de tus gustos.

Record of Agarest: War Mariage es un muy buen juego para los principiantes o jugadores con 0 experiencia en los RPGs; posee un nivel decente de dificultad, a veces un poco alto, mecánicas clásicas, un agregado que es la interacción con las chicas, la historia es simple de entender y no es complicado de jugar.

Para los más veteranos la verdad no es tan recomendable, pues se les hará bastante sencillo pero para quienes estén iniciándose en este mundillo es un título muy recomendable e incluso si eres de los que gustan del mundo otaku (monas chinas, voces japonesas etc…) no quedarás disconforme para nada.

5/9.Y eso que en esta weá de sitio no tenemos puntuación.

[Versión de PC]

Comenta o muere