fbpx
Cine + Series El Infinito

Prensa, poder y locura: Network, recordando a Sidney Lumet

9 abril, 2019

author:

Prensa, poder y locura: Network, recordando a Sidney Lumet

Hoy se cumplen ocho años desde la partida del gran Sidney Lumet, legendario director y guionista estadounidense con mansas películas como 12 Angry Men, Dog Day Afternoon o Before the Devil Knows You’re Dead, su último trabajo estrenado el 2007.

Para adentrarnos un poco en este cineasta, es necesario comentar su relación con el contexto social de su época, el cual influyó de gran manera en su obra, sin el deseo de generar un discurso específico, mas sí evidenciar los tiempos álgidos del siglo pasado.

Y allí, dentro de su larga filmografía, nos encontramos con Network, uno de sus films más políticos y sin dudas uno de mis favoritos de la vida. Ya les cuento el porqué.

El cuarto poder

Con cuatro premios Oscars, entre ellos a mejor guion original, Network es una obra cargada de la más pura contingencia y reflejo indeleble, de las estructuras que dominan la prensa y los mass media, aún casi medio siglo después.

En esta alabada sátira, el veterano conductor de noticias Howard Beale (Peter Finch) descubre que lo van a despedir y no está muy feliz por ello. Después de amenazar con suicidarse en la televisión, lanza una diatriba furiosa en vivo, lo que resulta en un aumento de la audiencia de la cadena UBS. Esto le permite a la ambiciosa productora Diana Christensen (Faye Dunaway) desarrollar más programación escandalosa, un concepto que lleva a un extremo inquietante.

Network, a lo largo de los años, ha conseguido situarse como una obra fundamental al momento de querer tomar una radiografía de los diversos sistemas que, relacionados entre sí, conforman la sociedad occidental. Cada vez más vigente, y sin llegar a ser parte del género utópico, lo de Lumet es una representación de cómo el poder se oculta y se manifiesta como un espiral en donde existen grupos con la capacidad de elegir qué vas a ver y cómo, sin nada que puedas hacer al respecto.

Coqueteando con distintos conceptos como la violencia, el suicidio, la imagen, el discurso y obviamente, los medios de comunicación masiva, a través de personajes inmersos en una fatalidad autoimpuesta como actores claves del mass media, sus protagonistas recorren un camino de “iluminación”, generando el conflicto central del guion: el individuo contra las instituciones.

Más?
CTM: Se viene crossover de Tengen Toppa Gurren Lagann y Darling in the Franxx

¿Pero cómo Sidney Lumet logra realizar algo tan complejo?

Gracias a la grandeza actoral de Peter Finch, Faye Dunaway y Beatrice Straight, que lograron encarnar sus personajes a la perfección, y que les valió a los tres un Oscar por sus actuaciones. Eso y bueno que, si uno toma atención, se topa con un nivel de sublimidad altísimo.

Para ver Network hay que concentrarse en el valor del discurso y cómo éste puede elevar estéticamente cualquier manifestación artística. En este caso, nos da las luces para comprender los mecanismos que existen para modelar la opinión pública y por consiguiente, la realidad.

Lo más sublime es, sin duda, las apariciones de Finch en el rol de Howard Beale como periodista indignado por su condición, para terminar transformándose en un mesías. Cada vez que lo vemos en su programa de TV, el guion nos entrega pildoritas de realidad que tienen como objetivo concientizar a los televidentes, tanto los que están dentro del propio film, como nosotros, los que ven la película.

En una época en donde la posverdad es un tema cada vez más ordinario, esta obra maestra de Sidney Lumet es una demostración de la capacidad analítica del director. Por todo lo dicho, soy un convencido que Network es imprescindible, y cómo no recomendarla por su mensaje profundo, más o menos oculto en esta red de pomposidades.

Comenta o muere