Animé El Infinito Recomendamos

La chica que saltaba a través del tiempo, Mamoru Hosoda (2006)

26 mayo, 2017

author:

La chica que saltaba a través del tiempo, Mamoru Hosoda (2006)

Artículo enviado por David Alexander Tapia Campos

 

Mientras luchaba por no pegar las pestañas en mi largo trayecto al centro de la capital, saqué mi walkie talkie para hacer lo mismo que cualquier ser humano con un poco de decencia, buscar memes, y di con uno que me alegro la mañana.

Lo pensé toda la película

Después de imitar muy penosamente a la protagonista de Una Voz Silenciosa (2016), me puse a divagar sobre la evolución de las películas kawaii y como han llegado ha este lado del occidente. Partiendo por las obras del tío Miyazaki en manos del Studio Ghibli hasta los horribles animés que pasan sin pena ni gloria cada temporada.

Recordé ese momento en que empece a ver las películas del choro Makoto Shinkai, y que aunque a veces por culpa de algunas mierdas infumables la famosa frase de Hayao Miyazaki “anime was a mistake” cobra sentido, películas como las de Shinkai o la del meme que pertenece a Naoko Yamada, devuelven la esperanza y nos llenan el kokoro.

Pero por alguna razón, no pude quitarme de la cabeza a otro gran director japonés, uno al que siempre olvidamos: MAMORU HOSODA.

Partió su carrera con la primera película de Digimon, hizo la pulenta Summer Wars y Wolf Children, su última obra fue Bakemono no Ko (El Niño y La Bestia) y actualmente se encuentra haciendo Mirai (“Futuro”), que quiere tirar pal 2018.

Siempre me da penita cuando no lo nombran, porque consideró que está solo unos peldañitos más abajo que Hayao Miyazaki. Pero como decía un pan de vida que leí alguna vez: “deja que tus obras hablen por ti” y, la obra que les hablará de Hosoda será “Toki wo Kakeru Shōjo” o para nuestros hispanoparlantes “La chica que saltaba a través del tiempo”.

Te puede interesar:   GTA V en primera persona: El sesso en esseso (y en el processo te pide un besso)

¿De qué va la trama?

La historia se centra en Makoto una liceana japonesa que lleva una vida cotidiana, su día consiste en despertar, ir a la escuela, pasar el rato jugando a lanzarse la pelota a Chiaki y Kousuke, volver a casa y a levantarse nuevamente; pero bueno, no estamos viendo un “slice of life” medio romanticón si no una obra de “Ciencia ficción” romántica, así que algo tuvo que pasar en este día que no lo hizo tan cotidiano.

¿Qué paso? la mítica escena de los frenos cortados en versión ciclista hacen descender a Makoto con una indómita velocidad por la gran pendiente que culmina en las vías del tren, dando lugar a una emotiva escena que finaliza revelando al espectador y a Makoto la inesperada habilidad de viajar al pasado, bueno, no tan inesperada para nosotros, digo, está en el título que la loca salta en el tiempo, pero para ella si lo fue.

Una vez comprendido cómo funcionan los saltos, Makoto vuelve al comienzo de su día sabiendo cómo y cuándo ocurriría todo con una inocente soberbia que le pasará la cuenta (nunca aprenden nada estos time travelers) y desarrollará múltiples tramas donde la comedia, el drama, el amor, desamor, la tragedia e incluso la angustia y la impotencia son motores que causan un gran impacto en la vida de Makoto.

Aspecto Visual:

Durante un poco más de hora y media, “La chica que saltaba a través del tiempo” destaca por sus bellos fondos hechos por una perfecta ejecución de la rotoscopia – técnica de animación que usa grabaciones de imágenes reales que se trasladan al dibujo mediante el calco de los movimientos, dándoles así una mayor naturalidad y fluidez – que sumado a su uso del color, logran transmitir una emoción constante que va desde la tranquilidad o el regocijo, hasta la nostalgia, la que más me sorprendió fue la representación de la soledad bajo un mar de gente.

Te puede interesar:   9 Películas que cambiaron nuestra opinión acerca del Animé

Todo esto acompañado por una cuidada ambientación sonora, donde el canto de las cigarras y los silencios terminan contándonos mucho (¿curioso, no?) y a momentos se roban el protagonismo.

Los invito a ver la película este frío fin de semana acostados, haciendo cucharita, acompañados de un café y unas ricas sopaipillas. Síguenos en Facebook.

Leave a comment

Comenta o muere: