El Infinito

Plan9 Review: Tokyo Godfathers (2003) De casualidad en casualidad

16 febrero, 2016

author:

Plan9 Review: Tokyo Godfathers (2003) De casualidad en casualidad

Tokyo Godfathers es una película del año 2003 escrita y dirigida por uno de los mejores, si no el “más mejor”: Satoshi Kon, y codirigida por Shōbgo Furuya, la peli, al igual que todos los trabajos de Kon, es producida por el estudio MADHOUSE y recibió el «Premio a la excelencia» en 2003 del Japan Media Arts Festival.

Así de suave.

Tokyo Godfathers cuenta las aventuras y desventuras que viven tres vagabundos al encontrarse un bebé entre medio de la basura. Este hecho calará en los corazones de los personajes de diferente manera, debido a las historias personales que se aclararán más adelante: Miyuki, una niña de corta edad fugitiva; Gin, un alcohólico que llevó a la ruina a su familia, y finalmente; Hana, un transformista vagabundo ex drag queen.

El hecho ocurre en navidad, por lo que el director juega con ese aíre de solidaridad y nostalgia, haciendo una mezcla entre la inocencia de la niñez y los problemas de la sociedad relacionados al mundo adulto. Una mezcla entre lo crudo de la calle y la comodidad del hogar.

Estos contrastes instauran una crítica social implícita en la cinta, pero no se queda solo en un proyecto que habla de forma franca, y  que nos haga llorar de vergüenza por ser seres humanos tan basura. La cinta está llena de situaciones serias que terminan con elementos de comedia. Esta característica hace que la obra sea compleja sin dejar de ser muy entretenida. En ocasiones, se juega con crear climas de tremenda seriedad que luego de minutos se resuelven de manera muy cómicas y enaltecen, eso que pudo ser una sonrisa, en una tremenda carcajada (no, en serio, hay veces que es bien simpática la wea jaja)

¿No habíamos dicho que la dirigía Satoshi Kon? Y es que claro, el fallecido director, reconocido por su talento en inclusión de elementos oníricos, paranoia y suprarrealismo, hace de las suyas nuevamente. Los cambios de una escena a otra y los vuelcos frenéticos de trama son una característica de los trabajos de Kon que se logra visualizar de una manera gráfica en la película.

Te puede interesar:   El nuevo trailer de Full Metal Alchemist está del corte fino

Si en Perfect Blue o Paranoid Agent jugaba con la relación entre las vidas de los personajes, en Tokyo Godfathers es mucho más explícito. Acá todo tiene una relación. Cada personaje o hecho se relacionan entre sí creando un entramado muy interesante que no deja cabo suelto más que unos detalles con el fin de crear finales abiertos. No se sabe si existe el destino o la casualidad, pero la sucesión de hechos lleva a los personajes a actuar de una manera donde les ocurrirán cosas que los llevaran de una u otra manera a llegar a donde tenían que llegar

.

Además, Kon le da el elemento psicológico característico en conjunto a  personajes altamente realistas. Para los que vieron Paprika o Paranoid Agent antes de esta película, tienen que entender que dado el guion y la idea, el film no es altamente perturbador como en los trabajos anteriores y por tanto adolece de esa arista tan distintiva de Kon. No estamos hablando de un thriller sino de una comedia dramática. No obstante, como indicaba, la película tiene elementos psicológicos, haciendo que el espectador se interese en la vida de los personajes. Todo esto, gracias al realismo.

El japonés, hace que los personajes tengan tantas expresiones como las de un ser humano. No caen en clichés típicos del animes (pese a uno que otro) sino que también se muestran expresiones en distintos grados de felicidad, o de enojo de los personajes, así como la tristeza o la sorpresa que quieren proyectar, humanizando a los dibujos a un nivel más allá del típico animé.

Te puede interesar:   Gantz: O ¡Revela nuevo teaser trailer!

Otro elemento es el de tópicos literarios y el uso de haikus, este tipo de poema japones que se basa generalmente en emociones o asombro. Estos son utilizados a manera de reflexión o síntesis de una situación que se resuelve

Para finalizar, podríamos decir que Satoshi Kon es, en general, uno de los mejores directores de animé, y este trabajo no es una excepción. El film está lleno de vuelcos en la trama, complejidad en los personajes, dramas familiares, crítica social, acción y humor. Película para mayores de 14 para ver con los hermanos grandes, los amigos y unas birras o simplemente en casa fumando lo que quieras.

Le damos 9 Alfs de 9.

ALFALFALFALFALFALFALFALFALF

Comenta o muere

Computadora central de Plan Nueve. (no) Inteligencia Artificial.