Cine + Series

Plan9 Review: The Babadook (2014)

20 noviembre, 2014

Plan9 Review: The Babadook (2014)

Métanse su Annabelle en la raja. The Babadook es la luz del siempre alicaído género de horror.

La gente piensa cuando hablamos de terror, es lo que la cartelera nos escupe cada mes. Todo el tiempo tenemos una cinta  que trata de ser la más aterradora de todos los tiempos y sinceramente, la gran mayoría no pasa de ser, bueno, una mierda.

El problema está cuando quieren venderte algo como “La nueva revelación del terror” y esta funciona medianamente. Me refiero a cosas dignas –no, más, no menos- como Actividad Paranormal o El Conjuro. Ven que algo funciona y como todo en la vida, lo HACEN CAGAR HASTA QUE NO DÉ MÁS.

Ahí tenemos siete Actividad Paranormal, siete Saw y ya vamos con un spin off del Conjuro. No me hagan empezar entre Freddy y Jason. No los culpo, es una industria. La pobre gente de Hollywood tiene que comer.

Pero esto genera dos cosas. Primero, un público domesticado que se traga cualquier lavado de cara como algo fresco u original. Y  segundo. Propicia también un mercado independiente muy valorable.

Y no estoy hablando de ese cine soporífero, pasao a butaca del Normadie. Hablo de gente que en verdad quiere hacer buenas películas de terror, con más amor que con ganas de ganar plata.

En este grupo se encuentra Babadook

En verdad, curiosamente, solo tenía como precedente del terror australiano, las más que decentes Wolf Creek -que abordaban el género slasher con gran respeto y solvencia-. Pero The Babadook es una cinta que destaca al primer momento, en una forma completamente distinta.

Obscura, asfixiante, excelentemente actuada, Babadook es de aquellos filmes que a pesar de no contar nada nuevo, sabes desde un inicio que no es cualquier wea, que podrás ver dos o tres veces y no defraudará, una cinta que por lo bajo, pasará a ser de culto.

Pero pongámonos en contexto.

Dirigida por la debutante Jennifer Kent, The Babadok está basado en su premiado cortometraje Monster. Fue estrenada a principios de este año en Sundance donde tuvo una excelente acogida y ha logrado recaudar poco menos de su costo: $1.847.000 de $ 2.000.000.

Protagonizada por Essie Davis y Noah Wiseman, la trama nos presenta la historia de Amelia, una mujer que sufre la repentina muerte de su marido camino al hospital al momento de dar a luz. De ahí, la relación con su hijo Samuel, de seis años, es por decirlo  menos, tensa.  Amelia se ha visto en la obligación de criarlo sin ayuda pues el menor es bastante problemático y sus cercanos no ocultan esta opinión para nada.

Una mujer que debe lidiar con un luto permanente y el stress de un hijo conflictivo que dice ver monstruos. Pero esto no hará nada más que empeorar al aparecer misteriosamente, un -perturbador- cuento infantil llamado The Babadook.

Sin ánimo de spoilear, The Babadook se construye como un buen relato en función de sus personajes y en la sugerencia, más que en subirle el volumen a la película para asustarte. Esa wea que es el epítome del terror penca y que afortunadamente, acá, no existe.

Te puede interesar:   JIM & ANDY: THE GREAT BEYOND El día que Jim Carrey fue Andy Kauffman

Solo tenemos una historia simbólica, donde la maldad, esta expresado en la infelicidad y en la incapacidad de avanzar, en la falta de empatía y en lo aterrador que puede ser no adaptarse a la sociedad.

Tenemos a dos protagónicos absorbentes y entregadísimos a su papel. Tanto Amelia como Samuel están definidos a la perfección. Una madre en caída libre a la locura y un hijo que puede parecer a ratos insoportable pero que en el fondo es un niño como todos, en busca del afecto y el entendimiento, crean una relación simbiótica genialmente lograda, con una química espectacular, que hace que todo tenga sentido.

Por supuesto, el monstruo, no lo hace nada mal. Babadook es una cinta que hace de su escaso presupuesto una baza, y esto se refleja en su criatura. Nunca enseñado del todo, con escasas apariciones, no necesitan mostrarlo para que sepamos que está ahí. A la espera de agarrarte las patas.

No es primera vez que vemos la historia del cuco (por dios, existe una película llamado The Boogeyman) el pulento Pascal Laugier, que hiciera la bacán Martyrs, en su paso por el cine mainstream, se acercó a este género con The Tall Man (que si bien, no es mala, es un cambio de registro que no a todos dejo conforme) y nos han enseñado que el mal para los infantes, es la raíz de todos los temores sociales.

Soledad, tristeza, incomprensión, abandono, sentimientos nefastos que pueden derrumbar psiquis y que extrapolados, también son la base del no entendimiento de las sociedad, elementos que forman parte de lo que aterra en esta película, dejando bien en claro que lo del monstruo es un mcguffin, una excusa para contarnos un drama horrible y triste que resulta  verdaderamente escalofriante.

Te puede interesar:   "La Resurrección de Louis Drax" es el retorno a la dirección de Alexandre Aja

A pesar de ser una historia de terror por momentos convencional –una familia, acosada por una identidad oscura-  nuestra cinta siempre está teñida de la tragedia que rodea a sus protagonistas y que finalmente es lo que más inquieta -y eso que me cagué de miedo con algunas apariciones del monstruo culiao.

Monstruo culiao, me sacaste un par de sobresaltos.

Por supuesto, dista mucho de ser perfecta, hay algunos hoyos en el guion no muy bien resueltos, ligeras sobreactuaciones y algunos problemas de ritmo en algunas secuencias, pero a mierdas más grandes, se le han perdonado cosas peores.

El verdadero terror de The Babadook no reside en su monstruo -que si es aterrador- existe en nuestra sanidad mental, da miedo porque toca nuestro subconsciente. En como afrontamos las perdidas y nos aferramos a un trocito de cordura para perdonar, avanzar y crecer. Lidiar contra nuestros monstruos internos y que la cordura dé la pelea. En definitiva hacer weas que asustan más que la chucha.

Mucho más que una muñeca culiá que se saca selfies. Sí, te hablo a ti, Anabelle.

Le damos  7 de 9 Alfs

ALF

ALF

ALF

ALF

ALF

ALF

ALF

 

Cortometraje Monster

 

 

 

 

Comenta o muere

Periodista. Fundador de Plan9. Weón fome.