Cine + Series

Plan9 Review: MAD MAX Fury Road (2015)

28 mayo, 2015

Plan9 Review: MAD MAX Fury Road (2015)

Voy a partir esta reseña bajándome los pantalones y dejando bien en claro que me gustan mucho las pelis de Mad Max. Así que esto es una reseña poco objetiva y más bien, en buen chileno, es una chupada de pico.

Para que mentir.

Pero mi chupapiquismo no es gratuito. Vi la primera Mad Max a los siete en el trasnoche de TVN allá por 1997. Fue la tercera parte de la saga conocida como Mad Max: Más allá de la Cúpula del Trueno (aguante Tina Turner),  la considerada por muchos, como la más débil de la trilogía original.

Y aunque a grandes rasgos tienen razón, pues con posteriores visionados uno se da cuenta que la franquicia en ese entonces había perdido fuelle y había sido ligeramente  bastante edulcorada (lo que demuestra porqué a un niño de siete años le puede gustar toda esa onda distópica, no muy atractiva para pequeños) la recuerdo con mucho cariño  y de hecho me hizo obligar a mi papá a arrendar las dos primeras, varias veces (igual el viejo la bacila, que no llore).

77

Mad Max es en síntesis, una película de acción barata de producir, de la vieja escuela, en la que predomina fuertemente el sentido de la acción bien rodada, con fundamento y con un propósito hacia la historia que aunque no sea la gran cosa (a pesar de sus siempre múltiples sublecturas) siempre es coherente con su espíritu.  Una historia sencilla (que no simple), con oficio, con actuaciones (más que) cumplidoras y el desarrollo de un universo único que queda claro de forma tácita.

Y Fury Road es todo eso, pero con un presupuesto para violarte las corneas. Uno para culiarte los ojos.

En serio cabros, por primera vez en mi vida digo. VAYAN A VER ESTA HUEÁ. Me importa una raja si son fanáticos de Toretto y su idea de acción es una película culiá genérica como G.I JOE.

En verdad que le hacen un gran favor al mundo si van a ver Fury Road. Simplemente porqué ya no hacen películas como esta y en verdad deseo que la taquilla sea favorable para que hagan las siguientes secuelas, pues como todos saben, las pelis Rated la tienen difícil en las recaudaciones actuales, imagínense que lleva más gente una comedia como Pitch Perfect.

Con eso lo digo todo.

Como decía, en la cuarta parte de la saga, cambiamos al viejo Mel por un solvente Tom Hardy  (a los que dicen que no actúa porque no habla, váyanse a la chucha una actuación no es solo diálogo) y han tenido la deferencia de introducirnos en el mundo de Mad Max sin la necesidad de tener que ver las anteriores y sentando las bases para lo que claramente es una nueva trilogía (y pa que los cabros chicos no tengan que sufrir viendo una pelicula “antigua”).

Mad Max Fury Road es una clásica película de la vieja escuela, con amor por lo que se rueda. Miller puede pasar de hacer una (tremenda) película como Babe el cerdito valiente (gracias a mi novia por bajarla el otro día y recordármelo), una de pingüinos bailarines (Happy Feet) y luego follarte en el fuego del infierno con Mad Max. Eso es lo que un buen director sabe hacer. Ser un buen artesano y hacer todo con pasión.

En Fury Road asistimos a un mundo devastado en donde un señor de la guerra; Inmortan Joe (TREMENDO Hugh Keays-Byrne, curiosamente quién también encarna el villano de la primera Mad Max: Toecutter) controla a la población mediante el suministro de agua y comercia con bienes como leche materna y alimentos.

Te puede interesar:   Transformando a Chile en una potencia solar en Exploradores: del átomo al cosmos

En esta dictadura postapocalíptica, Joe, cuenta con su brazo derecho: Imperator Furiosa (Charlize Theron, que nomino ahora ya, como mejor personaje femenino de la década, equiparable a Sarah Connor y Ellen Ripley).

imperator-furiosa-wallpaper_682874080

Esa pseudosociedad está aderezada con componentes mitificantes y que mezclan un culto hacia la guerra y los automóviles, junto a mitología nórdica. Suena raro en el papel, pero funciona de puta madre en la pantalla.

Todo hace suponer que la cuasi vida (si se le puede llamar así) transcurre con relativa tranquilidad, hasta que Furiosa escapa con las esposas de Inmortan, en un camión cisterna lleno de agua y combustible y así es niños, como queda la cagá.

Empieza la persecución más épica del último tiempo.

530488

Max Rockatansky (Hardy) que tras haber sido capturado y perdido su clásico automóvil (El Interceptor) se encuentra atrapado en la fortaleza en medio del páramo, esta siendo usado como reserva de sangre para un joven soldado llamado Nux (Nicholas Hoult). El muchacho forma parte del grupo que se dispone a perseguir a furiosa y está deseoso de probar como buen joven, su valía en batalla.

Max entonces se ve envuelto en la persecución en donde no hay escape aparente, no hay fin, no hay descanso y definitivamente  alguien debe morir.

frases-pelicula-mad-max-fury-road-4

La mayor fortaleza del relato de Miller es que a pesar de ser un continuo de acción, podemos obtener una gran cantidad de sublecturas implícitas que dan sentido y coherencia al mundo.

La lógica de la persecución nos recuerda que en el mundo de Max vive por y para el nomadismo, no hay tiempo para detenerse en la carretera. Parar es morir, todo se hace sobre los autos y se ve cercano a la lógica casi de los hunos, todos forman parte de un pueblo resistente y duro como cuero de chancho que nada ni nadie puede detener.

No se escatima en espectacularidad, todo está filmado con suma precisión; cámaras aéreas,  un uso del dolly que entrega un sentido de la velocidad impecable, el CGI que a pesar de no ser poco, está sumamente justificado para entregar lo que de otra manera, no podría hacerse, pues el resto de las cosas, está realizada en gran parte de forma práctica.

La estética está cuidada hasta el más mínimo detalle y quizá si hay un reparo, es una par de escenas que se nota están filmadas para el molesto 3D culiao (cáncer del cine, que insisto, va a terminar matando la experiencia).

La banda sonora diseñada por Tom Holkenborg (aka Junkie XL) está repleta de sonidos industriales, misteriosamente orquestales, que da la sensación de ver una hard-industrial-metal opera.

Llena de excesos, es por medio de la sobreinformación que trabaja la trama. Una sobreinformación cuidadosamente planeada.

Creo que muchos dirán que solo se limita a acción tras acción, pero pienso que es una forma simplista de ver las cosas, cuando en verdad se nos presenta un desarrollo acaso mucho más profundo que en el resto de las películas actuales.

Acá conocemos a los personajes por medio de las imágenes y no del dialogo explicativo que tanto abunda hoy (te hablo a ti Nolan). Max, Furiosa, las novias, Inmortan e incluso Nux funcionan por medio de lo visual y no el diálogo obvio.

Miller también se toma sus pausas para contarnos que diablos es lo que sucede. No basta solo con ir tirando de tomas aéreas para saber dónde están los buenos y los malos. El sentido de la espacialidad ayuda a darle tiempo al relato para que conozcamos que pasa y porqué se hace lo que se hace: Las personalidades de las novias, el cambio y la redención de Nux, incluso personajes mucho más secundarios como Rictus o el amigo de Nux (un cabro que configura una relación como cualquier amigo de barrio) unos excelentes personajes femeninos asociados al pasado de Furiosa y Max siempre como un espectador silencioso.

Te puede interesar:   Ghost in the Shell: Saber quién eres

Un hombre que carga con la culpa de sus propios fantasmas y que tiene algún remanente del hombre que fue.

NEDyzsfXIwSjHH_1_a

No quiero entrar en spoilers, me parece tonto destripar una obra como esta. Pero Mad Max entrega de si lo mejor que puede en función de su tiempo narrativo, abarca temas como la esperanza, el final, las decisiones, la madurez, la rebeldía, la revolución, el feminismo (por fin, muy bien entendido) la sociedad patriarcal y las causas toxicas.

Importante destacar que la mayoría de los temas tocados refieren a la masculinidad y lo desvinculado de los aspectos femeninos de la sociedad, son tratados con justicia. Desde la maternidad, hasta la posesión de las relaciones y la inclusión de muchos aspectos de la psyquis femenina plasmadas en las novias de Inmortan Joe, la sumisa, la materna, la niña y la rebelde.

Para terminar, pienso que originalmente  Mad Max  (la del 1979) fue una película que a pesar de su escaso presupuesto, no conoció limitantes a la hora de conformar un mundo (en ciernes) y que fue evolucionado de forma lógica y cada vez más certera con su identidad.

De un mundo con un ambiente malsano a punto de irse al carajo, a un yermo con remanentes de civilización en la tercera y una segunda que define  la personalidad de Max como un sujeto distante con motivos confusos, pero en donde prima el buen corazón.

Hoy,  hemos conocido la amalgama perfecta de todos estos elementos, que no olvidan su matriz (e incluso tiene algunos regalitos para los fans como la cajita musical, el zapato que nos recuerda porqué es MAX ES MAD, el interceptor, el uso de las flechas, la referencia al chico salvaje, etc) y evoluciona en algo más allá, una lección de cine mainstream con personalidad y que seguramente sera recordada en mucho tiempo como un referente.

Una historia distópica, salvaje, con corazón, furiosa y por sobre todas las cosas, insana. El Mad Max que George Miller siempre quiso hacer.

Una película demente, para tiempos dementes. Cierren por fuera por favor.

Comenta o muere

Periodista. Fundador de Plan9. Weón fome.