Cine + Series

Plan9 Review: La fiesta de las salchichas (2016)

24 octubre, 2016

Plan9 Review: La fiesta de las salchichas (2016)

Vi la fiesta de las salchichas sin ni una expectativa. Ni una sola. No porque desconociera a lo que me enfrentaba, sino porque estaba un tanto escéptico de que TAN políticamente incorrectos podrían ser Seth Rogen y compañía.

Ya me pasó con The Interview. Una película precedida por una cantidad enorme de publicidad (mala y buena) y que lamentablemente  no pasó de ser un divertimento tontorrón que me decepcionó. Es decir, por culpa de los sujetos se pudo entrar a un conflicto armado pero no al final no pasó de ser una comedia regular. Entonces,  para este caso, la verdad con que alcanzara la cuota de autoparodia de This is The End, me conformaba.

Y bueno, el resultado, es de dulce y de agraz.

Acá no estamos frente a una comedia tontorrona. Sino más bien a una sátira inteligente, que precisamente bajo la gruesa capa de humor idiota, esconde un mensaje un poco desesperanzador y bastante nihilista y sencillo.

Dios no existe. (No shit Sherlock).

La historia es simple. Frank (Seth Rogen) es una salchicha que espera llegar junto a su novia, Brenda (Kristen Wiig) un pan de hot dogs curvilíneo, al otro lado. Un lugar maravilloso donde los humanos, también conocidos como los dioses, les dan una felicidad más allá de lo inimaginable.

Sin embargo un accidente lo cambia todo; obligándolos a recorrer este supermercado lleno de comida y formando alianza con un heterogéneo grupo de alimentos como un bagel con la voz de Edward Norton, una tortilla árabe (lavash) (David Krumholtz) o un taco interpretado por Salma Hayek; y es acá, en donde se verá reflejada nuestra sociedad, nuestro cinismo, las estructuras religiosas y  los secretos sobre el real destino de la comida, comienzan a develarse.

Es interesante lo bien guardada que fue el plato fuerte de la trama en la promoción de La Fiesta de las Salchichas.  Más allá de sus predecibles dos primeros tercios, es en el último punto, su recta final, en donde en verdad reside su gracia.

Hay un minuto en que la película puede hacer dos cosas: O terminar siendo un chiste escatológico largo, o, subvertir toda estructura y abrazar su locura. Y elige esto último, su tercio final es muy, muy, muy freakeado.

La Fiesta de la Salchicha va siempre hacia adelante, no hace concesiones y cuando parece que está entrampada en su trama, sale jugando muy bien con la historia llegando un punto de cinismo que me sorprendió más que la chucha. Claro, no deja de ser una película convencional en ciertas formas, pero aún así se las apaña para volverse muy loca en algunos minutos y ya, de frentón, descaradamente obscena en otros. Y en el buen sentido.

Te puede interesar:   Train to Busan (o Busanhaeng, 2016) Retroceder nunca, rendirse jamás

Es divertido pensar que muchos papás llevaron a sus hijos a ver esto.

sausageparty_interview_c

Fuera de ese punto, el principal mensaje que trata de implementar la historia, es ese, el de la libertad. Sé libre. Libre de ataduras, libre de prejuicios, libre de ideología.

Sin embargo, mientras escribo estas lineas me entero de un punto que ennegrece todo lo positivo que pueda ser Sausage Party.

Este proyecto nació hace mucho tiempo, pero no había prosperado porque nadie quería financiar una película Rated de animación con comida que se presta fácilmente para el chiste fálico.  Además, era importante que fuera barata, pero que se viera bien.

En una entrevista a Cartoonbrew  con los directores Conrad Vernon y Greg Tiernan declaran lo siguiente:

Sabíamos perfectamente que podíamos entregar una película que se viera como una producción de $150 millones de dólares con una fracción del costo. No tiene que costar tanto dinero cuando eres muy organizado, si tienes tu mente puesta en la meta, y si realizas el trabajo con un crew pequeño pero determinado. En efecto, fue una película con un presupuesto menor.

El problema?  Muchos trabajadores del estudio de animación Nitrogen estudios acusan de que tuvieron que trabajar horas extra sin paga y bajo presión de despido. Muchos usuarios anon denominados como “Supervisor sin crédito”, “Animador sin crédito”, “Artista con crédito” y “Artista de efectos especiales de Vancouver” comentan este hecho.

“Supervisor sin crédito” va más allá y reclama:

Los costos de producción se mantuvieron bajos porque Greg [Tiernan] le demandaba a las personas trabajar tiempo extra sin paga. Si no trabajabas hasta tarde, gratis, tu trabajo se le asignaba a alguien que sí se quedaba tarde o trabajaba en el fin de semana. Algunos artistas incluso fueron amenazados con ser despedidos si no se quedaban hasta tarde para cumplir con el deadline. El departamento de animación firmó una petición para mejorar esto. Cuando la carta llegó a Annapurna Pictures, ellos se involucraron y supervisaron que al artista se le pagara y alimentara durante las horas extras. Unos 30 animadores se fueron durante la producción por estrés. Muchos de ellos se fueron antes de que se implementó el pago por horas extras. Esto fue tomado como un insulto personal a los dueños. Sus nombres fueron omitidos de los créditos finales aún cuando trabajaron un año en el filme”

Muchos comentan que Seth Rogen no debe ni tener idea de estos problemas. Nitrogen, el mismo Rogen y los directores no salieron a comentar nada con respecto a esto. Otros varios animadores dicen que no obtuvieron el crédito debido.

Te puede interesar:   Todo lo que hay que saber acerca de Guardians of the Galaxy Vol.2
sausageparty_interview_e

Si lamentablemente estamos frente a una cinta en que su propuesta apuesta por una postura de libertad y descaro, una que pretende romper algunos moldes, más se devela como un ejercicio de explotación y de abusos laborales,  hay un flaco favor a este discurso y me devuelve nuevamente a mi postura inicial, que es muy similar a la de The Interview.

Pudiste ser una pieza importante de la comedia generacional, pero te disparaste en el pie y nuevamente quedaste en el camino del conformismo, de lo que podría haber sido un producto redondo.

¿Cuantas veces  más vamos a tropezar con la misma piedra?

Síguenos en Facebook. 

Periodista. Fundador de Plan9. Weón fome.
Leave a comment

Comenta o muere: