El Infinito Reviews

La Bruja de Blair (2016) Crecer bajo la sombra de los padres

15 septiembre, 2016

La Bruja de Blair (2016) Crecer bajo la sombra de los padres

La Bruja de Blair es una simpática sorpresa. No sólo porque parece abrazar su condición de cine menor sin reparos y ya no busca convencer del falso material encontrado, sino más bien porque justamente sabe que no puede sorprender dos veces con el mismo truco y se la juega por algo que era un paso lógico: Sofisticación visual.

Pero vamoh pa’ atrah. 

El año era 1999. El mundo se iba acabar porque los relojes se iban a volver locos, Sega saca a la venta su última consola, la importante Dreamcast y la gente juraba de guata que esto era cool.

walkman

Ese año conocimos Matrix y el mundo de los blockbusters cinematográficos, cambió para siempre.

Pero en la otra vereda, nacía otro fenómeno que también haría lo propio con el género del terror.

El proyecto de la Bruja Blair. La cinta que fue vendida como un registro real.

Y aunque no es la primera en su tipo (Alien Abduction: Incident in Lake County data por ejemplo de 1998) si fue la primera que tuvo un real impacto comercial.

De hecho, fue un GIGANTE impacto comercial.

Realizada con el vuelto del pan, la película cosechó enormes ganancias y comenzó un fenómeno que hasta hoy, sigue vigente como lo es el mockumentary.

Mucha agua ha pasado debajo del puente y hemos tenido de todo.
Desde documentales de Cazadores de trolls, hasta supuesto metraje encontrado de asesinos seriales.

Entre tanta basura, el género de hecho, ha sufrido cierto agotamiento y aunque cada cierto tiempo aparece alguna joyita lo usual es que no sean más que cintas mediocres.

MV5BYTNhZDRhN2YtNWEyNC00MDE3LWI5NGYtYjk1MzA0YTg2NGU4XkEyXkFqcGdeQXVyNjUwNzk3NDc._V1_

Volviendo al tema; la historia de un grupo de cabros en busca de una leyenda local y su desaparición en misteriosas circunstancias tuvo una secuela que no estuvo a la altura (con ciertas ideas interesantes como el abandono del formato “material encontrado” y la especulación del narrador fiable, pero no mucho más) y con el paso del tiempo y ya agotado su efecto inicial, quedó como una película regular que tuvo el mérito de ser pionera y poco más.

Hoy, La Bruja de Blair vuelve reconvertida en una secuela directa de la mano de Adam Wingard (próximo encargado de la adaptación de Death Note y director de la sólida You Are Next y The Guest) y aborda la búsqueda de una respuesta por parte de James, hermano de la protagonista del filme original,  quién busca saber –o entender- que carajo le pasó a su hermana hace 15 años atrás.

Te puede interesar:   Netflix presenta: Novedades de Abril!

Contactado por alguien que dice tener una pista, James; su amigo Peter, la novia de este, Talia y la amiga de James, Lisa, van en busca de respuestas al mismo bosque coincidiendo con la grabación de un documental por parte de Lisa que nos da la excusa para que “todo esté grabado“.

neon_0001_large

Y acá es donde se pone entretenido.

SABEMOS que esto es falso. SABEMOS que lo de la cámara en mano es un estilo narrativo, pero una de las quejas recurrentes es que en su afán de querer ser realistas, los mockumentarys usualmente tienen una importante falla.

NO SE ENTIENDE NADA. La cámara parece un epiléptico con parkinson y son en extremo desagradables en algunos casos.

Suelen confundir realidad con verosimilitud, y derechamente con un trabajo bien hecho. Y acá es dónde se nota la mano de Wingard.

La cinta hace gala de sencillos trucos argumentales para darnos una coherencia visual narrativa.

Por ejemplo, todos los personajes llevan una cámara auricular, lo que significa que al momento de tener un diálogo, podemos obtener el contraplano de las personas al momento de hablar. O la presencia de un dron que aporta tomas aéreas y cenitales bacánes e incluso, en ciertos momentos, la cantidad de dispositivos que están “grabando” todo, generan un raccord muy coherente que hace que el foco de lo que está sucediendo, nunca se pierda.

Esto ayuda enormemente a la narración y a la construcción de la historia.

Una historia que no por ser sencilla, deja de ser lo que es. Una sucesión de muertes de formas misteriosas y que llevan impregnado el adn de la cinta madre en su relato.

blair-witch-trailer

Blair Witch sin embargo peca también de eso. De no arriesgar tanto,como por ejemplo en su momento si lo hizo la secuela original (que no haya funcionado es otra cosa).

Te puede interesar:   DATO: Ya están los primeros seis episodios de la tercera temporada de Black Mirror en Netflix

Y aunque hay detalles interesantes, como la secuencia final de cámara en mano que parece esconder una doble lectura, momentos de verdadera tensión y efectos muy sobrios y efectivos, el conjunto, se siente muy predecible.

Sabemos lo que pasará. Todos los elementos están ahí y uno no puede evitar sonreír un poco porque sabe para dónde va la historia. Pero ese problema, también hay que aclarar es un proceso heredado del propio formato que cómo decía, no puede sorprender dos veces de la misma forma.

Es así como la Bruja de Blair no el fenómeno del año como clamaban algunos, pero si es una cinta que es muy disfrutable, muy entretenida y que posee realmente secuencias desesperantes y un par de sustos muy buenos (a la par de que algunos misterios y lecturas que quedan para un revisionado).

Eso es algo a considerar. Después de todo, no sólo carga con ser la heredera de una pionera, sino que también busca su propio espacio en el escenario actual.

Y eso siempre se agradece. 

Quieres ir a ver The Blair Witch? Participa en nuestro concurso por una de las 10 entradas dobles que tenemos para ti. <3

Síguenos en Facebook, y tírale corazones a nuestro Instagram.

Periodista. Fundador de Plan9. Weón fome.
Leave a comment

Comenta o muere: