Cine + Series

Plan9 Review: It Follows (2015)

1 junio, 2015

Plan9 Review: It Follows (2015)

Estaba caliente con It Follows. Veía los trailers y todo me aseguraba una propuesta fresca dentro del terror, algo alejado de las producciones como Insidious o la camada de películas de posesiones que vienen hace un tiempo dominando la cartelera.

Además el  hype de la crítica tampoco era menor. Varios lugares de la red señalaban a It Follows como una revelación y la proclamaban ya, como lo mejor del género en años. Pero lamentablemente, a  mi juicio, como muchas otras veces, estamos frente a un caso de una interesante idea que queda a medio cocer.

En It Follows asistimos a una historia de terror poco tradicional. Aborda a una chica llamada Jay Height (Maika Monroe) que tras mantener relaciones sexuales con un novio ocasional, contrae “algo”. Una especie de maldición materializada en la forma de una entidad que la perseguirá y acosará hasta matarla a no ser que se la pase a alguien más por el mismo método, o sea, acostándose con él.

Maika Monroe and Jake Weary in It Follows

La cinta de David Robert Mitchell (que aparte de director, es el guionista) es un relato lleno de ideas interesantes sobre el papel y que fuera de todo, es muy bonita de ver, pero que no encuentra una comunión entre sus elementos, pues a pesar de que se casa con una lógica interna, muchas veces la abandona en pos de seguir un camino tradicional en la resolución de sus elementos.

It Follows es una cinta con pocos sustos la verdad y se ve que su fuerte radica en sugerir e inquietar, más que en hacerte saltar del asiento. Algo bastante logrado en algunos pasajes gracias a su excelente ambientación y su impecable uso de la atmósfera, pero esa misma virtud le juega en contra en momentos de transición.

Personalmente, me da la sensación de que el relato está profundamente mal cortado, con un ritmo irregular que no termina de definir la personalidad de la peli.  Por ejemplo, a veces hay momentos en donde las tomas pareciese que  están ahí porque sí, sin ningún tipo de sublectura ni funcionalidad para la historia.

En It Follows hay varios planos que están porque se ven muy bonitos y poco más. En vez ayudar a la generación de un progresión lógica o que nos entregue información sobre la historia, simplemente parece que acumulan planos cool uno tras otro.

Porque en It Follows, quiéranlo o no, es todo más menos explícito. Pueden llenarse la boca con sus simbolismos, pero el plot, literalmente te lo explica.

Vemos como  la maldición es enfrentada casi como una leyenda urbana y se aprecia claramente como una metáfora de muchas cosas.

Desde la obvia referencia a las enfermedades venéreas, hasta el existencialismo y lo inevitable de la muerte (hay muchas referencias a Albert Camus y T.S Elliot en varios pasajes) todo, desde una perspectiva envuelta en un relato bien indie y filmado como suelen gustar estas historias, de forma sencilla y maximizando todo lo posible el presupuesto sin que parezca pobre (en todo caso, nada que decir, todo luce excelente para la historia que se quiere contar).

Te puede interesar:   The Limehouse Golem es horror victoriano de la mano de Jane Goldman
it-follows

Harto plano contemplativo, harto paneos en 360° y en general dueña de un ritmo pausado que favorece la contemplación y la inmersión, en vez de los sustos planeados. Gran parte de esta baza, se debe a su trabajada estética.

Este es un punto a destacar, la ambientación en gran medida nos ayuda a entender la apatía de sus personajes, muchachos que se desenvuelven en  un ambiente enrarecido y malsano. Una locación que muestra a unos suburbios (que recuerdan a las clásicas películas ochenteras) con recuerdos de un pasado mejor, una zona industrial abandonada y que hace juego con todo lo retro que marca a la historia.

Así, marcada por un fuerte anacronismo visual, llegamos junto a otro punto alto de la película. La banda sonora compuesta por el músico norteamericano Disasterpeace, es hija del mejor Carpenter (ese de Prince of Darkness, In the Mouth of Madness, The Live, o The Fog) que se encuentra llena de sintetizadores ochenteros y un aura casi de 8 bytes que en verdad, es de lo mejor que nos entrega la peli. 

Gran parte de lo que logra la atmósfera es obra de este apartado, que sin duda contribuye a generar una sensación de ansiedad y paranoia muy bien trabajadas.

Personajes hay pocos, solo la protagonista, su hermana, su amiga y dos intereses románticos.  Todos ellos, muchas veces  nos dan la impresión de que son idiotas en su actuar. Hacen cosas solo porque sí.

Y no, no es que ser adolescente sea ser ahueonado, es que los personajes están mal trabajados.

No hay una acción coherente que ejecuten que nos muestre sus motivaciones o aspiraciones, son en esencia apáticos y aunque probablemente algo de eso se busca, todos nos resultan tan insulsos que su presencia es inocua en pantalla, no sirven literalmente para nada, son una mera comparsa para -creo- no volver el relato demasiado monótono.

Lo que es mucho más grave pues una cosa es que sean adolescentes apáticos y otra que lisa y llanamente no nos importen.

Lo que parece ser vacuidad y desinterés anodino juvenil, en verdad termina sacándonos del relato. Todo lo logrado con los puntos anteriores, se diluye con acciones ilógicas y  con ideas poco acertadas del guion, jóvenes sumergidos en un mundo que de buenas a primeras es extremadamente irreal para lo que propone.

Por ejemplo, la existencia de adultos es ínfima y a pesar de que se puede inferir de que es parte de la naturaleza del relato (uno que aborda la soledad y el miedo juvenil a un etapa de transición) la historia está enmarcada en un mundo que se muestra real y por lo tanto falla en configurar un escenario que quiere ser verosímil, pero que se toma licencias con cosas que le restan credibilidad al argumento en sí mismo.

Te puede interesar:   Plan9 Review: A Monster Calls (2016) la emoción calculada
o-IT-FOLLOWS-facebook

Es muy raro como espectador que los padres no se encuentren irrealmente en toda la historia, aún cuando son nombrados y nada deja entrever un abandono.

O que en situaciones se recurra a la policía, pero tras una escena en la que es muy notorio la necesidad de la intervención policial, nada sucede. No aparece literalmente, nadie.

Como si lo que le pasara a los chicos quedará reducido a ellos cuando en la historia, varias veces se cruzan esos límites. Deja la sensación de trampearnos en su lógica creando reglas que toma y abandona cuando quiere. Y eso es feo.

Es evidentemente una elección estética, pero no deja de ser penca que no sean capaces de solucionar de forma más elegantes estos escollos.

Como decía, tenemos decisiones  de guion que nos sacan de todo lo logrado por la atmósfera, en pos de abrazar lo convencional. Una cinta que presume de sugerir y que termina siendo demasiado física. No vamos a spoilear, pero si es contradictorio que la presencia, “la cosa”, no respeta su propia naturaleza debido en parte, por la incapacidad de manejar bien el guion, o más bien, salir de la zona de confort.

it-follows (1)

 

En suma, aunque es novedosa para los estándares americanos, no es nada original. Si lo remitimos a una sentencia, es una mezcla de la estética de Carpenter, las cintas de leyendas urbanas (lo más a mano es Ringu), el espíritu slasher envuelto en un empaque indie. Y funciona.

It Follows sabe generar tensión, es inquietante. Conforma una interesante y estilosa fábula sobre la soledad y el existencialismo adolescente. Propone una serie de ideas por medio de la incomodidad y lo estético para contar una historia que pretenden ser de terror pero que abordan finalmente otras cosas. Lamentablemente se necesita mucho más que eso para trascender.

Al final el sexo adolescente es solo eso, sexo adolescente, nada que no se haya visto antes.

Le damos 6 de 9 Alfs

ALFALFALFALFALFALF

Comenta o muere

Periodista. Fundador de Plan9. Weón fome.