fbpx
El Infinito Reviews

Plan9 Review: Black Christmas (1974 -2006)

24 diciembre, 2014

Plan9 Review: Black Christmas (1974 -2006)

Probablemente seas joven y en esta navidad, luego de comer con tus papis vayas a carretear y mañana la festividad sea simplemente pasar la caña. O  puede que no,  quizás, después de abrir el paquete de calzoncillos te quedes con tu familia y se te ocurra ver una película navideña.

Si eres de esos. Entonces mira Black Christmas.

Si, Black Christmas, esa película del 2006, remake de la cinta homónima de 1976 que nos cuenta la historia de Billy Lenz, un muchacho que presenta una extraña enfermedad al hígado (ja!) llamada Ictericia, siendo odiado por su madre y víctima de la típica infancia desgraciada.

La madre, chalada como una cabra, mata al padre de Billy –el único que lo amó-  y lo encierra en el entretecho (ático lo llaman los gringos) (bueno para ser justos, la peli es canadiense) y este crece oculto en las sombras al más puro estilo Gente detrás de las paredes.

Con el correr del tiempo, la madre junto a su nuevo amante viven en la casa, hasta que un día, a Billy no se le ocurre nada mejor que violar a su mamita. Esta, desconociendo el origen de su embarazo, (estaba postre) da a luz a una niña sana que recibe el afecto que Billy jamás tuvo.

Hasta ahí, todo bien, nada suficientemente raro (?), pero una navidad, Billy decide matar a toda su familia, y bueno, así lo hace. Cuando llega la policía, encuentran a su hermana-hija gravemente herida y a Billy comiendo unas galletas con leches, hechas a partir de la piel de su madre.

Han pasado buenos años desde eso y ahora vive una fraternidad de chicas universitarias en aquella casa. La cena está servida.

El asunto con Black Christmas es que forma parte de esas películas malas, pero que por alguna particularidad, se sostienen en ciertas condiciones. Me explico.  El Slasher es un género bastante saturado que posee infinidades de cintas mediocres que aprovechan el gancho del sexo, la sangre y guiones facilones, para ganarse las monedas.

Eso se vio, con mucha fuerza  en los 80 y 90 (cosa de acordarse de la “reinvención” que supuso Scream) y hoy,  lo vivimos con el found footage, géneros que se vuelven moda y que ofrecen miles de productos genéricos.

El Slasher cada cierto tiempo, suelta un ejemplar que sorprende  (como las notables Behind the Mask: The Rise of Leslie Vernorn o La cabaña en el bosque) pero, ha sufrido de incontables bazofias que lo han dejado a mal traer.  La premisa de Black Christmas puede sonar a eso y en cierta parte lo es. Pero tiene un plus.

Muchos dicen que el origen del género le corresponde a la mítica Halloween estrenada en 1978, pero sin embargo, Black Christmas fue estrenada 1976 y rodada el mismo año (1974) que la otra clásica La Matanza de Texas  transformándola en una verdadera visionaria para el cine.

Ahí están los elementos conocidos, un asesino, chicas guapas muriendo, llamadas terroríficas-acosadoras, cierta preocupación por la sexualidad de las mujeres y la clásica arma blanca.

A pesar de poseer todas las cualidades mencionadas, la cinta, no es tan sangrienta como podría pensarse. Existe cierta estilización de la muerte y varios temas innovadores para la época, como el carácter abiertamente emancipador de las chicas y cierto aire medio Giallo  que recubre la estética del filme, cámaras en primera persona, montajes paralelos en ciertas –logradísimas- secuencias de asesinatos y tonos de color saturados, cortesía de la estética navideña.

Más?
DPR Live: La sensación coreana

En contraposición del efectismo ochentero que otorgan cintas como Silent Night, Deadly Night, en la primera versión de Black Christmas reina más la sutileza y la insinuación, por sobre la forma.  Pero la versión del 2006 es algo distinta.

La versión del 2006

Siguiendo los trazos de su original, la historia es la misma. Billy huye del manicomio y sale a matar a las cabras.  Esta vez, en el reparto tenemos a Mary-Elizabeth Winstead (Ramona), Katie Cassidy, Michelle Trachtenberg,  Crystal Lowe, Kristen Cloke y Lacey Chabert.

Black Christmas versión 2006 ya no puede ser innovadora, todo lo original que tiene su versión madre, hoy, es un cliché ¿entonces a que recurre?

Fácil, al gore.

La nueva versión, cuenta con cierto sentido de la autoparodia, muertes brutales, ritmo entretenido y que en sus primeros dos tercios, nos sumerge en esa arista olvidada de la original, como lo es la psiquis del asesino.  Otro punto a favor es su marcada estética navideña con una gama cromática saturada que le confiere una identidad visual muy propia, muy bien definida y de marcado contraste.

Lamentablemente se va a la chucha en el tercio final, no mal hecho, pero sumamente predecible.

Con eso, Black Christmas (2006) forma parte de esas pelis que funcionan solo en las fechas debido a su escenario. No alcanza la independencia de otras pelis navideñas como Batman Returns, Dead End o la maravillosa de la vida Die Hard, cintas que a pesar de tratar sobre la navidad, trascienden su curiosidad  para ser por derecho propio, un filme fundamental de su género respectivo.

Black Christmas cumple. Las dos versiones tienen lo suyo, una es fundadora y la otra es retorcida –para ser comercial-  sin embargo, en la suma de sus partes, queda floja y es recordada por ser la peli del weon amarillo que mata gente en navidad.

De todas formas siempre agradecemos los apuñalamientos y el chocolate, más si a la que matan es a Ramona, mucho mejor que ver weas infumable llenas de amor y buena onda.

Feliz Navidad giles culiaos.

Le vamoh a darle:

ALFALFALFALFALF

 

 

Comenta o muere

Periodista. Fundador de Plan9. Weón fome.