fbpx
Cult + Mag El Infinito FEATURED Literatura + Cómic

Plan9 Recomienda: Sekai kara Neko ga Kieta nara (Si los gatos desaparecieran del mundo) de Genki Kawamura

21 noviembre, 2018

Plan9 Recomienda: Sekai kara Neko ga Kieta nara (Si los gatos desaparecieran del mundo) de Genki Kawamura

Imagina que un día decides ir al médico porque llevas más de una semana con un insistente dolor de cabeza y algo de fiebre, pero el diagnóstico médico es mucho más de lo que podrías esperar: tumor cerebral y desahuciado, para la casa.

¿Qué pensamientos recorrerían tu mente en esta situación? ¿quisieras seguir viviendo? ¿qué estarías dispuesto a perder por un día más de vida? 

De esta forma comienza Si los gatos desaparecieran del mundo (Sekai kara Neko ga Kieta nara) del escritor, productor, periodista y cineasta japonés Genki Kawamura.

Un autor, ampliamente reconocido en la escena cultural nipona por sus participaciones como productor en películas del porte de Kimi no na wa (2016), Kokuhaku (2010) y Bakemono no ko (2015), que acá, presenta una novela que a simple vista pareciera ser ligerísima e infantil, pero que esconde una profundidad conmovedora a lo largo de sus 173 páginas (libro traído por Alianza Editorial con una linda portada repleta de nekos).

Siendo sincera llegué a este libro sin saber nada de él, una prima mía muy lectora y que siempre anda leyendo cosas nuevas me prestó este libro y me dijo “léelo, está muy lindo”, y yo “okey, veo gatitos en la portada, quiero algo ligero, démosle con este”. No es extraño que al comienzo del libro uno incluso se cuestione ¿es un libro para niños?, y la verdad y a tono personal, pues no.

El protagonista del libro es un joven de poco más de 30 años que ha sido diagnosticado con un tumor cerebral en etapa 4 y donde no hay nada que hacer, se va a morir. Con este sentimiento de la muerte acercándose comenzamos a adentrarnos no sólo en su historia de vida, sino también en los pensamientos solitarios y existencialistas por los que atraviesa.

Apenas hemos entendido que el protagonista va a morir y de pronto aparece el diablo, vestido con hawaianas y camisas floreadas (a quien apodará Aloha por la pinta) y que tiene su mismo rostro, a ofrecerle un trato: por cada cosa que elimine de su vida podrá sobrevivir 24 horas más.

Así comienza un ejercicio que hasta nosotros mismos podríamos hacer “¿y si elimino esto? ¿y si elimino esto otro? ¿quién echaría de menos tal cosa?”, pero como todo diablo tiene su truco y es que es él, y no el protagonista, quien decide qué cosa habrá de eliminarse.

Al ser borrada nadie recordará nunca existió. Lo primero por desaparecer son los celulares, donde el autor hace una reflexión interesante sobre el uso de la tecnología y la dependencia de la sociedad completa en estos aparatos, pero a medida que pasan los días va exigiendo cosas que guardan un vínculo emocional mucho más fuerte con el protagonista y dónde indudablemente nos preguntamos “¿vale la pena todo este sacrificio por vivir un día más de vida? ¿qué valor tiene un mundo carente de significado?”.

Lo último como imaginan serán los gatos y aquí es donde se encuentra el punto clave de la novela. El protagonista lleva una vida solitaria, aislada, no se habla con su padre, el amor de su vida ha quedado en el pasado y todo lo que tiene en el mundo día a día con él es su gato, Col, que representa toda su historia familiar y las heridas abiertas que aún no cicatrizan, todo aquello que arrastra al presente y con lo cual no ha podido reconciliarse.

Más?
Friday Night Lights: Belleza en lo mundano

Kawamura nos presenta una novela mágica, rapidísima de leer, pero tratada de una forma tan sutil que mientras nos postula una profunda reflexión sobre los vínculos humanos, la muerte, la vida, la amistad o el amor, nos permite digerir de una manera completamente distinta su contenido.

Creo que esa es una de las características más propias de los autores japoneses y que los diferencia de otros, ese trato de temas existencialistas y desoladores, pero con una habilidad onírica que pareciera que todo se suavizara, que todo cobrara una interpretación distinta.

Tiene una versión live action del 2016, dirigida por Akira Nagai, y protagonizada por Takeru Satoh and Aoi Miyazaki, además, como buen producto japonés, tiene un manga, pero sin duda, el libro es la mejor puerta de entrada para esta obra.

 

Comenta o muere

No tengo pasión en esta vida.