Alta Fidelidad El Infinito FEATURED Música Recomendamos

Plan9 Recomienda: El enfermizo comienzo de Mr. Bungle

13 agosto, 2018

author:

Plan9 Recomienda: El enfermizo comienzo de Mr. Bungle

Este año parece ser muy importante, pues en el 2018 cumpliré 27 años -mansa weá- al igual que hoy lo hace el disco homónimo de Mr. Bungle. Un debut esquizofrénico que marcó a un montón de enfermos como nosotros.

La historia es bastante conocida: la banda se formó en Eureka, California, lugar donde Mike Patton, Trevor Dunn y Trey Spruance asistieron al colegio, por el año ’85.

De ahí en adelante, la banda consiguió publicar tres discos: Mr. Bungle (1991), Disco Volante (1995) y California (1999) con el sello Warner Bros Records, además de varios demos. Cada uno de estos álbumes destaca por una experimentación y un sonido muy particular. Hoy le queremos cantar cumpleaños feliz al que partió todo.

What do you want? I want you to hurt me

Mr. Bungle se publicó el 13 de agosto de 1991. Contiene 10 temas y dura 73 minutos y 20 segundos. Pero… ¿Cómo una banda como ésta logra firmar con Warner Bros? Gracias a Patton -podríamos decir el culpable fue…- que al ser integrado a Faith No More por el mismísimo Jim Martin, exigió que ficharan a su banda escolar.

Así nació este bebé enfermo que cuenta, por ejemplo, con el único videoclip de la banda: Quote Unquote. Un trabajo audiovisual perturbador, que las cadenas de música se negaron a mostrar. Una oda a la locura.

Para definir su sonido se debe mencionar las influencias que vienen del mundo del circo, los samples de videojuiegos como Super Mario, los diálogos de Dennis Hopper, Isabella Rossellini y Kyle MacLachlan en la película Blue Velvet, además del sexo y la violencia que están presentes en la mayoría de las canciones.

Te puede interesar:   Lo nuevo de Muse: Dig Down (y más cosas preparadas)

Las guitarras speed trash de Spruance –que se lucen más en el Disco Volante– los coqueteos con los géneros más disversos en los mismos temas y la capacidad vocal enferma de Patton, que logra cantar casi a la velocidad de la luz en Squeeze Me Macaroni, hacen de este experimento una weá muy loca y divertida.

Divertida porque es un viaje que fusiona cientos de elementos, con una libertad creativa la raja, que juega con lo más oscuro de la música y la mente. Además, en la misma Squeeze Me Macaroni, o en The Girls of Porn y Carousel, los vientos y el funk irrumpen con grandeza.

It’s not funny, my ass is on fire

A pesar de que el álbum es una puta genialidad, es lógico complicarse si lo escuchas por primera vez. Al igual que con Zappa o Primus, disfrutar de Mr. Bungle es un gusto adquirido, que requiere dedicación y la mente abierta.

Y hablando de genios, en el penúltimo track, Love is a Fist, nos encontramos al gran John Zorn tocando el saxo, quien ha colaborado con Patton en varias ocasiones.

Éste álbum es una suma de muchos himnos que marcaron a varios weones como yo, que encontraban aburrido -por no decir una mierda- el mainstream en los años ’90 y ’00. Puta que me alegra haber nacido en el mismo año que esta obra maestra.

Te puede interesar:   Diego Peralta "Tomo decisiones estrictamente musicales, la canción manda"

Play a todo y celebremos, por la cresta. Ésta es la clásica historia de los amigos del colegio que quieren ser músicos; acá una demostración de que lograrlo es posible. Feliz cumpleaños, señor Bungle.


Also published on Medium.

Comenta o muere