fbpx
Cine + Series El Infinito FEATURED

Plan9 Recomienda: El Mecanismo (2018) La Samba de los corruptos

28 agosto, 2018

author:

Plan9 Recomienda: El Mecanismo (2018) La Samba de los corruptos

Netflix es un animal caprichoso, así como da también quita. Sacó todos los clásicos a los que volvía una y otra vez sin inmutarse, me dejó sin: Hot Fuzz, Snatch, Brazil, Fear and Loathing in Las Vegas, Buscando a Dory y (escribiendo con un nudo en la garganta) el Club Winx.

Por cada Bojack Horseman hay un Disenchantment, por cada Mindhunter hay un live action de Mob Psycho y por cada película buena retirada de su catálogo existe El Mecanismo.

Yo me enamoré de esta weá, citando a Homero Jimeno Simpson: “Funciona en tantos niveles”.

Sentarse y disfrutar de una serie que balancea lo inteligente con el drama más “Hollywoodense” sin dejar el carisma de lado es inusual. Adapta el libro “Lava Jato: el juez Sergio Moro y los bastidores de la operación que sacudió a Brasil” y si ese título no les spoileo nada, esto está basado en un caso de la vida real.

Cuando una adaptación es demasiado fiel a los hechos puede terminar de forma anticlimática. Películas como Black Mass o Zodiac sufren del síndrome de “basado en hechos reales” donde el tono y las actuaciones son la zorra, pero el guión sufre gravemente, porque las historias de la vida rara vez tienen un clímax (cosa que los hace tan especiales) y muchos héroes anónimos lograron sus victorias a través de años trabajando detrás de un escritorio haciendo papeleo ¿Cómo cresta haces de una formalización por evasión tributaria una wea emocionante?

El Mecanismo es la historia de los policías y funcionarios que descubrieron, investigaron y llevaron a la justicia el escándalo de corrupción más grande de la historia… y me refiero a TODA la historia. Estos personajes destaparon el Caso Odebrecht, la operación Lavado de Autos y el escándalo de corrupción que causó la destitución de la presidenta de Brasil Dilma Rousseff… al mismo tiempo. O sea que el clímax ya está listo, y créanme que en 8 capítulos cumple de sobra con todo lo demás.

El gran acierto de la serie es ponernos en los zapatos de la gente más humilde. Las personas a las que el banco les niega un préstamo, que la ISAPRE no les cubre un tratamiento por depresión, las trabajadoras que no contratan porque pueden quedar embarazadas. Policías y funcionarios del escalafón más bajo del servicio público deciden enfrentarse al sistema completo, doblarle la mano al destino mismo, weón son personajes tan insignificantes para la política del país (porque SPOILER la derecha y la izquierda lavaban dinero juntas) que no se molestan en matarlas.

Esa weá me marcó, porque al principio te deja en claro que el poder de desaparecer a alguien con una llamada existe, pero el jardinero no se molesta en pisar las hormiguitas de una en una.Si esto fuera una historia gringa habrían mandado asesinos o weones con gabardinas y pistolas a amenazar, o algo por el estilo, y por ese lado me quiero ir, el de los gringos y sus películas de policías.

¿Vieron el Lobo de Wall Street? La escena donde el agente del FBI se devolvía a su casa en metro, Martin Scorsese nos plantea a ese weón como un saco wea y un perdedor que posiblemente no satisface sexualmente a su esposa, mientras que el heroico y viril, pero imperfecto, Leonardo Di Caprio se salía con la suya.

Es un ideal cultural tan monstruoso, con desvalores desfigurados al punto que la máscara del “humor negro” no es capaz de tapar su rostro. En el fondo nos reímos porque es una weá real del día a día, una risa con cansancio y hastío.

Aquí en Chile nosotros nunca vamos a ver a los policías como héroes, jamás. Sueñen con hacer una serie como CSI, Miami Vice, El Comisario Rex o Law & Order, eso para nosotros es fantasía y los medios nacionales lo saben, en “Huaiquimán y Tolosa”  eran detectives privados por esa razón.

Entonces ver una serie deconstruyendo completamente las bases fundantes del thriller policiaco tradicional, como son la libertad individual y los villanos puntuales, es una weá de otro planeta, estoy hablando de policías buenos contrarios al sistema en que ellos mismos están insertos, El Mecanismo es sencillamente así de pulenta.

“Forget it Jake, It’s Chinatown”, esa weá le dicen a Jack Nicholson al final del clásico Chinatown (1974) como respuesta a las muertes que desencadenó la corrupción inmobiliaria, es algo así como “Ya, la corrupción es real, existe y es un problema” y luego te caen los créditos como un hachazo en el hocico, no explica nada, no arriesga nada, no propone ni una weá y al final es un mensaje vacío que se supone “nos hace pensar”.

Lo que me hace pensar es que tenemos asumido el aparato de la corrupción como un mal necesario, nos venden a un político como “el menor de dos males” o “el que roba menos” con lógicas apabullantes que sólo un lactante se traga (“duuh tiene plata ¿para qué va a robar”).

No nos molestamos en entender cómo funcionan los sistemas políticos y las consecuencias de tener tan internalizada la corrupción, no nos cuestionamos qué hace que en este mundo los tramposos, mentirosos y degenerados puedan prosperar.

Y puta, puedo continuar hablando hasta por las cejas de El Mecanismo. Este artículo es una maniobra ofensiva contra “La Casa de Papel”, serie que si bien no vale tula, está muy por debajo de lo que todos dicen de ella, yo esperaba “Payday: La Serie” y terminé viendo la temporada 8 de Skins, que chucha.

Si puedo motivar al menos a un pelagatos a ver esta serie, me daré por pagado, es fácil de digerir pero es aún más interesante si entiendes un poco cómo funcionan los sistemas legales.

El Mecanismo no se detiene a explicarte cómo funcionan las investigaciones penales (que por cierto, son realistas), de todos modos es igual de disfrutable por las actuaciones, la puesta en escena y lo rápido que avanza todo. Cada vez que alguien poderoso y millonario recibía una cucharada de su propia medicina, grité “Ahí teni, conchetumare”, fue una experiencia catártica para mi, de seguro para ustedes igual, y es recién la primera temporada… eso y me avisan por el interno que Netflix está haciendo un live action de Club Winx, sapos culiaos, nada es sagrado para ellos. 


Also published on Medium.

Comenta o muere