fbpx
El Infinito Recomendamos Series

Better Call Saul: Los perdedores pierden, incluso cuando ganan

17 diciembre, 2018

author:

Better Call Saul: Los perdedores pierden, incluso cuando ganan

Para todas esas personas que gozamos de vacaciones en verano, les tengo una recomendación MUY OBVIA, pero que desde lo más profundo de mi ser, dice, si no lo han visto, háganlo, vean: Better Call Saul.

Creo que son pocas las personas que no han visto Breaking Bad. Pues, Better Call Saul nació con el estigma de ser peor que su predecesor.

Es como el hijo de un futbolista famoso que por antonomasia debe ser otro futbolista famoso, o vivirá en el fracaso eterno (cosa que no es el caso de Monito Vidal, su Copihue de Oro, lo confirma).

Ahora comencemos, porque por algo hago esta recomendación. Y partiré polémico: BETTER CALL SAUL ES MEJOR QUE BREAKING BAD.

Bueno, es un poco fuerte pero así lo creo, es que creo que la historia de Jimmy, tiene mucho más para ofrecer, y de una manera muy distinta a las balas y guerras de narcos que ofrecía Walter White y compañía.

Obvio que hay drogas e ilegalidad en esta serie, pero el hecho de que sea un mundo de abogados es un plus, ya que Jimmy (o Saul) debe caminar por la cuerda floja en todo momento. Entre lo legal y lo ilegal. O lo ético y lo no ético. Esto lo hace una historia que bordea la tragedia griega.

Perder una y otra vez

Saltando los obvios guiños a la serie de White, el comienzo del show de Jimmy McGill no da tregua, y es el fiel reflejo de lo que sería de ahí en adelante: Jimmy parte defendiendo a un grupo de jóvenes que en una noche de locura, mutilaron y abusaron sexualmente de un cadáver. Fueron a la cárcel y Jimmy perdió el juicio.

Este simple hecho, con una sentencia muy obvia por lo demás, plantea la tónica de la serie: Jimmy McGill SIEMPRE pierde. A diferencia del rey de la metanfetamina, Jimmy no tiene tanta suerte con cada movida que hace. Esas derrotas son las que van moldeando poco a poco la historia de la transición McGill – Goodman.

Nos hace ver el mundo del derecho como algo sórdido, lleno de egos luchando por destruirse y siempre sujeto al sabotaje entre unos y otros. El abogado no solo debe luchar por quienes defiende, sino también, por su lugar en la abogacía.

Sin contar que además, Jimmy debe vivir a la sombra de su hermano Chuck. Un tipo que es algo así como el crack de los abogados. Esta pugna entre hermanos, constituye el conflicto principal de la trama, y la que motiva a Jimmy a estar siempre haciendo cosas para conseguir la validación de su hermano mayor.

Esa intensa búsqueda llega a su punto más álgido cuando un juicio los enfrenta a los dos: un abogado que siempre pierde y otro, que siempre gana. Así también, gracias a este juicio podemos ver la mejor escena de la serie hasta ahora.

Ese clímax es perfecto para coronar la caída libre de ambos abogados. Quienes ocupan mucho tiempo en sabotear el trabajo del otro, para poder decirse al final: “Yo tenía la razón”.

Una historia de Jimmy – Chuck – Kim

Dejando afuera a los fomes de los primos Salamanca, que son unos terminator con terno. Cada personaje tiene algo que aportar a la serie. Sin embargo, el triángulo Jimmy – Chuck – Kim es lo mejor que le pudo pasar a Better Call Saul.

Los tres son abogados, pero sus caminos distan mucho el uno del otro. Jimmy es el que bajo todas las trampas posibles busca sobresalir, Chuck es el honesto que sigue la línea del derecho y Kim es la voz docta del asunto. Una mujer metódica que ha hecho su carrera en solitario.

Más?
Tv de calidad: BBC presenta su parrilla para este 2019

Lo interesante de estos estereotipos es la transformación, ya que todos sufren efectos negativos durante la serie. Nadie se vuelve mejor de lo que es, y ese proceso de decadencia que puede parecer trágico es lo más parecido a la realidad que podemos ver en BCS.

Cada decisión trae una consecuencia, y luego para solucionar esa consecuencia o mejorarla, se incurren en otras decisiones que están peor que la primera. El espiral de autodestrucción de cada personaje es lo que los mantiene a flote.

Además hay que destacar la actuación de Michael Mckean como Chuck McGill, un villano como pocos. Sin necesidad de balas, grandes crímenes o artimañas, se las arregla para que lo odiemos un montón. Sentimiento reservado solo para los verdaderos villanos.

Otro subrayado es la actuación de Jonathan Banks en la piel de Mike Ehrmantraut, conocer más sobre el frío guardaespaldas de Gus Fring es una maravilla. Un actor y un personaje con mucho que contar. Además, verlo llorar es un disparo al corazón, como diría Ricky.

Y por último Rhea Seehorn, ya que la última temporada Kim Wexler brilló por sí misma. Finalmente podemos ver dónde la ha llevado su relación con Jimmy y como ésta la afecta de manera significativa. Incluso, suponiendo un obstáculo para seguir avanzando en su carrera profesional y una gran encrucijada moral.

Hay belleza en los lugares horribles

Es una maravilla. Todas las tomas y los planos te dan información valiosa. Si no me creen, cuando la vean fíjense en el vaso de “Segundo Mejor Abogado del Mundo” y como se arma una parte importante de la historia en torno a él.

Al apreciar cada escena, se puede ver que su construcción y la información alrededor demuestra un trabajo de cirujano. Una de mis favoritas de ver es Kim Wexler buscando un nuevo trabajo en mitad de la segunda temporada.

Y a medida que avanza la serie se pone mejor, se los puedo asegurar. Los exteriores son muy buenos, locaciones bien pensadas y también con mucha fluidez dentro de la trama. No es colocarse en un cementerio porque van a bailar Thriller, Better Call Saul lo lleva más allá y carga de simbolismo cada escena.

Veanla, en serio. Porque me aguanté un montón de spoilers para que la disfruten tanto como yo. No se van a arrepentir. Palabra de Plan9.



Also published on Medium.

Comenta o muere

Héroe del tiempo. Platinoob e Ivern Lover. Estudiante de Periodismo. Me gusta mucho la música y los jueguitos. #Esports