fbpx
El Infinito アジア

Plan9 no necesita recomendar pero igual lo hace: Berserk

2 agosto, 2018

Plan9 no necesita recomendar pero igual lo hace: Berserk

En el verano de 2014, la nación weeaboo me atacó una vez más en la vida y volví a ver anime, ya habiendo visto los clásicos, no tenía nada con que saciar el ansia de producciones japonesas, por lo que decidí revisar los recomendados de MyAnimeList por primera vez, y ahí fue cuando todo cambió. Una de las series más recomendada era una producción de 1997, titulada Berserk. No sabía lo que me esperaba, ni siquiera leí sinopsis antes de comenzar a verla.

Menos mal que no lo hice.

Parto desde la premisa que el lector conoce la serie, para evitar arruinarle en gran medida la experiencia a quien no la haya visto aún, ni tampoco leído el manga. Para mi sorpresa, los escenarios medievales y los mercenarios escondían detrás de sí  un sinfín de criaturas sacadas de pesadillas, figuras espectrales que solamente una persona bastante particular puede concebir dentro de su creatividad.

En la medida que devoraba la serie, los 25 episodios no me duraron más de tres días viéndola sin descanso. No podía despegar los ojos de la pantalla, si bien la animación tenía sus problemas, cada personaje nuevo me hacía mantener la tensión sin que existiera durante la escena que estaba viendo. Cada proyección de sus sueños e ilusiones me hacía creer que Kentaro Miura fue un escritor durante gran parte de su vida antes de emprender el trabajo de mangaka junto a Berserk.

Te puede interesar:   Rocketman: Ya era hora que Sir Elton John tuviera una película

En ningún momento cae en el síndrome de Game of Thrones, muy por el contrario, aunque los escenarios sean similares, Berserk fija su propio destino en todo momento. Es complicado explicar lo que puede provocar una serie con pocos episodios, sobre todo en una época donde cada anime es el reciclaje de los mismos modelos, gesticulaciones y humor que aplica solo a un nicho muy particular.

Hablando un poco más en detalle, Guts es o debió ser la figura contraria al movimiento que vivió el anime luego de Evangelion. Si Shinji era el personaje retraído, con problemas de personalidad y con trabas emocionales con el que cualquier otaku se podía reflejar, Guts es la antítesis de la antítesis. No se trata de un anti héroe convencional, tampoco de un personaje demacrado por el abuso emocional y físico, su motivación para seguir con vida se transforma y encuentra un sentido con relación a las nuevas experiencias que vive, que vivimos en la medida que lo vemos avanzar hasta la desesperación.

Y la desesperación no se trata de una pérdida o muerte que haría a un ser humano perder la cordura. En anime se utiliza el término de ‘’Gainax Ending’’ para otorgarle un sentido a algo que no lo hace, se acuña desde el final de Evangelion. Sin embargo, en Berserk aquél término ni siquiera es remotamente una explicación de lo que sucede. La trágica historia de Guts el mercenario, el retelling de una figura shakesperana se ve sumido en lo más profundo de la agonía, tanto corporal como psicológica; las líneas que conectaban su identidad a un plano físico son destrozadas y con ello, surge una historia nueva para leer.

Te puede interesar:   Westworld: Oeste y robots de HBO

Es posible ver Berserk (1997) y quedarse con eso. Leer todo el Golden Arc del manga y quedarse con eso o sumirse al culto de Miura y esperar por los capítulos que a veces, no se sabe si la serie terminará o no.


Also published on Medium.

Comenta o muere