El Infinito

OST: WHIPLASH VIRTUOSISMO Y LOCURA

21 enero, 2015

author:

OST: WHIPLASH VIRTUOSISMO Y LOCURA

“No hay una frase más dañina en el idioma inglés que ‘buen trabajo’”.

El estricto profesor de jazz Terence Fletcher, protagonizado por el nominado al Oscar, J.K. Simmons, explicaba su método de enseñanza a uno de los miembros de su banda, el joven baterista Andrew Neyman (Miles Teller).

El jazz no es una cosa fácil, y eso queda claro con Whiplash. Menos si se intenta aprender con una banda de músicos capos, seleccionados para convertirse en los mejores en el arte de tocar como su profesor y mentor, Fletcher, lo estime conveniente.

La historia es buena, convincente, pero eso lo dejaremos para otro review. Acá venimos por el soundtrack, uno de los mejores que nos entregó el 2014.

23 tracks en total, que combinan la música con algunas partes clave en los diálogos de la película. ‘Whiplash’ y ‘Caravan’, dos temas insignes son los que se roban la película, tanto como piezas musicales en sí como en el desarrollo e importancia que tienen en el film.

Sí, las obras son tocadas magistralmente, pero lo que se roba las miradas es, claramente, la batería. No podía ser de otra manera si es en ese instrumento en el que la trama de la película se desenvuelve.

Además de la destacable actuación de Miles Teller, como el baterista que sueña con hacer de su talento algo incomparable e inmortal, no se queda atrás el hecho de que las batería es imparable, cosa que queda demostrada desde el track 1, haciendo mención, de igual manera, a la primera escena de la película, la misma que acompaña el clímax del tráiler oficial. Golpes a la caja, que van ‘in crescendo’ hasta un límite insospechado y que dan el puntapié inicial al desarrollo. Ya a esas alturas sabes, más o menos, lo bueno que se viene.

Te puede interesar:   Netflix Presenta: Narcos

A pesar de que el predominante es el jazz, se siente algo de bossa y sonidos algo más exóticos. También mucho de las Big Bands de antaño y un jazz completamente fuera de foco –en el mejor de los sentidos- marcan la tónica en una película que, sin su música, probablemente habría pasado con más pena que gloria. Tampoco se puede olvidar que el soundtrack no se basa solo en un estilo, sino que se pasa desde el jazz los años 30’s a los 60’s y todo el cambio que esto conlleva.

Si hay un motivo por el que Whiplash no está nominado al Oscar compitiendo como mejor OST, es porque no es un OST. Más específicamente, no es un soundtrack original. Son canciones que volvieron a ser interpretadas con arreglos, solo con unas pequeñas excepciones.

Sin embargo, no es menor el trabajo de los encargados de darle vida a la música de Whiplash, Justin Hurwitz y Tim Simonec. Según ellos, todo fue pensado para la trama de la película: trataban de crear melodías versátiles. Un claro ejemplo es ‘Fletcher’s Song In Club’, donde se tenían que disminuir o aumentar los sonidos según lo que pasaba en el film.

Te puede interesar:   Primer vistazo de Monster Strike The Movie: Sora no Kanata

Tanto la audiencia como la crítica quedó maravillada con este soundtrack, y está claro el porqué. Si no has visto la película aún, te recomiendo gastarte unas chauchas e ir a verla al cine. Te aseguro que la experiencia será planetaria.

Quédate en tu canal favorito #Plan9, danos like en elFanpage, en el Twitter, comparte la reseña, cómete los mocos, haz en verdad la hueá que querai, solo queremos tu amor.

Comenta o muere

Computadora central de Plan Nueve. (no) Inteligencia Artificial.