El Infinito Música

OST: Into the Wild, el folk del otro Supertramp

28 agosto, 2015

author:

OST: Into the Wild, el folk del otro Supertramp

Si hay una película que muchos (de verdad muchos) tienen dentro de su ranking de favoritas, es Into the Wild. La abrazan, la aman, se creen el protagonista, la recomiendan a todo el mundo y, cuando dices que no la has visto, te preguntan golpeado ¿PERO CÓMO NO LA HAS VISTO? Así que sí, para ahorrarte eso – y por otros motivos más importantes- es que  debes verla.

A pesar de lo anterior, y de haber caído catastróficamente en las manos del hype, efectivamente es una película que deja una enseñanza, que es muy entretenida, rápida y tiene un grandísimo Soundtrack que, no olvidemos, es lo que siempre nos convoca en esta sección.

Pero antes, contextualicemos y veamos si podemos responder el enigma que hace a esta película tan bacán.

Este film se estrenó el año 2007 y fue dirigido por Sean Penn. Acá, como en muchos otros largometrajes gringos, también se cuenta con un brillante elenco, donde destacan Emile Hirsch (como Alexander Supertramp), William Hurt, Marcia Gay Harden, Hal Holbrook, Kristen Stewart, Vince Vaughn y Jena Malone, entre otros. Aunque, la verdad, toda la película se la lleva Hirsch, los demás actores son solo algunos clavos y tablas que terminaron por darle aún más estructura a una historia que no tenía cómo funcionar mal.

Into the Wild, también conocida como Hacia Rutas Salvajes, nos relata la verdadera historia de Christopher McCandless, un muchacho que, después de graduarse de la universidad, decide partir por las suyas hacia la aventura. ¿Cómo? Como muchos: Mochileando. Christopher, el que después adoptó como pseudónimo el nombre Alexander Supertramp, viajó por alrededor de dos años sorteando todo tipo de dificultades hasta llegar a su destino final: Alaska.

Ahora, lo que nos convoca. El soundtrack de Into the Wild estuvo a cargo del frontman de Pearl Jam, Eddie Vedder. Y no, su trabajo no resultó ser la epítome del grunge o la semblanza de la escena musical en Seattle a principios de los 90’s.

Al contrario de la idea general, Vedder creo un OST precioso, acústico –en su mayoría- y lleno de vida. La lírica de las 11 canciones del disco se apegan fuertemente a los pensamientos y vivencias del protagonista y nos adentra en el ambiente más propicio para estar en contacto con la naturaleza.

Es cosa de leer el título de las canciones para darse cuenta hacia dónde va el cuerpo del disco. “No Ceiling”, “Far Behind”, “Rise” y las vitoreadas “Hard Sun” y “Society” son algunos de los temas que conforman este OST donde predomina la rústica suavidad de la musicalización y la intensidad de las letras.

Se nota que Eddie Vedder se esmeró. El disco que recibió en promedio un total de 7 estrellas de parte de la crítica especializada, llevó el folk hacia un punto mucho más emotivo y dócil, amable para todos los oídos, coordinando instrumentos de cuerdas, un coro y uno que otro grito y falsete para darle más movimiento a las canciones que lo precisaban.

¿Les dije que Eddie Vedder se ganó un Globo de Oro con esta belleza? Bueno, sí. “Guaranteed”, la canción más larga, con el silencio más extraño del mundo y la que se encarga de cerrar el disco, se coronó ese mismo año con el premio a la mejor canción original. De hecho, fue el único galardón que recibió la cinta a pesar de haber estado nominada a los Oscar, a los premios del Sindicato de Actores, entre otros.

Algo entiendo el revuelo que causó Into the Wild. También puedo entender por qué todos querían ser Alexander Supertramp y se ponían ese pseudónimo en Facebook (porque pasó, pasa y seguirá pasando). Y la verdad es que creo que lo entiendo, en parte, por lo que causó el OST en todos aquellos que vieron la película.

Para que vean lo que puede generar la combinación de la trama indicada con un buen soundtrack, niños.

Síguenos en Facebook, Supertramp lo haría.

 

 

Comenta o muere