fbpx
El Infinito FEATURED Juegos Reviews

Nippon Marathon: Japón in a nutshell

7 mayo, 2019

author:

Nippon Marathon: Japón in a nutshell

El mundo de los japoneses es prácticamente una galaxia de weás que en miles de vidas siquiera podríamos llegar a comprender. Bueno, quizás no tan así, pero no siempre logramos conectar con esos ojos gigantes, letras coloridas y exageradas o su humor tan “excéntrico” que nos hace cuestionarnos las drogas que pueden existir por allá.

El caso es que, por lo menos en este título, no es necesario comprender, sino que nada más disfrutar. Nippon Marathon es un juego de carreras, pero no uno común como podrían imaginar.

El nombre no es más que una antesala de lo que el título es; una frenética competencia en donde cualquiera de los absurdos personajes que podrás elegir, luchará codo a codo contra otros tres corredores, en una batalla por alcanzar la gloria y la fama, tanto del país como la televisión, entre los acalorados gritos del público y el abucheo de tus detractores.

¿Y cómo se logra eso?; ganándole a tus oponentes en una bizarra carrera en donde puedes lanzarles sandías con la precisión de un cohete a tus oponentes, usar piñas que se convierten en paracaídas, dejar bananas para que se saquen la chucha entre otros “artefactos”.

Es básicamente un “Mario Kart”, pero a pie y con elementos muy poco ortodoxos, incluso para un videojuego. Pero hay más, muchísimo más.

Si es Japo, es bueno…y cuático

Mario Kart humano

Nippon Marathon es un juego fuera de lo común, pero absurdamente bien hecho. Y con lo anterior me refiero a que está lleno de defectos, pero que están totalmente justificados para el tipo de juego que es.

Imaginen lo siguiente; un humano con cabeza de perro, un anciano vestido como colegiala japonesa, un tipo vestido de gato parecido a Gonzalo Cáceres, pero moreno y un weón con un disfraz de camarón (y que cree totalmente que de verdad lo es).

¿Es necesario comentar este screenshot?

Todos en posición y listos para empezar una carrera, en donde los obstáculos son perros shiba dando jugo, obreros trabajando, muchísima gente por las calles y un montón de otros elementos que intentarán evitar que llegues a la meta.

Eso es básicamente Nippon Marathon y por muy descabellado que suene todo, es increíblemente divertido. Es más, no solo es divertido, es INSANAMENTE divertido.

Todo lo anterior está perfectamente acentuado por las “físicas” del juego, que te harán volar por los aires ante cualquier golpe brusco (o no tan brusco, a veces) y tendrás que volver a ponerte en pie para seguir la marcha.

Ten ojo en donde pones tus patitas o terminarás volando a la conch…bien lejos.

De igual forma y como mencioné anteriormente, hay una variedad de ítems (que la verdad son poquitos, podrían haber sido más) que podrás utilizar para dejar atrás a tus enemigos o bien alcanzarlos según sea el caso.

Más?
Alta Fidelidad: Kimi no Na wa (2016) por Radwimps "Siento que ya nos conocemos"

Controlar a los personajes se siente muy fácil e intuitivo, por lo que no se requiere de mayor práctica que entrar directamente a jugar una carrera.

Lo interesante del juego es que, para mi sorpresa, tiene un modo historia de lo más ridículo que podrás ver, con escenas y diálogos sin sentido. De hecho, si disfrutas o entiendes el humor japo, lo vas a pasar bomba.

Cada personaje tiene algo que contar y podrás conocer al respecto en el modo historia.

No party, no game

Lo realmente bacán es su modo multiplayer para cuatro jugadores. Si jugar contra la computadora es una experiencia muy entretenida, no hay nada mejor que competir con tus amigos y putearse mientras les lanzas sandías y los haces volar por los cielos, quitándoles ese preciado primer lugar. La experiencia es campal, divertida y por lejos muy gratificante.

Es de esos juegos que, si o si deben estar en esa lista de juegos en las juntas dominicales, junto al Mario Party o al Smash, para vacilarlos después de ir a la iglesia con tu abuela. Es más, deberías jugarlo con TU abuela.

Las gráficas son totalmente malas, pero precisas para un juego de su categoría y que de verdad maximizan la experiencia de las ridículas situaciones que se dan lugar en el juego. Musicalmente es algo parecido, aunque hay que destacar lo movido del soundtrack a pesar de su simpleza.

Claramente las gráficas no son el punto fuerte pero créeme, son perfectas.

Nippon Marathon es un gran juego, no es pretencioso y sabe exactamente lo que es; un título para relajarse, gritar, putear y pasarla bien ya sea versus la siempre disponible computadora o contra los pelmazos de tus amigotes al fragor de unas buenas chelas, en una divertida, bizarra y extraña carrera por la fama nipona.  Muy recomendable.

Agradecemos la gentileza y super buena onda de PQube Limited, quienes nos proporcionaron el juego (y otros más, así que atentos) para su revisión.

PD: y se puede correr como naruto, LA WEÁ BACÁAAAAAAAAAN.

Comenta o muere