fbpx
El Infinito Juegos Reviews

Mutant Year Zero: Road to Eden o como pasar de un clásico juego de rol, a tu consola

9 octubre, 2019

author:

Mutant Year Zero: Road to Eden o como pasar de un clásico juego de rol, a tu consola

La distopía no es novedad para nadie. Mucho menos en los videojuegos. Es más, han sido explorados miles de veces con diferentes fórmulas y resultados. Ahí tenemos a Bioshock por ejemplo, con su propia civilización bajo el mar. Metro 2033 con esa ciudad subterránea sumergida en oscuridad o Deus Ex, con un entorno más cercano al Cyberpunk. 

Lo cierto es que siempre es interesante volcarse a este tipo de juegos por las posibilidades fantásticas que ofrecen, tanto en términos narrativos como de gameplay. Y sí, adivinaron; en Mutant Year Zero: Road to Eden, se nos presenta justamente un mundo aniquilado por los propios humanos en donde ahora todo es muy, muy diferente.

Algo tan extraño como humanoides con forma de animales, pasó a ser común. Incluso ya son parte de la misma sociedad. Y es acá en donde todo se torna interesante pues extrañas alianzas entre seres mitad humano-mitad “algo” se formarán para intentar evitar que las siempre presente fuerzas del mal puedan provocar un daño mayor al ya existente. 

Bienvenido a “la zona”. 

Del tablero a la realidad virtual

Ya es bastante común que juegos de tablero tipo rol clásicos pasen del papel a la pantalla virtual (Cyberpunk 2077 cae en esta misma categoría, de hecho) y en este caso, es así. Siendo concebido como un juego de rol a la antigua, Mutant Year Zero fue totalmente trasladado al entretenimiento electrónico por la casa desarrolladora “The Bearded Ladies”, logrando un trabajo destacable para ser su primer videojuego. 

Partamos por la historia; como ya mencioné anteriormente, nos trasladamos a un mundo distópico en donde, luego de varios eventos catastróficos, la humanidad ha cambiado totalmente y no para bien. 

No solamente gran parte de la misma ha sido devastada e inhabitable sino que ni siquiera los pocos sobrevivientes pueden generar sus propios recursos lo que los lleva a salir a explorar territorios llenos de peligros y misterios. Estos espacios son conocidos como “la zona” y son mayoritariamente los que exploraremos con los personajes que tengamos a mano. 

Lo bacán es que no controlaremos solamente a personajes humanos, sino que también a varios humanoides con diferentes mutaciones genéticas producto de lo sucedido con anterioridad en el mundo de Mutant Year Zero.  Lógicamente, los enemigos a combatir serán mayormente fuerzas opositoras que disputarán el control de estos escasos recursos y territorio. 

Sin embargo y a pesar de la interesante propuesta que nos plantea el juego, la historia en sí no siempre está en el primer plano y en la mayor parte es la “excusa” para salir en busca de cosas invaluables y recursos, sin presentarnos tantos detalles de la misma. 

Los personajes son bastante carismáticos y “queribles”, en ese sentido no es extraño que te encariñes con ellos o elijas a uno como tu favorito pero tampoco se siente un desarrollo en profundidad volviendo esta arista, un elemento desaprovechado, aunque tampoco es realmente un factor en contra. Solamente y en mi opinión muy personal, siento que podrían haber hecho más. 

Notoriamente eso sí, la narrativa mejora bastante en las partes finales, haciendo que recupere varios puntos en este apartado.

Siguiendo la escuela de X-COM

Este es probablemente el punto más a favor del título y es que para los más “clavados” en este tipo de juegos, el que se juegue de una manera similar al legendario X-COM (con su propia receta, eso sí) es simplemente un punto a favor. 

De partida, todo lo que sea exploración se hace en tiempo real. Acá no hay pausas ni tampoco es un mapa “cerrado”, sino que tendrás plena libertad para buscar y recorrer los mapas en busca de misiones y objetos de valor (algo así como un sandbox, pero más lineal) . El cambio viene cuando es momento de luchar. 

Si bien las batallas pueden ser evitadas en algunos casos bajo una mecánica “Stealth” en la que podrás simplemente esconderte y pasar “piola”, en la mayoría de los casos tendrás que sí o sí llenar de plomo a tus enemigos. 

Más?
Pokémon Sword/ Shield presentan sus formas Galar

Acá es donde entra el factor estratégico más cercano a X-COM. Contarás con movimientos limitados que serán determinados por turnos, con elementos RNG al momento de atacar o defender, además de poder utilizar habilidades especiales y únicas de cada personajes (como lo sería en cualquier juego de rol clásico de mesa).

Si sales victorioso, tus personajes ganarán experiencia y subirán de nivel. Con esto podrás ir mejorando sus poderes y stats en general, para lo cual contarás con un generoso árbol de habilidades para ir moldeándolos como mejor te parezca.

La gran diferencia que pude notar entre X-COM y este juego, es que las batallas duran muchísimo menos. Si en X-COM podías fácilmente luchar por más de una hora en un solo mapa, acá los combates se reducen a 15-20 minutos (incluso menos) debido a que los personajes igual manejan una cantidad mucho menos de HP y también suelen estar más a merced de lo que te otorgue el campo de batalla, que no siempre es tan generoso con las coberturas opcionales (y que son destructibles además). 

Esto es bastante positivo ya que hace que todo sea menos “pesado”, dejando así más espacio para el desarrollo de la historia y los personajes, pero también te obligará a planear bien tus estrategias o de lo contrario serás aniquilado sin piedad en menos de lo que canta un gallo. 

El papel nunca se había visto tan bien

Y cómo no, si los capos de “The Bearded Ladies” hicieron un trabajo más que notable en recrear con fidelidad un mundo devastado por los siempre torpes y codiciosos humanos. 

Gráficamente no decepciona y de hecho se ve muy bien para el tipo de juego que es. Tiene varios detallitos que no están demás, como el mismo diseño de los personajes (muy “cool”, con bastante personalidad) además de los escenarios destruibles. Los diálogos entre personajes también les dan mucha vida al ambiente bélico en el que te encuentras, que es acentuado por las personalidades tan peculiares que de repente rozan lo excéntrico, con una cuota no menor de humor. 

El soundtrack tampoco se queda atrás y para los amantes del Synthwave, déjenme decirles que estarán en su salsa pues el juego cuenta con una suculenta y buena cantidad de temas que mezclan la música electrónica, con potentes sintetizadores para darle ese toque “futurista” que estoy seguro van a disfrutar mientras recorren el misterioso y desolado mundo de Mutant Year Zero. 

A modo general, Mutant Year Zero es un gran juego que para mi gusto a pasado demasiado piola, y siento que debería ser lo contrario. Tiene una historia sencilla pero disfrutable, personajes con gran carisma, personalidad y un gameplay que cualquier veterano de los juegos de estrategia podrá disfrutar. Si no eres asiduo a este tipo de aventuras, no te preocupes ya que también es bastante “user friendly” con aquellos que están experimentando por primera vez este tipo de juegos.

En definitiva, si lo tuyo es X-COM o simplemente quieres iniciarte en este grandioso subgénero de los juegos de estrategia, Mutant Year Zero es una excelente opción para absolutamente cualquier tipo de jugador. 

Disponible en PS4, Xbox One, Windows y Nintendo Switch.

Comenta o muere