fbpx
El Infinito Música

Mixtape: 9 Temas que Morrison dejó tras su paso por la Tierra

4 julio, 2017

author:

Mixtape: 9 Temas que Morrison dejó tras su paso por la Tierra

Son 46 años… sí, 46 años han pasado desde el fallecimiento de una de las voces más graves del rock de los sesenta.

Una cabellera indiscutiblemente reconocida. Una sonrisa de reptil y unos movimientos serpentinos. Una psicodelia idónea del alucinógeno más potente de Woodstock, y unas canciones que marcaron no solo por la innovación melódica, sino que también por su esencia y entrega en cada nota.

Jim Morrison, uno de los fatídicos integrantes del «Club de los 27«, falleció en París, en el verano de 1971, debido a una sobredosis de heroína, sin embargo hasta la actualidad aún se discute su causa de muerte, porque nunca hubo una autopsia oficial por parte de los forenses.

«El Rey Lagarto», tal como era conocido por sus fanáticos, además fue un poeta y compositor que rompió con la estética preponderante del rock and roll de aquella década, la cual fue comparada muchas veces con la propuesta de Led Zeppelin o Deep Purple. No obstante, lo que marcó en la escena artística mundial, fue su esencia tan introspectiva, personal y de una decadencia permanente, lo que hizo que se convirtiera en un ídolo para muchos y una leyenda para pocos.

Porque todos han tarareado alguna vez las canciones «Light my fire» o «Break on Through (To the Other Side)», sin embargo muy pocos acostumbran a visualizar la esencia más íntima de un cantante.

Es por ello que acá te entregaremos nueve canciones tan importantes en la carrera de Jim Morrison; que no era solo egocentrismo puro, sino que sensibilidad y autenticidad como artista.

9.- People are Strange (Strange Days, 1967)

«La gente es extraña»… una canción que de alguna u otra forma, sin miramientos a una sociedad dividida por el capitalismo y el socialismo, demuestra la desconexión que tanto Morrison como los integrantes del movimiento «Hippie», poseían con la demás gente.

Una melodía tímida pero que también explora la voz de barítono que caracterizaba al cantante nacido en Melbourne. Aquí, simplemente deseaba decirle al mundo que ser distinto no era lo mismo que vivir fuera de la masa, sino que ellos son, finalmente, los extraños ante un mundo de caretas.

8.- Roadhouse Blues (Morrison Hotel, 1970)

Un poco de blues no le hace mal a nadie, ¿verdad?

Esta fue la premisa de Jim Morrison para adecuar el estilo de «The Doors» a un rock más suave y concurrido. Con una potencia ascendente, The Lizard King demuestra que no es solo un artista de la rama psicodélica del arte, más bien llega a decir: «Sí, mírenme, soy Jim Morrison, y puedo cantar lo que ustedes me den».

Roadhouse Blues mantiene la idiosincrasia del viejo Estados Unidos, con la adicción a la adrenalina y a las ganas de Morrison por desmarcarse del rock limpio y pulcro, y demostrar que con lo grotesco y atrevido también se puede lograr el éxito.

7.- When the Music’s Over (Strange Days, 1967)

Bueno, para Morrison la música nunca acabó.

No obstante, «When the Music’s Over», de casi 11 minutos, da a entender el extracto más sensual y erótico de Jim Morrison, y claramente de los Doors.

6.- Riders on the Storm (L.A Woman, 1971)

«Corredores bajo la tormenta». Muchos que no conocen a The Doors se preguntarán ¿qué quiere decir esta canción?

La canción parece muy pacífica e intransigente en gran parte de esta, no obstante pocos se han dado cuenta del trasfondo de la pieza, que por lo demás contiene dentro de su instrumentación un órgano exclusivo para The Doors.

Bien, la composición de Morrison habla sobre el asesino Billy Cook (quien mató a una familia: hizo auto stop y mató a la familia que le recogió), en especial en la línea «There’s a killer on the road» (Hay un asesino en la carretera); por consecuencia se incluye una tormenta, un auto a velocidad moderada.

Pero ¿por qué está relacionada con la introspección de Jim Morrison? Debido al gusto que tuvo Morrison alguna vez en su vida con las historias sangrientas, de asesinados y policíacas; por lo tanto, tal como lo expresó en una entrevista meses antes de su muerte, esta canción fue inspiración y una máscara para él.

5.- Strange Days (Strange Days, 1967)

Tal como fue con «People are Strange», Morrison da a entender que la sociedad de esa época vivía años de controversia y adversidades. Tal como lo relató «AllMusic», este artista con «Strange Days» busca explicar qué pasa con los hippies y de dónde aparecieron para inmiscuirse en esta sociedad antisocialista.

Más?
The Raconteurs anuncian su nuevo álbum: Help Us Stranger

Al ser uno de los primeros álbumes de The Doors, Jim Morrison intenta demostrar su inquietud frente al momento socio-cultural que imperaba en los Estados Unidos, esclareciendo que no solo era sexo y rock and roll, sino que también poseía un sentido humano enardecido ante el arte y la conciencia colectiva.

4.- The Unknown Soldier (Waiting for the sun, 1968)

 

Guerra de Vietnam (1955-1975). Este fue el argumento para que Morrison, escribiera esta canción. Nuevamente se desvela el sentido humanitario que los integrantes de The Doors poseían por lo que ocurría nivel mundial. Lamentablemente, Jim no logró ver el final de este conflicto armando, ya que él falleció cuatro años antes.

«El soldado desconocido», relata la ficticia travesía de un integrante del ejército estadounidense que demuestra trastornos mentales tras su participación en la guerra. Morrison quiso retratar su malestar sobre esta matanza, a pesar de no haber ido directamente al conflicto, y acentuar el ápice de que todos somos humanos y podemos ganar una batalla siendo, por siempre, alguien desconocido.

3.- You Make Me Real (Morrison Hotel, 1970)

«Tú me haces real». Mantiene la esencia del blues y el rock and roll The Doors, empero no es una simple rola para entretener.

Acá, ya a un año antes de fallecer, Morrison entrega todo su romanticismo muy íntimo y de la manera más sincera posible. Sí, las drogas ya eran un tópico seguro del diario vivir de este artista, por lo tanto relata su necesidad de que su exesposa lo haga real y lo aleja de todo este mundo de las adicciones.

No obstante, ya sabemos el final…

2.- Love Street (Waiting for the Sun, 1968)

Jim Morrison en «Love Street» (la calle del amor), manifestó todo su amor a Pamela Courson, la musa que enamoró a un extravertido Lagarto. No hubo más sinceridad que en este álbum, en conjunto a «Hello, I love you» y a esta canción.

Love Street no es la típica balada de amor platónico y lleno de emoción desaforada. Más bien, es una apertura de corazón inusitada, la cual refleja un cúmulo de emociones que pocas personas saben retratar.

1.- The End (The Doors, 1967)

 

Once minutos con cuarenta y tres segundos de perfección introspectiva pura.

«The End» (El final) es una canción que cuesta mucho describir, a causa de la fórmula que aplica Jim Morrison al componerla e interpretarla, especialmente en vivo. Incluso, se podría hablar que es una canción inconsecuente, ya que habla de un final, pero también relata el inicio de cómo él empezará un final.

En cada presentación, el Lagarto cambiaba la estrofa final. Una de las más recordadas fue en el bar Whiskey Go Go, cuando recitó:

Father
Yes, son
I want to kill you
Mother
I want to fuck you

(Padre
Sí, hijo
Quiero matarte
Madre
Quiero follarte)

Siempre será recordada esta canción por contener una letra muy explícita e implícita a la vez. ¿Por qué? Debido al nivel de sexualidad que expresa Morrison, pero también la sutileza de desenmascarar su niñez interior de decir «This is the end» (Este es el final).

Jim Morrison cumplió 46 años viviendo en otra dimensión, donde la música es más importante que una guerra. Donde no hay necesidad de dividir entre socialistas y capitalistas. Donde no se conocen los hippies o conservadores. Donde el Lagarto podrá convertirse, finalmente, en el animal más poderoso del reino.

Jim Morrison (8, diciembre de 1943 – 3 de julio de 1971)

 

 

Comenta o muere

Periodista empedernidamente adicto al séptimo arte y a la música. Creativo cuando puede; inteligente cuando se debe; profesional cuando lo amerita... pero nunca una estrella de porno.