fbpx
El Infinito

Mini-Review: La vida moderna de Rocko

26 agosto, 2016

author:

Mini-Review: La vida moderna de Rocko

Este texto es una colaboración enviada por Cami Ardiles.

Cuando Joe Murray vio el primer capítulo de la vida moderna de Rocko, tiene que haber pensado de su creación lo mismo que nosotros: “una puta obra maestra”, lo pensamos hace 14 años o más y lo seguimos pensando hoy en día cuando en algún arranque de nostalgia o acompañado de alguna cosilla (¡Drogas! cof cof) buscamos alguna aventura de nuestro wallaby (si, wallaby. no canguro) favorito en internet.

Su primera emisión fue en el año 93, los grandiosos 90, se instaló junto a varios de los por ese entonces “nicktoons” en televisiones alrededor del mundo junto a Heffer, Filburt y una tropa de personajes bizarros entre los cuales Rocko era el que parecía más cuerdo.

El surrealismo era pan de cada día en O-town, la ciudad donde transcurrían las aventuras o desventuras del Wallaby y sus amigos: casas cayendo del cielo sin razón aparente, comida que de la nada cobraba vida y exigía no ser devorada e inclusive teléfonos, sillones y alfombras comportándose como humanos con tanta naturalidad que al espectador le parecía lo más normal del mundo, tanto así como para que detalles como el que Rocko trabajara en una línea erótica, los personajes cambiaran de sexualidad de repente o un humor más allá de lo negro pasaran desapercibidos .

Y es que cuando vuelves a ver la vida moderna de Rocko contando ya con un buen prontuario (pega, relaciones, jefes odiosos, vida de soltero/a, vecinos histéricos, etc.) es como si vieras una serie completamente nueva, lo que antes eran tallas que le pasaban a un personaje con el cual te reías hoy es básicamente tu vida, solo que exagerada al límite y con el absurdo como amo y señor, lo cual es maravilloso porque; para bajones mentales y existenciales están las deudas, los noticiarios y el cine arte.

Más?
Michael Myers regresará a salas nacionales a 40 años de su primer asesinato

 

Para reírnos de nuestra vida y pensar que al fin y al cabo no estamos tan cagados; está la vida moderna de Rocko. Síguenos en Facebook.

Comenta o muere