El Infinito Juegos

9 Juegos LEGENDARIOS de Konami

10 octubre, 2017

author:

9 Juegos LEGENDARIOS de Konami

Con-che-tu-mare, yo juré de guata que era difícil hacer un top 9 con juegos de Capcom

¿Pero Konami?

Tiene tantos juegos inmortales que me dió problemas reducir la lista… a 25, básicamente me guié por mi intuición femenina para dejarla sólo en 9, pero comprendan: dejar juegos tan buenos de lado, le duele a mi corazón latino.

La historia de Konami es una guía ilustrada de cómo arruinar un legado perfecto, 20 años seguidos (de 1985 a 2005) sólo de éxitos, juego tras juego de oro sólido que llegaba a nuestras manos, entonces veíamos la etiqueta “KONAMI” y conocíamos muy bien el significado de la calidad.

La hostilidad de Konami hacia sus fans es digna de estudio: logró espantar a todos quienes se preocuparon por evitar su hundimiento. Con el despido progresivo de sus empleados, la actitud testaruda de ejecutivos y el uso deplorable de sus amadas franquicias en maquinas de casinos y sacando un juego al año (PES), se ganó nuestro odio.

El polémico despido de Hideo Kojima fue sólo un síntoma más en la enfermedad que venía arrastrando el estudio por más de una década. Pero no escribí esto para hacerlos sentir como la callampa, vine aquí a celebrar un legado (de los filósofos) tan grande que un solo artículo no le hace justicia. Estos son los 9 juegos legendarios de Konami.

Suikoden II

Cuando un RPG tiene 108 personajes jugables, un modo de estrategia táctica picao a Fire Emblem y combates más rápidos que la cresta,y que además es un RPG tradicional con una amalgama de historia grandiosa, misiones secundarias, personajes pulentos, calabozos y exploración, sabes que estás frente a un producto trascendental.

Suikoden II es sublime y Konami fue tan aweonao que lo publicó al mismo tiempo que Final Fantasy VIII ¿Qué más se podía esperar?

Contra: Hard Corps

El único juego de Contra en la Sega Génesis tenía que ser el mejor ¿No? Estoy consciente que esa oración es debatible: Contra III The Alien Wars, Super Contra y Contra 4 fueron contendientes brutales para quedarse con este puesto, pero Hard Corps es el único que se ganó mi corazón.

No creo que sea el más difícil de los Contras, pero definitivamente es el más memorable. Es el carisma puro que contienen sus niveles cyberpunk retrofuturistas,ese soundtrack tristemente olvidado y esa acción descarnada que representa un punto medio entre los Contras clásicos y Metal Slug, además de tener múltiples finales y cuatro protagonistas: Un tipo, un hombre lobo, una supermodelo y un robot que entran a un bar… cada uno con armas y habilidades especiales.

Teenage Mutant Ninja Turtles IV: Turtles in Time

De la montonera de licencias clásicas con las que trabajó Konami, nadie pudo vaticinar que las Tortugas Ninja tendrían la osadía de trascender sus frívolos y corporativos orígenes, un juego mercenario para aprovecharse de una franquicia de moda ¿Qué impacto es capaz de producir?

Teenage Mutant Ninja Turtles IV fue un parteaguas en la super nintendo, durante años se creyó imposible alcanzar esos gráficos y ese framerate en una consola casera, con sprites así de grandes y coloridos era virtualmente imposible que se viese y jugase bien al mismo tiempo.

Pero Konami le dobló el brazo al destino y redujo considerablemente las diferencias entre la versión de Super Nintendo y Arcade, dándonos un producto pulido a más no poder ¡Cowabunga y la concha!

International Superstar Soccer

1995 vió nacer una rivalidad ancestral, una batalla de franquicias que continúa hasta nuestros días y que probablemente provoque conflictos armados de carácter religioso en un futuro no muy lejano: hablo de FIFA contra PES.

Te puede interesar:   La nueva temporada de Twin Peaks fue recibida con una ovación en Cannes (y de cinco minutos)

Al igual que Pepsi contra Coca Cola, Adidas vs Nike o Apple vs Android este enfrentamiento le ha dado forma a los juegos de fútbol hasta nuestros días.

Konami, siendo los brutos que son, le cambió tres veces de nombre a su franquicia de fútbol (International Superstar Soccer, Winning Eleven y PES) entonces lleva una batalla de 22 años contra EA y sus equipos licenciados.De todos modos, International Superstar Soccer es el manso juego, esto se debe a la velocidad con la que nos pone al mando de un equipo (no más de un minuto entre que prendemos la consola y el pitazo inicial).

Y además, con el truco correcto podrías convertir al árbitro en perro, que mejor.

Sunset Riders

Siempre elegía a Cormano cuando me disponía a jugar Sunset Riders. Me gustaban sus escopetas y hablar con un terrible acento Mexicano, cosa que definitivamente no era racista para los estándares de 2004 – 2005, tiempos más barbáricos donde los celulares tenían botones y la gente creía que el mundo se iba a acabar.

Me encanta el soundtrack de Sunset Riders, es como si adaptaran la música de los clásicos de John Wayne utilizando sintetizadores, como si George Cosmatos hubiese dirigido una película de vaqueros… cosa que sí hizo en Tombstone, pero no pueden negarme que Kurt Russell habría actuado mejor con sintetizadores de fondo.

Castlevania Symphony of the Night

“What is a man? A miserable little pile of secrets. But enough talk, have at you!”

No tengo nada más que decir. Symphony of the Night es la forma máxima de la saga Castlevania. Lamentablemente, también representa su último salto, ya que tristemente no hará más que arañar la gloria hasta nuestros días, con una que otra copia pendenciera en consolas.

Aunque no todo es tan terrible, los Castlevanias de GBA y NDS son pulentos: Portrait of Ruin, Dawn of Sorrow, Order of Ecclesia y Harmony of Dissonance. De hecho yo crecí con Castlevania: Aria of Sorrow en emulador de GBA, el único emulador que sabía usar (el ZNES es super enredado, especialmente con 10 años y un leve retraso).

De cualquier forma, Symphony of the Night es bueno, representa el poderío de una franquicia y el perfeccionamiento de una fórmula que he envejecido como el vino.

The Simpsons Arcade Game

Amanecer, ocaso, amanecer, ocaso, los pastores de Belén corren presurosos, y de tanto correr traen…los zapatos rotos.

Al igual que en la canción de Homero, me pongo sentimental con The Simpsons Arcade Game, un juego mercenario de una licencia occidental que terminó convertido en un juego de culto. Hay dos elementos graciosos e inigualables que hacen de este juego una bestia única: Los Simpsons en 1991 era (todavía) una serie para adultos y Konami era una compañía japonesa, con apenas una pincelada de la naturaleza real del show.

En otras palabras, los diseñadores tuvieron una libertad ridícula para reinterpretar a los personajes de Springfield en combates PG 13 contra ninjas, marcianos y hombres gordos en tazas voladoras. Las escenas entre niveles son geniales, el juego es veloz, agresivo y se puede jugar de a 4 ¡Es ridículo!

Silent Hill 2

Silent Hill fue una saga que observó el mundo post Resident Evil de los 90’s y dijo “ya, pulento ¿Y si lo hacemos realmente terrorífico?”

Antes de Silent Hill los videojuegos se habían vuelto bastante buenos imitando las convenciones del género slasher de los 80’s al punto de copiar a la perfección los jumpscares y emociones propias del género.

Te puede interesar:   999 Juegos Antes De Morir N°955: Fatal Frame (2001)

Pero fue Silent Hill el que se atrevió a ir un paso más allá, a volverlo existencialista y turbio. Supe que lo mio con Silent Hill 2 era amor, cuando llegué al complejo de apartamentos, y me perdí. Hacer que la atmósfera de un lugar te coma vivo es una labor de artesanía, y Konami solía forjar ambientes así con un fuego admirable.

Es la historia de Silent Hill 2, combinada con esos lugares los que le dan este puesto, le gana a duras penas al Silent Hill original, que es igual de bueno.

Metal Gear Solid 3: Snake Eater

¿Puede un individuo cambiar los estándares de una industria entera? Metal Gear Solid 3: Snake Eater es tan… único que se convirtió en el estándar perfecto con el cual medir a todos los demás juegos que han salido desde 2005 en adelante. Si, es cursi, su historia es un montón de teorías conspiranoicas de universitarios drogados sobre el “nuevo orden mundial” y la inteligencia artificial es bien pobre pero… es el corazón mismo del videojuego quién camina junto a MGS3.

Hideo Kojima se tira de cara en el choque frontal de dos filosofías: La libertad de un artista, sujeto a la voluntad económica de una industria agresiva que demanda secuela tras secuela, versus la mentalidad japonesa, que se puede resumir en: “Nunca jamás debes estar conforme con nada que hagas, porque siempre lo puedes hacer mejor”.

Cada juego de la saga Metal Gear Solid es una noche de pasión con el cine de acción. MGS1 mezcla a Escape from New York y The Guns of Navarone, MGS2 combina Die Hard y The Matrix, y por supuesto, MGS3 son 15 horas de sexo sucio con The Deer Hunter, Depredador y Goldfinger, en un Ménage à trois donde las últimas 5 horas son tan intensas que vas a necesitar vaselina extra.

El carácter bombástico de MGS3 es derechamente lo que busco en un juego, es una curva de intensidad tan magistral que replicarla es muy difícil, por lo que se convirtió en el sentimiento default que necesito en todo juego de acción.

Un sentimiento que me devuelve a mis años de formación, a mis días jugando en las arcades y la Sega Genesis sin quitar los avances tecnológicos que el siglo XXI trajo a la mesa.

En otras palabras, un juego la zorra.

Síguenos en Facebook.

Leave a comment

Comenta o muere: