El Infinito Juegos

9 juegos LEGENDARIOS de SEGA

20 diciembre, 2017

author:

9 juegos LEGENDARIOS de SEGA

Sega Genesis does what Nintendon’t; en los tumultuosos años 90, el mercado vio desarrollarse la primera guerra “real” de consolas.

Atari se enfrentó al Astrocade y al ZX Spectrum, dos consolas de videojuegos más viejas que la chucha. ¿Alguien se acuerda de esas dos competidoras? No, Atari ganó con tanta ventaja que olvidamos a su competencia por completo, lo que hizo de su victoria un precedente.

En contraste, los 90’s pusieron cara a cara a Sega en la esquina azul y a Nintendo en la esquina roja: dos titanes corporativos cuyo choque de proporciones apocalípticas causó ecos que se sienten hasta nuestros días, dado que ambas compañías subsisten en 2017.

Ahora, Sega a nivel empresarial está siendo administrada por un montón de soquetes descerebrados con suficiente aweonamiento como para llenar una piscina olímpica.

Están sentados literalmente sobre una mina de oro compuesta por decenas de sagas clásicas: House of the Dead, After Burner, Alex Kidd, Crazy Taxi, Daytona USA, Golden Axe, Jet Set Radio, Outrun, Panzer Dragon, Phantasy Star, Shinobi, Shining Force, Skies of Arcadia, Altered Beast… ¿Y qué juegos les importan en 2017? Futbol Manager y Sonic.

Vayanse a la conchesumadre, por favor.

Nota del editor: y Streets Of Rage <3

Pero este post no es sobre lo malo; es sobre lo legendario

Este top es especial. Nace por mi molestia hacia los nostálgicos de cartón que quedaron atrapados en la era “Sega Génesis” (Megadrive para los amigos europeos).

Si googlean “top 10 juegos de Sega” sólo van a encontrar videos y artículos con el apellido “Génesis” en el título, como si después del 2001 la compañía hubiese muerto junto a la Dreamcast. Nadie vive de nostalgia.

En los 17 años que siguieron hay algunas joyas y estoy aquí para hacerles justicia, a lo clásico y lo moderno. Ojo, que no hay ningún juego de Platinum Games ni Arc System Works, esas dos compañías subsidiarias de Sega se merecen listas propias.

 

9.- House Of The Dead Overkill

El carisma del cine exploitation, los zombies y el gore no siempre dan en el clavo. Necesitas humor para que llegue a buen puerto, esa es la quintaesencia de House of the Dead Overkill, juego que desafió la línea “family friendly” de la Wii.

Chuchás a raudales, baldes de sangre, tripas, mujeres gigantes zombie que dan a luz fetos mutantes y una trama de venganza que coincidentemente transcurre durante un apocalipsis zombi, son el corazón maduro de House of the Dead Overkill. Toda la acción de las arcades en la comodidad del hogar.

Ultra recomendado para jugar en cooperativo y cagarse de risa.

8.- Alien Isolation

Si me lo preguntan, Alien Isolation no es el mejor juego de Alien. Puta, no es ni siquiera el segundo mejor juego de Alien, sin embargo no puedo negar que Isolation captura a la perfección la esencia Alien, mucho mejor que Alien Covenant al menos.

Me hizo sentir miedo y tensión real, potenciada por la inteligencia artificial del Xenomorfo, inteligencia que es tan hija de puta que raya en lo brillante: el culiao sabe en todo momento donde te encuentras. Juega contigo.

En resumidas cuentas, es largo, difícil, luce genial y se juega aún mejor. Además, por primera vez desde principios de los 90’s que podemos jugar con la teniente Ripley (en los DLCs, sigue siendo la mano perversa de Sega) y sentir el terror de la tripulación del Nostromo, enfrentando un enemigo inmortal y omnisciente, porque el muy conchesumadre puede oler tu trasero a kilómetro y medio.

7.- Sonic the Hedgehog

Sonic the Hedgehog es ciertamente el más débil de la trilogía original, cosa que no sorprende a nadie dada la alta calidad de los primeros tres juegos. Es como si Sonic Team hubiese tomando una tajada de su era y la hubiese preservado hasta nuestros días, para que las futuras generaciones pudiesen jugar y disfrutar tal como en 1991.

Te puede interesar:   999 Juegos Antes De Morir N°922: Earthbound (Mother 2) (1994)

Hablo de una época donde el Sonic Team aprendía de sus errores y perfeccionaba una fórmula con tal mimo y dedicación que hasta el día de hoy puedes zambullirte en cualquier juego de Sonic en la Sega Génesis y descubrirás una experiencia incombustible que perdura a pesar de los hachazos del tiempo… menos Sonic 3D y Sonic Pinball.

Pensándolo mejor, la saga de Sonic terminó con Sonic & Knuckles, no jueguen niuna weá extra.

Sonic tiene 26 años, todos deseamos estabilidad en nuestras vidas a los 26 años. Por favor Sonic Team, ordena tus weás po, conchetumare.

6.- Shenmue

Shenmue es chistoso en el mejor sentido posible. Es una experiencia inusual dentro de lo que los videojuegos nos ofrecen, un juego pensado desde las pequeñas experiencias que componen la vida.

Son momentos en la vida de Ryo Hazuki, hilados por una narrativa concebida desde la nostalgia. La lluvia, la noche, los gatos y los escolares que corretean la ciudad costera de Yokosuka, como congelados en una polaroid de 1986, el año donde transcurre el juego y que está recreado con cariño.

Shenmue no es una historia de venganza, es una historia de abandono, mentiras, de pobreza y marginalidad. Nuestro héroe quiere venganza, pero también tiene que levantarse temprano para ir al laburo. Si la premisa de un vengador Kung Fu de clase trabajadora no les parece suficiente, está Shenmue II, que es igual de bueno.

Eso si, es un hueveo emularlo en computadores modernos. Están advertidos.

5.- Yakuza 2

Uno de mis aliados de toda la vida me regaló el Yakuza 2 pirata para PS2 cuando estaba en tercero medio. En ese momento me dijo una frase: “FEEL THE HEAT”. Ocho años después y sigue ahí, con su etiqueta fotocopiada, recordando las tardes completas que me pitié en el barrio Shibuya, buscando peleas callejeras y jugando en las arcades del Club SEGA.

Yakuza 2 es heredero de los beat em’ ups de los 80’s: una historia de honor, acción y violencia en los bajos fondos de Japón, donde la ridiculez nipona seduce al mundo abierto de GTA, en una nación donde la fuerza policíaca completa dispara menos de 20 balas al año, agarrarse a coscachos es ley.

4.- Daytona USA

GAME OVER HEEEEY, escuché esa frase más veces que la chucha. ¿Qué puedo decir? Puta, soy mejor chocando que ganando.

Daytona USA sabía como hacerme volver a sus cabinas en los juegos Raprán de Estación Central, había que meter dos fichas porque era un juego de los bacanes.

Hubo un tiempo donde había un Daytona USA en cada local de arcades del país, un juego de autos que hizo escuela con gráficos que consiguieron milagrosamente subsistir desde principios de los 90’s hasta el día de hoy, todo gracias a una dirección de arte majestuosa.

 

3.- Streets of Rage 2

Una ciudad anegada por el crimen y la corrupción a punto de estallar, en una explosión de sangre y violencia a manos del único piño de policías honestos quienes deciden tomar la justicia por sus manos. Les juro que no había escuchado de una premisa tan intensa desde GTA Santiago.

Te puede interesar:   Expoweed: Más que solo caños

También llamado Bare Knuckle 2 en Japón, Streets of Rage 2 es un Beat Em’ Up cocinado en el fuego de más brillante de la Sega Génesis concebido en 1992, año del apogeo de SEGA como compañía. Si su predecesor trajo la experiencia arcade a las consolas, es Streets of Rage 2 quien perfecciona la fórmula.

Volviendo a este juego luego de una década me queda claro que Sega pudo ganar la guerra de las consolas. Los muy chuchesumadres la cagaron.

 

2.- Total War: Shogun 2

Aquí la cosa es sencilla: Samuráis. Muchos, muchos samuráis en ejércitos de miles, tajeándose en el periodo del Sengoku Jidai. Una recreación histórica que captura a la perfección la esencia de ponerse el yelmo de un señor feudal nipón del siglo XV y dar órdenes.

Nunca he sido bueno pa’l Starcraft, le amo pero mi tunel carpiano no. En Starcraft creas y construyes tus cosas en tiempo real mientras planificas tu estrategia, en la saga Total War esto está dividido en dos: una fase en tiempo real y la otra en estrategia por turnos.

En la primera damos órdenes en un campo de batalla donde cada “unidad” está compuesta por 150 guerreros, cada uno con lujo de detalles y animaciones únicas a la vez que fluidas para cada acción. La otra fase es la planificación, en un mapa del archipiélago de Japón movemos nuestras fuerzas, hacemos alianzas, ordenamos a nuestros ninjas que maten, reclutamos tropas, secuestramos princesas y traicionamos a otros señores feudales.

Todo esto mientras avanzamos en nuestra conquista del Shogunato, jugando con figuras históricas que a cualquier fan del animé le sonarán de algún lado.

1.- After Burner II

¿Acaso Sega hizo mi juego favorito? Es probable, no por nada fue el segundo “999 juegos antes de morir” que hice.

After Burner fue el videojuego que me hizo mutar. Sus rayos catódicos fundieron mi lóbulo prefrontal y me dieron poderes de mutantes, no como los de Marvel, sino que algo más cercano al Toxic Avenger.

Es el segundo o tercer recuerdo que poseo de mi infancia temprana y se ha quedado junto a mí todos estos años, puta que me apasiona hablar de esta weá y ni siquiera he empezado a hablar de After Burner II.

¿Qué puedo decirles? Es un poema del caos, un vendaval de adrenalina de esa que te tuerce el cerebelo y pervierte tus sentidos; es esa emoción que me hipnotizó la que busco en todos los videojuegos.

Se que es una búsqueda fútil y condenada al fracaso, pero, ¿no lo es acaso todo lo demás en la vida también?

¡Síguenos en Facebook!

Comenta o muere