fbpx
Cine + Series

Logan: Trascender al género

4 marzo, 2017

Logan: Trascender al género

Hay una palabra que se repite en la mayoría de las reseñas de Logan y creo que es un adjetivo súper pertinente.

Crepuscular.

Eso es algo que se aplica a varios niveles. No quiero hablar de Logan en sí misma, sino más bien de lo que puede representar en las cartas que Fox está jugando.

Logan es el reclamo de un personaje al que le tomó 17 años que lo entendieran, uno que funciona porque precisamente el más salvaje de los X-men -con el perdón de Bestia-, es también el más humano de todos.

Es una historia que por tono, resulta impensada hace algunos años atrás y que sirve como honesta carta de amor, excelente película autónoma, y ejemplo a seguir dentro de un género que constantemente roza el abuso de la paciencia de sus espectadores.

James Mangold debe agradecerle bastante a Deadpool en ese sentido. Hoy por fin está haciendo la película que quería, y no habría sido posible si no hubiera existido una película Rated que demostrara que aun así, se puede ser exitoso en taquilla si quieres contar historias con elementos más adultos (paradójico caso en Deadpool) y dejar de enfocar todo en la figura de la franquicia toyotable (que terminó matando cosas como las Batman de Burton o Iron Man3).

Como sea, Logan también viene a confirmar que el género superheroico funciona muy bien cuando se adapta una historia cuya principal motivación es desarrollar a su personaje, dejando la pirotecnia como un elemento secundario dentro de su propuesta y preocupándose de generar en torno a él, un mundo de verdad coherente y que no termine fagocitado por el infranqueable muro de la estructura narrativa inamovible.

Films como Capitán America: The Winter Soldier, Batman Dark Knight Rises, Hellboy  o la misma Wolverine II, tienen ese problema.  La segunda película de James construye todo un relato basado en la figura de su héroe, en sus virtudes y sus características y en su acto final terminan saboteando eso y ahí tenemos  al mismo Wolverine enfrentando a un robot gigante o por ejemplo le chantan a Batman una bomba nuclear o al Capitán un Hellicarrier que se quema, tirando por la borda todo lo construido solo por el afán de caer en lo espectacular.

Este afán de contentar a los niños que quieren ver explosiones, o al adulto irreflexivo que pretende y juzga a las películas comerciales con otra vara “porque son entretenimiento”.

Logan, hace precisamente lo contrario. Al igual que aquellas que han trascendido en el género, su relato se contiene; se matricula con un western en tono y forma, y nos entrega un relato para el cual Wolvie es perfecto.

Una historia sobre hombres indignos buscando redención; sobre cruces que cargar y resistencia en torno al honor. En Logan, encontramos una sentida maduración del género que por fin está entendiendo que hay historias e historias.

¿Podemos tener una multitudinaria reunión de héroes salvando el universo? Claro y con chistes incluso! Pero también podemos contar la historia de la tragedia personal. Narrada desde la guata y escupiendo la bilis rabiosa.

Más?
La película ambientada en el universo de Breaking Bad es una secuela protagonizada por Jesse Pinkman

Y cada una tiene su espacio.

Jackman sabe de eso y tras casi dos décadas detrás de la personificación del canadiense, se entrega en cuerpo y alma al que sabe que será por siempre, su papel. Así como para muchos existe sólo un Luke, un Froddo, un Indy, Hugh Jackman, trasciende y logra dar con el mejor cierre que su personaje puede tener.

Un personaje que conoció los pésimos manejos en la Fox de la era Rothman y que vio como una franquicia que inició la era dorada de los comics en el cine, era tirada al tacho de la basura con cosas como Last Stand o su primera película en solitario. Hoy cobra su venganza particular.

Logan no es solo una muestra de que la mirada de autor (y no el calco como siempre exigen los fans) cuando se encuentra con el personaje adecuado brinda cosas memorables, también ha encontrado un relato capaz de hablar de la condición humana y la familia, extrapolada a un abuelo senil, un hombre acabado y una chica sin hogar.

Es una película que habla del ocaso de una franquicia. De un personaje y de ciertas estructuras sociales que ya se encuentra erosionadas por las miles de vertientes y estímulos disponibles.

Eso tiene que ver con cierta maduración del género y del como lo percibimos como audiencia. Pero por sobre todas las cosas, tiene que ver con que existe una comprensión en la figura del héroe como alguien mucho más complejo que un diseño cool y onliners, tiene que ver como una lectura de lo humano como parte de lo esencial y encontrar lo que te transforma en único.

Y tuvo que llegar un perro viejo y rabioso a enseñarnos esa lección.

Comenta o muere

Periodista. Fundador de Plan9. Weón fome.