Animé El Infinito

De por qué a las minas nos gusta el YAOI y eso está bien

21 marzo, 2017

author:

De por qué a las minas nos gusta el YAOI y eso está bien

Me sentía rara por ver vídeos de hombres teniendo sexo y que me pasaran cosas.

En estas búsquedas insaciables de porno (que me pego de vez en cuando, generalmente si estoy aburrida) tengo mis tópicos infalibles, y uno de ellos es el porno homosensual.

No sé si es por la completa entrega de alguno de los protagonistas, o porque aparecen hombres bellos y con bonitos cuerpos, o porque simplemente encuentro más armoniosa la figura masculina que la femenina (discrepando con la opinión popular, lamentablemente), que de verdad me encanta la acción entre dos personas del mismo sexo, específicamente en lo que respecta a los machos.

Puede que tenga que ver el hecho de volverme una espectadora de la vulnerabilidad en el “sexo fuerte” lo que hace a este género tan atractivo según mi perspectiva, no lo sé, pero lo que sí sé, es que somos muchas las que compartimos ésta afición: la de disfrutar de dos hombres follándose/amándose en todas sus formas, géneros y estilos.

Empecemos por las cifras. Loco, es un hecho que nos encanta ver porno homosexual, y da lo mismo si los protagonistas son hombres o mujeres. Como no solo de pajas ajenas viven los dueños de los sitios porno de cabecera, Pornhube junto con Buzzfeed (hasta en la sopa) realizaron un pequeño catastro sobre los tópicos que preferían las minas al entrar a los sitios triple X. ¿Resultado? Supongo que lo adivinan.

Como el porno está históricamente diseñado para los varones, muchas veces las minas nos sentimos aisladas de la diversión porque no, generalmente ver un mete-saca perpetuo no funciona con nosotras de la forma en que funciona para los hombres. Estudios aseguran que las mujeres prefieren el porno homosexual porque el juego previo resulta ser interesante entre dos varones y porque en el caso del porno lésbico se hace un especial énfasis al placer de la mujer -sobre todo en lo relacionado al sexo oral-  lo que nos vuelve más cómplices y nos hace sentirnos mucho más identificadas con lo que vemos.

Pero esto del gusto por lo relacionado al porno homosexual no se queda solo acá, sino que se traslada hacia otras formas. Las mujeres podemos ver porno, pero preferimos hacerlo de diferentes maneras, y no necesariamente abriendo un sitio virulento en internet. Quizás porque somos más poéticas o porque preferimos muchas veces imaginar, es que nos sumergimos en otras vertientes. Y por eso es que llegamos al YAOI, y en verdad es cosa de ver los números en Facebook -por ejemplo- para darnos cuenta de las miles de seguidoras que tiene el género.

Te puede interesar:   Soñar despierto: Habrá una nueva línea de comics en el universo Sandman

 

Ya, igual recordemos que aquí lo que nos convoca es el YAOI. Para los/las que no lo sepan, el YAOI nació en Japón para diferenciar a la temáticas homosexuales entre varones con el resto de las tramas y fue popularizado durante la década de los 90. El YAOI se puede dar en diferentes géneros: manga, animés, fanfics y un largo etcétera.

Lo interesante de todo lo anterior, es que fue creado específicamente para las minas. Acá, diferentes personajes masculinos son dibujados de manera estéticamente perfecta y se comportan cariñosamente (o no tan cariñosamente) entre ellos, todo para el mayor placer de nosotras, las más devotas seguidoras del estilo. ¿Eso tiene algo de malo? No.

Además, para qué andamos con cosas, desde que somos chicas nos han implantado indirectamente la idea de lo gay en el animé, o díganme que Sailor Moon es muy heterosexual.

Es que no hay nada más maravilloso que un fanfiction con temática homosexual que esté deliciosamente escrito. En serio. El tema es que el género homosexual está tan bacánmente desarrollado en Asia que podís encontrarte con lo que quieras.

Hay unos “fic” que funcionan como los doramas (telecebolla coreana), donde las relaciones entre los personajes no pasan más allá de la relación romántica y donde, generalmente, el contacto máximo es una tomada de manos o -a lo más- un beso como símbolo cúlmine e insigne de lo construido a través de la trama.

Esto, mis queridos, no es YAOI. Esa es una vertiente diferente llamada shonen-ai y que busca sensibilizar a la audiencia a través de dulces relaciones amorosas. También está el baraque funciona como el YAOI con la diferencia de que es un género escrito por hombres y para hombres.

El YAOI, al contrario, está escrito/dibujado/desarrollado para el deguste del sexo femenino. Si es verdad que estos japos piensan en todo. Incluso los roles ya están asignados para todos los personajes, donde se incluyen un Seme (activo, atractivo, mayor, dominante) y un Uke (pasivo, generalmente inocente y menor).

De más que han oído sobre Yuri!!! on Ice. A pesar de que su trama encaja mejor en lo que se conoce como shonen-ai, claramente es un indicador de que los fans del animé les está agradando esto de tener en su televisión a una pareja abiertamente homosexual practicando patinaje sobre hielo.

Te puede interesar:   El primer vistazo a Eisenberg como Lex Luthor

Y es que a Yuri!!! le fue LA RAJA y fue considerado el mejor animé del año 2016 según los mismos japos. Pero vale mencionar que el éxito también se trasladó a territorios internacionales y no se quedó solamente en la comodidad de sus tierras.

Aunque sí, hay algo de cinismo en todo este éxito, ya que es en tierras orientales donde el ser homosexual sigue siendo una especie de tabú, lo que tira todo el discurso progre de este animé por la borda.

De repente es bueno conversar estas cosas para darte cuenta que no estás sola en lo que respecta a gustos. Como se encuentra raro, no se comparte y se queda ahí, en la fomedad, pensando que está mal. Pero cabras: no está mal.

No hay nada más bacán que disfrutar de lo que te gusta sin hacer daño a nadie. Además, con las conversas llegan las recomendaciones y con las recomendaciones llega la integración a diferentes grupos y conoces gente y felicidad felicidad.

No es malo que te guste ver a dos hombres teniendo relaciones sexuales, no está mal imaginarte mil y una cosas leyendo un fanfic o un manga. No está mal ver animé con temática YAOI. Loco, el hentai está hiper visibilizado y manoseado, no es un pecado ver otro tipo de géneros. Así que, queridas, las invito a abrazar sus hormonas inquietas ¡y siéntanse libres de recomendar lo que quieran!

Comenta o muere