El Infinito

Plan9 (mini) Review: “La tumba de las luciérnagas” (1988)

31 mayo, 2016

author:

Plan9 (mini) Review: “La tumba de las luciérnagas” (1988)

Este texto es una colaboración enviada por Katterine Latorre.

Si bien el Studio Ghibli es conocido en general por las películas del maestro Miyazaki (que, para ser sinceros, se merecen el reconocimiento) también existe un tal Isao Takahata, que en  el 88’ adapta homónimamente  la novela  “Hotaru no Haka” de Akiyuki Nosaka. La cinta fue la tercera producción del estudio. Transversalmente considerara una de las  películas que logra emocionar a todos (y quien no lo haga es porque debe tener corazón de piedra).

51PNXH89K8L._SX356_BO1,204,203,200_

Takahata nos muestra la historia de Seita y Setsuko, dos hermanos de 14 y 5 años respectivamente,  que en 1945, finalizando la II guerra mundial, y tras constantes ataques aéreos por parte de las fuerzas estadounidenses,  deben enfrentarse a la realidad de sobrevivir solos en un país en crisis.

Su padre un oficial de la Armada Imperial Japonesa, no ha vuelto a casa desde comienzos de la guerra, su madre hace de todo para que a sus peques no les falte nada y la familia vive feliz (dentro de lo que cabe esperar para el contexto), pero todo se ensombrece cuando un día se separan de su madre durante un bombardeo, después de llegar al refugio donde debían encontrarse.

Seita debe enfrentar el hecho de que su madre no tuvo la misma suerte que ellos, y tras unos días, la madre fallece.

Te puede interesar:   Mira el primer (y único) trailer oficial de Outlast 2
setsuko-et-seita

Los hermanos sin más familiares que unos tíos, con quienes no habían tenido contacto hasta entonces, deben vivir con ellos, siendo tratados con indiferencia y desprecio, donde su tía abusa de lo poco y nada que poseen a cambio de la vaga excusa de ofrecerles un techo. Tras un tiempo donde a pesar de tener un lugar donde dormir, no logran encontrar el amor fraternal, ni el calor al que estaban acostumbrados; Seita toma la decisión de irse con Setsuko y arreglárselas como les sea posible.

De ahí en más, la película nos señala un vaivén constante de emociones, donde nos damos cuenta que aún podemos emocionarnos de tal manera, que un abrazo no nos vendría nada mal.

La película nos muestra una crudeza acerca de la guerra, donde las familias son afectadas, cuando la indiferencia hacia el sufrimiento ajeno, es tal, que se refleja en los niños que sólo deberían dedicarse a reír.

Como guinda del pastel, tenemos a Akiyuki Nosaka, el autor, que logró expresar sus vivencias de niñez en un libro casi autobiográfico, modificado levemente en el actuar del hermano mayor, Nosaka perdió a sus padres en el año 45’, durante los bombardeos, se hizo cargo de su hermana pequeña y tuvo que enfrentarse a la crueldad humana.

Sólo queda disfrutar de su obra, y ver si tanto sufrimiento sirve como cambio de switch humanitario.

Te puede interesar:   Estas son las 341 películas y 70 canciones que podrían ser nominadas al Oscar

 Esta texto fue enviado como colaboración, por Katterine Latorre, al igual que ella, puedes colaborar con nosotros enviando tu material a [email protected] o a nuestro fanpage

Plan9 es el medio más inoperante, permisivo, mediocre y deprimente en el que puedes escribir, y lo puedes hacer gratis! Sé parte de esta disfuncional familia de simios mutantes. No tenemos amor propio. Recibimos lo que sea. Por favor.

Comenta o muere