El Infinito

La columna de humo: hoy, música para volar parte 1(TRIPHOP)

18 mayo, 2015

author:

La columna de humo: hoy, música para volar parte 1(TRIPHOP)

Definitivamente el volar siempre es mejor acompañado de música.  Hoy ahondaremos en una experiencia. El viaje profundo de TRIPHOP.

El TRIPHOP, es una volá que nació en los años 90 en el Reino Unido. Es principalmente la mezcla de hip-hop y electrónica, aunque también contiene mezclas de otros géneros como el jazz y el Soul.  El término “TRIP HOP” hace alusión con el viaje producido por este ritmo que, acompañada de beats lentos y bajos prominentes, suele llevarnos a bordo de este increíble viaje musical.

Ahora, a lo nuestro. Hoy disfrutaremos el disco de una de las bandas más emblemáticas del género, por supuesto, acompañado por un buen caño de La famosa viuda blanca (White Widow).

El disco a oír es el  Dummy (1994), disco debut de los británicos de Portishead, y banda exponente del  género.

Prendo el caño, fumo la mitad y enciendo un cigarro. En este momento pongo el disco. Una luz bastante baja y comienza el viaje.  El disco comienza con “Mysterons” (5:06).  Que buen comienzo de disco (y de volá). Un tema bastante pegado, oscuro, seductor.

La voz de Beth Gibbons es perfectamente una de las más sexys que he oído, o ¿Estaré muy volado? No lo sé, cuando lo escuchen ustedes me avisan.  Son cinco minutos que te adentran en el viaje de sonidos de este disco.  Los teclados, las guitarras acoplando, los sintetizadores, todo perfectamente amalgamado para viajar.

Luego viene el turno de: “Sour time” ( 4:11), “Strangers”(3:55), “It could be sweet”(4:16) y “Wandering star”(4:54) todos, temas bastante intensos. En el caso de “Strangers” el sintetizador constante me tiene un tanto atrapado, si, pegado.

Luego el disco te suelta y relaja con “It could be sweet”, un tema más liviano, sin tanto bajo profundo más bien armonioso. “Wandering star” Una pequeña montaña rusa de sonidos y estilo, dan ganas de prender la mitad siguiente.

Pues bien, llegando casi a la mitad del sobrevuelo de Dummy, prendo la otra mitad cuando comienza “It’s a fire” (3:49) y mi sensación es estar oyendo una canción de final de película, un final agradable, reconfortante.  Con una voz suave, alejada de la sensualidad.

Me acabo el caño y prendo un cigarro.

Suena un órgano, una batería, pronto se suma un scratch, es la presentación de “Numb” (3:58) y, me volví a pegar, en este caso en la caja. Constante, con harto armónico, excelente compañía para mi cigarro y el despegue.

Ahora suena “Roads” (5:05) cinco minutos nuevamente de sensualidad. Lento, atrapante. Exquisita mezcla, cada detalle bien pensado. Sube de a poco la intensidad y  me sube con la canción. Llega a su clima con un pequeño solo de violín, y así como sube de a poco, baja de la misma forma y te suelta magistralmente con la última frase: “How can it feel, this wrong”. En fin, un gran tema para disfrutarlo volado.

Después de la canción anterior quedé con ganas de un cigarro, como después del sesso y “Pedestal” (3:41) queda excelente como ese pucho after 1313. Muy relajada, pero profunda canción, una letra potente y ese “I never fall in love again” sonando constante.

Ahora, el final, quizás el tema más icónico de este disco y de la banda. “Glory box” (5:06). ¡Uff! Como sube tranquilamente el volumen este tema, como te conduce hacia a donde quiere. La voz de Beth, perfecta. Tiempo de cerrar los ojos y solo oír un solo con sabor a clímax… fúmense algo con su pareja, ponga una luz tenue y este tema de fondo.

En fin, “Dummy” es un tremendo disco para pegarse un viaje volado. Un recorrido de sonidos y mezclas  atrapante, intenso y  muy sensual. Hay un mundo por hallar en cada escucha de este disco. Recomendable para cepas índicas ya que el relajó será mayor.

Espero les haya gustado este música para volar. Los espero en la siguiente, manden sus opiniones de discos para escuchar volados o manden sus propias reseñas.

 

Comenta o muere