Connect with us

Subscribe

El Infinito

La agonía del E3: Un evento obsoleto e innecesario

La industria se comió a si misma.

La semana pasada debiese haber sido el E3, el magno evento del mundo gamer donde todas las empresas tratan de sacar a relucir su nuevo contenido y llamar la atención de la prensa y sus clientes.

Desde presentaciones de consolas hasta demostraciones de juegos, el Electronic Entertaiment Expo lleva años siendo un estándar de la industria… sólo que este año no lo fue. Y por los últimos cinco años tampoco lo ha sido. Para ahondar en más detalles de aquello, te recomendamos este artículo que hicimos en 2017:

El evento que en un momento era el sueño húmedo de todo gamer hoy no es más que una carcasa vacía conectada a un respirador artificial. Su existencia ya venía siendo cuestionada desde hace varios años, primero por Microsoft y la semana pasada por Sony. La pandemia solo ha venido a ponerle la lápida a un evento que ha comprobado ser de un tiempo a esta parte, completamente innecesario.

Así con «la muerte» o mejor dicho, agonía del E3 hace que nos replanteemos cosas serias sobre la industria. Más allá de la necesidad de una edición 2020, es necesario cuestionarse la misma existencia del periodismo de videojuegos.

¿Qué significa ir al E3?

Partir por esta pregunta es un buen comienzo a este tema, porque finalmente la respuesta es sencilla: significa estar en el evento más grande a nivel internacional de videojuegos, exhibiendo tus productos y llegando a miles de personas a lo largo y ancho del mundo.

La prensa prueba tus juegos, ve tus consolas nuevas y luego, todos compitiendo en esa exquisita inmediatez que da el internet, escriben reportes sobre las suculentas joyitas que pudieron degustar en el E3, haciendo que todos nosotros en casa corramos a nuestra tienda más cercana para probarlas.

Pero esa es la respuesta sencilla. Porque estar en el E3 también significa, por lo bajo, tener que pagar unos 30 mil dólares. Precio que para una empresa emergente que quiere estrenar su primer juego en todas las plataformas posibles es todo un combo en la guata. 

Y es que en el año 2020, publicitar nuestro contenido online, aunque conlleve un esfuerzo enorme, resulta mucho más económico y rentable que pagar esa cochinada de plata. Más para una empresa independiente.

También es importante considerar que de las tres grandes empresas que dominan el mercado gamer, en el último evento sólo estuvieron presentes dos de ellas, y este año Sony decidió hacer su propio evento online para presentar al mundo su PS5 y Microsoft hizo lo propio con la presentación de su frigobar llamado Xbox Series. Porque al final del día ¿quién realmente conoce la ESA o Asociación de Software de Entretenimiento, el grupo detrás del evento?

En este momento, cualquiera de las marcas más grandes que participan en la convención pueden fácilmente (y de manera mucho más barata) montar su propio evento online y dar a conocer sus productos y tener la misma cantidad de audiencia o incluso, a veces más.

Pero… ¿Y la prensa?

Por varios años, el E3 era un evento cerrado sólo para la “prensa especializada”. Todo tipo de medio de comunicación de videojuegos debía cumplir los requisitos de la ESA y se les otorgaba pases especiales con diferentes grados que les permitían acceder con sus equipos técnicos al evento.

Hablar sobre un periodismo de videojuegos es bastante complicado. Mientras que un estilo de prensa que gire en torno al medio le da cierto aire de profesionalismo, lamentablemente no existe la especialización en videojuegos dentro del periodismo. Lo más cercano sería el área de tecnología, que aún así no es una especialización “seria” en el mundo de la prensa. 

Además de esto, la aparición de Youtube y diferentes blogs empiezan a romper con esta “formalidad” que intenta tener el periodismo gamer, más si consideramos que canales de youtube independientes también pueden ingresar como prensa sin ningún problema… más allá del problema en sí que es entrar al evento.

También es importante considerar que el E3 empezó a llevarse a cabo en el año 1995, donde revistas y “medios” sobre videojuegos eran LA fuente para informarse sobre los nuevos estrenos y avances en el mercado, cosa que en el año 2020 ha quedado prácticamente obsoleta.

El internet es un medio que nos permite recibir nuestra información inmediatamente sobre los avances en el evento y, como mencionamos arriba, cualquiera de las demás empresas puede realizar su propio evento y llamar la misma atención que el E3.

Todas las consolas actuales cuentan con una tienda virtual donde además de adquirir nuestros juegos podemos recibir las novedades que la marca quiera mostrarnos.

Eventos, trailers y hasta demos están al alcance nuestro con una simple conexión a internet y un click de distancia en la tienda. Y ¿no es más sencillo que todos jueguen el demo de tu juego online y manden feedback que permitir que un grupo selecto los pruebe y luego comente de ellos en una revista o sitio?

La gloria perdida

Lamentablemente, el año 2020 vino a matar varias cosas que ya venían demostrando hace rato su obsolescencia. Existen miles de trabajos presenciales que en verdad eran tan realizables desde la casa como la E3. El evento llevaba años destruyendo poco a poco su credibilidad, su necesidad y su público mediante un sistema de autofagotización que los obligaba a ser cada vez más grandes, más ruidos y presentando ciertamente, más de lo mismo.

Youtube cuenta con varios videos de “periodistas” que afirman que ir al evento era una carga y que a pesar de lo divertido que era estar dentro, lograr ingresar y las limitaciones que les imponían no lo era. 

De verdad espero que los eventos por venir de otras empresas sigan los pasos y el logro que tuvo la presentación de Sony. Por muchas ganas que siempre tuve de ir al E3, es una visión que llega a través de los lentes de la nostalgia. Y es que, finalmente, la comunidad gamer ya ha evolucionado al punto de no necesitar el E3 ni al periodismo de videojuegos.

#PLAN9NEWS

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe todos los días en tu mail, el mejor spam de tu vida.

Written By

Lo último en Plan9

El día en que Ennio Morricone «colaboró» con el Frente Patriótico Manuel Rodríguez

Cult + Mag

NERDS SIENDO NERDS: Hay gente que se enojó porque en el live action de Cowboy Bebop Faye Valentine no usará exactamente el mismo traje que en el animé

Animé

Conchetumare: El 2021 vuelve Shaman King

Animé

Pobre, comunista y maricón: Tengo miedo Torero de Pedro Lemebel llega al cine y acá está su primer avance

Cine + Series

Connect
#PLAN9NEWS

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe todos los días en tu mail, el mejor spam de tu vida.