fbpx
El Infinito Juegos

Kingdom Hearts Re:Chain of Memories – El Corazón de las Cartas

1 febrero, 2019

author:

Kingdom Hearts Re:Chain of Memories – El Corazón de las Cartas

Por Alberto Jara

Kingdom Hearts: Chain of Memories es el juego que realizó el primer quiebre en la saga homónima, trabajando una trama mucho más profunda y, a su vez, presentando el mejor animé nunca hecho. Es también la primera muestra explícita de que Kingdom Hearts tiene un corazón propio, más allá de Disney y Square Enix.

Fue además el título que me hizo adentrarme a la obra de Tetsuya Nomura, a comprarme una PS2 para seguir la historia de Kingdom Hearts y a darme cuenta que esta es una historia que después de 12 años no envejece.

Kingdom Hearts: Chain of Memories es el segundo juego de la épica saga que narra la batalla entre luz y oscuridad por el Reino de los Corazones. Además, supone una apuesta por parte de Square-Enix, ya que cambia radicalmente el modo de juego del original.

Esta secuela empieza directo en el final del primer juego, por lo que, obviamente,  hay Spoilers.

Después de salvar a los mundos de la oscuridad y de Ansem; Sora, Donald y Goofy se encuentran buscando al Rey Mickey y a Riku, que se quedaron en el reino de la oscuridad.

En medio de esto se encuentran en un cruce con un encapuchado que los guia hasta un castillo -porque obviamente nada malo puede pasar-. Al entrar se enteran que están en el Castillo del Olvido, un lugar donde todo se resuelve por medio de cartas y donde se encuentra alguien importante para Sora, quien debe olvidar los caminos por los que anduvo para recuperar los “recuerdos de lo profundo de su corazón” (en esas).


El juego original salió a fines del 2004 para Gameboy Advance y, cuento corto, era a toda raja, los diseños, la historia, la jugabilidad era pulenta. Me acuerdo que fue el primer Kingdom Hearts que jugué y, a los 9 años, estaba alucinado con todo: desde los diseños hasta los giros de la trama. Llegar del colegio, ver Fullmetal Alchemist en Invasión y jugar este juego era lo mejor.

Este fue el juego que hizo que me consiguiera un Play2 para jugar los otros títulos e hizo que ahora esté escribiendo esta reseña. En todo caso, el juego del que voy a escribir es un remake del original, hecho unos años después para PS2, remasterizado para PS3 y despues para PS4 (y les apuesto cinco lucas a que va a ser relanzado en otra consola en algún momento).

Este es el Re:Chain of Memories, que es básicamente lo mismo pero con gráficos 3D y escenas con voces. No hay por donde perderse.

Es Hora de-de-de-de-de-del Duelo

Chain of Memories tiene una particularidad dentro de la saga, y es que es el único que manda a la mierda el lado hack and slash y lo cambia por un RPG centrado en cartas.

Al entrar en el Castillo, Sora pierde todas sus habilidades (que conveniente) y debe aprender a manejar cartas que surgen de sus recuerdos y deseos para seguir avanzando.

Esa es la historia bonita para explicar, porque en realidad te vas quedando con las cartas de quienes derrotas y el resto se las compras a los Moguri en unos sobres de cartas Mito, ahí nos queda la duda si el Castillo del Olvido no es más que una expo friki de alto presupuesto.

Pero, para que el juego tenga más dinámica (o para evitar una demanda de las cartas Magic), las cartas se convierten en tus ataques, por lo que igual debes moverte por el escenario y pensar bien qué usar.

Aparte, como son peleas, no podís llegar y tirar un Dragón Blanco de Ojos Azules, sino que tienes que coordinar tus ataques con los de tus enemigos, que también tienen un mazo -visible en las peleas normales, invisible en las peleas con jefes- y pueden combinar cartas para sacarte la chucha. En sí, tienes que planear bien qué estrategia usar en cada pelea, razón por la que puedes armar tres mazos en el juego.

Asimismo, se recuperan las condiciones de la magia, ya que los elementos pueden ser muy útiles o la razón por la que pierdes el juego, como en todo buen RPG (osea, si estas contra el weón que tira fuego de todo su cuerpo, anda con un mazo cargado para el hielo, porque fuego contra fuego es amar).

La Nueva Promesa

El juego se desarrolla por completo en el Castillo del Olvido, donde recorres los mundos del juego anterior mientras subes de piso, habiendo escenas y batallas en los entrepisos. Lo bueno es que en vez de repetir la trama del original del primer juego, aquí cambia el enfoque: toda la historia gira en torno a los recuerdos, tanto de los personajes de cada mundo como de Sora (¿Se acuerdan que se llama Castillo del Olvido?), y ahí mismo es donde la historia evoluciona: de ser una batalla del bien contra el mal pasa a ser la problemática de un niño de 12 años sobre qué recuerdos son reales (y qué es algo real) y como se guía hacia las personas mas importantes, lo que le da una trama más filosófica/neo-hippienta.

Más?
Kingdom Hearts II: El magnum opus

Y es que al final, esas preguntas -que son tema recurrente en la serie- mientras tiras fuego desde una espada con forma de llave hacia monstruos de oscuridad acompañado del Pato Donald, es lo que hace esta serie tan única.

Este juego se destaca además por transitar por la trama de los clásicos de Disney al desarrollo de los héroes de la historiaSora y Riku principalmente – y la saga, agregando a nuevos y misteriosos personajes como Axel, el pelirrojo encapuchado con chakras que disparan fuego, Naminé, una niña enigmática esencial para la trama, Marluxia, encapuchado que ataca con una guadaña gigante que tira petalos de rosa al ser agitada (en serio, ¿Pueden haber personajes más pulentos que estos?), entre otros miembros de la llamada Organización XIII (sentando la base para Kingdom Hearts II, juego que se centra en ésta).

Todos estos se vuelven muy relevantes a la trama general de la saga, por lo que este juego son los primeros pasos en la transición de un muy buen crossover, a una saga la raja por su propio peso; O sea, es la primera muestra explícita de que Kingdom Hearts tiene un corazón propio, más allá de Disney y Square Enix.

Y como si fuera poco, cuando terminas la historia de Sora (que dura unas 20 horas promedio), puedes jugar con Riku en el modo Reverse/Rebirth, siguiendo una historia complementaria, subiendo desde el sotano 13 al primer piso del Castillo, encontrando en el camino a personajes nuevos (y no tan nuevos).

Este modo toca temas distintos a la de Sora, tratando sobre la lucha interior entre la luz y la oscuridad en Riku, quien en esta entrega busca su redención de los eventos del juego anterior y arreglar el mejor bromance de la historia.

Con una jugabilidad un poco distinta (en vez de armar tus mazos te dan cartas asignadas en cada mundo, por lo que tienes que adaptarte a lo que tienes) y la trama que avanza incluso más allá del final de la historia de Sora, este modo se siente como una verdadera segunda mitad del juego, y no solo como una Nueva Partida +.

Tiempo Congelado

Ahora, ya, el juego era bueno en el 2004 (o el 2008 cuando salió el remake para PS2), pero ¿como se sostiene en el 2019?, la verdad es que, gracias a la remasterización en HD, bastante bien.

Si bien ahora uno se da cuenta que los mapas y las arenas de pelea son muy pequeñas (especialmente en un momento que pareciera que todos los juegos deben ser open-world), el juego sigue teniendo el encanto que tenía al principio y se sostiene en buenas gráficas y un muy buen doblaje, en el que se destaca Sora, interpretado por Haley “veo gente muerta” Joel Osment.

Un lado que puede ser criticable aquí es, como ya mencione, el sistema de cartas, ya que da la impresión de que este título tiene la jugabilidad más lenta de la saga, pero al mismo tiempo lo hace el juego más único , ya que no es una mejora a lo presentado en el primero, sino que una forma totalmente distinta de jugar, lo que hace que este sea un juego que amas u odias, sin puntos medios. Igual que cuando salió.

El Camino al Amanecer

Esta entrega es el punto de quiebre de la saga, que introduce los temas que hacen que la serie se vuelva profunda (y confusa) y, a su vez, que la convierten en el mejor animé nunca hecho.

Se empiezan a mostrar los lados más oscuros de la historia (porque, si ver a Sora hecho mierda, queriendo seguir adelante por una causa que nunca fue real, pero que quiere seguir porque es lo correcto para él no te hace mierda, erí un sincorazón).

Por eso mismo, y aprovechando que está disponible y remasterizado en colecciones con los demás juegos de la saga, y que estamos ad-portas del esperadísimo Kingdom Hearts III, este es un muy buen momento para soplar el cartucho, buscar el viejo GBA o PS2 (o emulador), o jugar la edición más nueva en una consola actual y conocer o reencontrarse con una historia que sencillamente no envejece.

Comenta o muere

Computadora central de Plan Nueve. (no) Inteligencia Artificial.