fbpx
Cine + Series

IT: Cuando no todos pueden flotar

14 septiembre, 2017

author:

IT: Cuando no todos pueden flotar

La mayoría de las veces cuando hacen adaptaciones me quejo de ellas, en mala.

Pero no por su reparto, ni el director de turno (en este caso, Andrés “Andy” Muschietti) o la casa productora que está inyectando las lucas para volverlo un “éxito comercial”… Me quejo de los fans.

Era la primera vez que la novela de Stephen King sería adaptada al cine y trataría de darle una vuelta de tuercas a la muy envejecida (y horrenda) versión de tele-film de los 90’s.

Se arriesgaba a que un chillión de fanboys se le fueran encima, y en parte así fue.

El efecto fanático es algo poderoso en la industria hoy. Vivimos en una época en que la añoranza por la cultura pop es nuestra historia moderna.  Tiene más repercusión que muchos temas más importantes y llena sitios y sitios web de mierda para tener tu click.

Por eso una película como IT importa. Porque es el reflejo de otra época, y una que con los lentes de la nostalgia se ve mejor de lo que realmente fue.

En cuanto a mí, la primera vez que IT (Eso, el payaso, hostia tío) apareció en mis retinas, fue a través de un VHS cutre que arrendé en un videoclub como a los 11 años. Era una época distinta, y como tal, hasta mucho tiempo después me enteré que era la adaptación de una novela homónima.

Lo mejor era la narración que aparecía al comienzo:

Videoclub, una palabra olvidada

Viernes 13, Puerta al Infierno, Pesadilla en la calle Elm, Onda Vital, todo llevaba un narrador que le daba una tónica muy mística a las películas y cualquier cosa que se te pasará por la mente, podía tener una caratula y ser parte del genero de horror, sino pregúntenle al El vendedor de helados (Ice Cream Man, 1995).

Así que, desde ese punto, le di una oportunidad a los “payasos”. Le puse play a IT y me cagué en los pantalones viendo a Pennywise.

No hay mucho que decir al respecto. Los años pasaron y envejecí pero conmigo lo hizo el tele-film también (a diferencia de películas como Jurassic Park, que siguen flipando chaval), y me arriesgo a decir que incluso peor que yo.

Difícil de creer, ¿eh?

Que lendo

Los Tiempos Modernos

La nueva versión de IT obedece a los tiempos actuales y me gusta que lo haga. ¿Vieron el remake de los Power Rangers? casi es un drama juvenil, con superpoderes y responde a nuestra época. Es algo lógico.

¿Han visto el primer episodio de la serie original? Es un asco. Los cinco muchachos no se conocen en absoluto, y de la nada son los mejores amigos y también Power Rangers, y ¡yey! hagámosle caso a la cabeza flotante y al robot de sexualidad diversa (que manera envidiable de mover las caderas ese hijo de puta).

No había argumentos, ni lógica alguna. Estaba hecha de pies a cabeza para nosotros, los hijos de los 90’s. Y en relación a eso, la miniserie de It se le parece mucho.

De pequeño funcionó, me lo tragué, pero al verla nuevamente, la decepción es abrumadora y la gran caracterización de Pennywise por parte de Tim Curry es lo único que levanta esa cúspide de mierda que dura 192 largos minutos (la IT actual dura 132 minutos, siendo solo la primera parte).

Hi, georgie!

Entonces, en la versión de Muschietti hay una preocupación mayor por desarrollar a los personajes y sus miedos para que los entendamos y podamos construir una relación con ellos.

De esta manera, tenemos un grupo muy verosímil de cabros chicos, que actúan, piensan y toman decisiones respecto a su edad. Díganle como quieran, Super 8, Stand by me, Attack the Block, Stranger Things pero de horror. Y es una sensación la zorra.

Las relaciones de los pendejos se dan de forma natural, no son forzadas. Cada uno refleja un tipo de personalidad distinta pero a diferencia de la miniserie, aunque son estereotipos, pasan súper piola.

Si le sumamos la tónica de humor de mierda pegajoso, en el que sacan a la mamá de alguno cada cinco minutos ¡aplausos wn!

You’ll float too!

Yapo’ y ¿el payaso cuando?

IT asusta, pero desde dos perspectivas muy diferentes:

Si volvemos en el tiempo, la cinta en un comienzo estaba a cargo de Cary Fukunaga (True Detective) – quien quedaría en los créditos como co-guionista junto a Chase Palmer-. Su idea era traer a las butacas un horror menos “jump scare” y se centraba en la incomodidad como experiencia audiovisual.

Hacia allá iba el proyecto antes que Warner Bros & New Line Cinema los mandaran a la mierda y trajeran a Andrés Muschietti como reemplazo. Pero también llego el hombre a cargo de proyectos como Anabelle, Gary Dauberman, quien le metió mano al guion.

El primer punto más bajo de hecho, es la música. Prometía caleta a manos de Benjamin Wallfisch, pero quedó como el ano because producción.

No transmite ni mierda, porque no le dan tiempo, la tapizan en subidas de volumen para que te asuste y ¡silencios! ¿Dónde mierda esta mi escena sin sonido?

Juro, prometo y me inclino a que en algunas escenas me habría cagado de miedo solo por la incertidumbre pero ¡boom! sonido de mierda que anticipa el “jump scare”.

Y se nota, como en algunas partes de la trama, los miedos de los peques y el terror que se produce en relación a ellos son completamente diferentes.

Más?
Cuatro posters para Spiderman: Into the Spiderverse

Se perciben momentos “muy comerciales” en los que un susto se huele a millas de distancia, y en otros momentos muy diferentes donde la aparición de IT es mucho más rápida, menos anticipada, y por ende, predecible, que te deja con mucha grima. Variando entre aciertos muy destacables y una sensación insípida.

Que se relación íntegramente, con el “por qué” o cuál es el objetivo detrás de la escena en particular.

Para aclarar, en esta relación, salí con una mirada mucho más positiva que negativa <3

Vería la película otra vez, sin ningún asco. Hay una escena clave donde van pasando diapositivas que podría definir toda la película y eso me encanto, en muy pocas ocasiones se encuentran ese tipo de fragmentos en las cintas de terror actuales.

En cuanto a la actuación del mijito rico de Bill Askargard. Su interpretación combinada con los FX dan con todo el tono que el payaso Pennywise necesitaba.

Hay escenas donde Bill desvía sus ojos, como si tuviera estrabismo y da una sensación que te acojona.

Pero queda muy claro lo que se puede hacer, cuando un actor y las herramientas de cgi y FX se combinan de una buena forma.

Dicho esto, eso fue el segundo punto bajo de la película, me faltó más de esto. Ver, sentir a Pennywise a través de Askargd. Para que la sensación de temor pasará a marcarme de por vida, como lo hizo la actuación de Tim Curry.

Pero esa no es su culpa. El loco lo hace esplendido de IT. Y ansió ver la segunda parte solo por los detallitos que él le entrega al personaje de Pennywise.

Como estos (no pasa nada importante, no lo tomen como spoiler):

Lejos del terror

Si se arriesgan a ir a verla en pantalla grande, lo que recomiendo, no vayan con la intención de asustarse, vayan con la idea de sorprenderse, de tener una buena experiencia.

Dejen de creerle a los trailers ¡son publicidad! para eso están, para eso fueron concebidos.

Dejen de decir cosas como: “Es que el trailer prometía una película diferente”.

Obvio po wn. Y hay marcas de bebida que prometen ser la felicidad dentro de una botella, tener el sabor del agua pura de los Alpes o de una naranja recién exprimida.

Lo que realmente me interesa acá, no son ustedes en realidad, los adultos. Si tienen hijos o hermanos pequeños, muéstrenle la película cuando salga en Blu-ray o en su pelispedia.tv más cercana, así tal cual. Dejen que se fascinen, de la misma manera en que nosotros lo hicimos con la versión televisiva del payaso.

Porque la película, no es mala. Bajo ninguna circunstancia.

De hecho, si la miramos desde esa perspectiva. Si yo tuviera 11 años, me encantaría ver la IT de Muschietti y cagarme en los pantalones.

Maneja códigos actuales, que aunque a momentos se hacen muy convencionales/comerciales. Es así el lenguaje audiovisual del cine de terror que predomina en este momento. De la misma forma, en que se ocupó en la miniserie.

Porque por mucho que te haya gustado, ahí no estaba Cronenberg, Carpenter, ni Wes Craven, menos John Landis y mucho menos Tobe Hooper. ¿Queremos de eso? Obvio que sí. Pero es la IT hija de su tiempo. La IT que nos tocó.

En el tele-film había una ensalada del terror con lo que más pegaba en los 80’s y se traspasó a los dos episodios. Y lo disfrutaste y te marcó. Hoy tenemos a un director que pasó por una correcta cinta como Mamá, y fue capaz de manejar la expectativas de un ícono del terror de la generación, y salir airoso (aunque no ganador). Y eso es algo digno de admirar.

Dejen de quejarse por weas y pasen el manto, esa es su misión. Es hora de crecer, ya no son los niños de 27 años atrás. IT tampoco.

Síguenos en Facebook.

Comenta o muere