fbpx
El Infinito Juegos Reviews

Iris Fall: Deambular entre la luz y la sombra6 min read

19 febrero, 2019 5 min read

author:

Iris Fall: Deambular entre la luz y la sombra6 min read

Reading Time: 5 minutes

La idea del cuento surrealista, bizarro y distorsionado, se nos ha presentado en varias ocasiones como premisa de videojuegos pero mayoritariamente esta corriente nació en libros para niños siendo, probablemente, “Alicia en el país de las maravillas” el más icónico. Tiempo atrás con bastante éxito llegó a través de Steam “Fran Bow”, el cual nos mostraba una temática similar aunque mucho más dantesca y cruda, cuyo tema principal eran los trastornos mentales.

Iris Fall nos plantea un origen similar pero con muchas diferencias a las franquicias anteriormente mencionadas. Acá controlamos a Iris, una pequeña niña que cae a un mundo extraño y monocromático en donde la luz y las sombras juegan un papel crucial, tanto en la historia como en el mismo gameplay. Un misterioso gato negro deambula en los niveles, dejando una cuota de tenue misterio e intriga, mientras resuelves los diferentes puzzles, algunos no tan fáciles como uno podría pensar, a la par de la algo escondida historia.


Uno de los multiples puzzles en donde el mundo entre la luz y las sombras, se unen.

¿Qué tanto nos podría sorprender Iris Fall en comparación a títulos similares?

Partamos por lo básico; es un juego point and click, en donde cada “pantalla” contiene una cantidad de puzzles diferentes que te darán a conocer parte de la historia (o bien señales de la misma). Hasta aquí todo bien. La gran diferencia viene en la interacción entre el mundo 2D y el 3D, ya que sí, ambos conviven en relativa armonía para entremezclar lo que vendría siendo la principal mecánica del juego; la luz y la oscuridad, esta última específicamente siendo sombras.

La interaccion entre la luz y las sombras no solo se ve hermoso, sino que es crucial para resolver los puzzles.

Tan solo basta con pararse en un libro mágico de cualquier parte del nivel y tá, pasarás a controlar a la sombra de Iris y viceversa. Esta pequeña cualidad de la un toque bastante más complejo a la idea de resolver puzzles, ya que en la mayor parte del juego, tendrás que fijarte más en las sombras que en lo que está frente a ti.

Lo anterior puede ser positivo o negativo, según que tan cerebrito seas ya que tendrás literalmente cientos de combinaciones en algunos casos y, a veces ( y sí, me pasó), puede ser frustrante si no tienes un buen dominio del espacio en el que te encuentras. Lo anterior le da un buen toque de “reto”, pero insisto, a veces tiendes a presionar botones al azar para obtener la solución del puzzle porque ya te cansaste de cranearte la respuesta y, según mi parecer, esa no debería ser la idea.

El detalle visual y el arte en general es notable, solo miren esta belleza.

Siendo muy honesto, creo que la comparación en este sentido con “Fran Bow” es inevitable, pero la gran diferencia es que en este último el “azar” no te iba a servir de nada ya que los puzzles tenían mucho que ver con la interacción de personajes y locaciones, cosa que acá no es así. No hay personajes con quién interactuar más que aquel gato negro que, raudamente y sin mayor impacto, hace su aparición cuando resuelves alguno de los acertijos.

Un ejemplo de lo anterior es un cubo rubik que aparece casi al final de la aventura. Visualmente es hermoso e increíblemente animado, pero tal belleza mecánica que pondría a cualquier ingeniero a llorar de la emoción, es proporcionalmente difícil en cuestión. Algo así, para un niño pequeño o persona no tan asidua a resolver puzzles, simplemente los pondría en jaque.

El uso de las diferentes inteligencias (Espacial y Sonora, siendo las más destacadas) es algo notable…mente difícil. Decir que te pondrá al límite es poco pero es un buen reto si te gusta el sufrimiento gratuito y si eres de esos raros especímenes que adora el masoquismo mental, este juego será tu [email protected] [email protected]

Un gran ejemplo de la genialidad de los puzzles…si es que no te frustras antes y tiras el teclado por la ventana.

El gran punto flaco del juego es la historia. De vuelta a comparar con “Fran Bow”, en donde solo la intro nos deja traumatizados y con ganas de saber qué onda, acá ocurre justamente lo contrario: NADA. Te despiertas en un lugar extraño, no tienes idea de nada y debes buscar pistas para saber qué carajos haces ahí, el tema es que, independiente de lo que avances, muy pocas veces obtienes respuestas concretas a cambio.

El mismo misterio se transforma en algo misterioso y es ahí cuando puedes perder el interés en averiguar. De todas formas la historia podría tomarse como algo no tan trascendental y es que el gran atractivo del juego son los elaborados puzzles, tanto visualmente como mecánicamente hablando y aquí es donde está el gran protagonista del juego: El arte.

El gran punto fuerte de Iris Fall es definitivamente el espectro visual.

Las primeras impresiones son importantes dicen y definitivamente acá te llevas la mejor de las impresiones apenas comienza el juego. El título luce una belleza teatral muy bien elaborada que es imposible decir algo negativo de aquello. Absolutamente todas las escenas del juego contienen una infinidad de detalles artísticos que te logran sumergir de una manera sublime al interior de lo que pudiera ser perfectamente un libro para niños, pero con todo aumentado al mil por ciento.

La verdad da mucho gusto simplemente recorrer los niveles para apreciar los diseños tan bonitos y bien hechos de cada una de las estructuras del juego. Todo orquestalmente animado para llevar a la vida cada uno de los elementos que conforman el pequeño mundo de Iris Fall: desde las doradas tuercas de los máquinas y estructuras, hasta los mini teatros con marionetas que aparecen de vez en cuando.

Se ve bonito el teatro, nosierto?

La música por otro lado, es simplemente la raja (y es una lástima que no esté disponible para su compra, ¡deberían añadir eso!). Desde que comienzas el juego hasta que lo terminas, hay una infinidad de melodías que pasan desde lo circense, a lo emotivo hasta lo más loco que puedas imaginar.

Tonos que recuerdan la magia de las películas de Tim Burton o algún clásico de Disney, pero con un toque más oscuro y distorsionado. Más que la guinda de la torta, el soundtrack viene a ser una especie de salsa de queso cheddar viscosa y sabrosona, que cae lentamente en tus papas fritas con tocino picado. Así bien cerdo, pero qué más da.

Iris Fall definitivamente cumple con lo que se propone; un juego majestuosamente creado desde una perspectiva visual, basado en complicados y hermosos puzzles con una casi inexistente historia, pero que se defiende con el sublime arte y la muy bien lograda orquestación musical. Una pequeña, interesante y, a veces, frustrante aventura, totalmente recomendada.

En la escala plan nueve se lleva un 7 de 9.

[Revisado en PC]

Comenta o muere