Cine + Series

Hoy se cumplen 35 años de The Thing: 9 Claves para amarla

25 junio, 2017

Hoy se cumplen 35 años de The Thing: 9 Claves para amarla

The Thing tuvo mala suerte. Le tocó pelear cartelera con E.T y Blade Runner.

Todos sabemos que eso no terminó bien. De hecho, fue un (moderado) desastre en la taquilla que le supondría la desconfianza de los productores para Carpenter, acerca de trabajar con presupuestos grandes.

Pero el tiempo te dio la razón, viejo John.

Hoy se cumplen 35 años del estreno de una de las mejores películas de ciencia ficción horror de la historia (según este humilde servidor y mucha gente más).

The Thing, fabricó un punto de inflexión en la manera de crear temor. Hoy, para rendirle honor, daremos nueve claves que la volvieron un imprescindible moderno.

Ahí vamos

Es una excelente muestra del comportamiento social

El hombre es el mejor lugar para ocultarse…

 

The Thing juega con uno de los terrores más profundos del hombre. El miedo al otro.

No hay nada más terrible para un ser humano que no poder confiar en alguien que en apariencia es como uno. El entorno siempre nos ha sido hostil, por lo que basamos nuestra fuerza en la unión, en la capacidad de juntar nuestra fuerza. Pero si esa unión no existe, somos débiles.

“Sé que yo soy humano. Y si todos ustedes fueran una de esas cosas, me atacarían todos juntos ahora mismo, por lo que algunos aún son humanos. Esa cosa no quiere mostrarse a sí misma. Quiere ocultarse dentro de una imitación. Luchará si tiene que hacerlo, pero es vulnerable al descubierto. Si nos captura, no tendrá más enemigos, no quedará nadie para matarla. Y entonces habrá vencido.”

MacReady (Kurt Russell)

La idea de un alienigena que no solo es un monstruo peligroso, sino que además puede socavar la confianza de un equipo (muy unido) debe ser por lejos una de sus mejores jugadas. Incluso más allá,  e inevitablemente comparando con Alien o Deprededor, otros icónicos del cine de la época,  la amenaza siempre es considerada un ser externo. Superior, pero externo, volviendo el trabajo en equipo una baza.

The Thing subvierte toda esta estructura.

Es un remake la raja 

En teoría, La Cosa se basa en  The Thing from Another World, de Howard Hawks (hombre tras la Scarface original además) pero en realidad, es más fiel la novela de John W. Campbell “Who Goes There?”

Y en ese sentido, toma uno de los mejores elementos de la novela. La Cosa acá puede imitar a la perfección a los seres humanos. Así que sí; a pesar de ser una nueva versión de la cinta del 51, al tomar y mejorar elementos en pos de la historia es una buena lección de como adaptar un material de forma diferente.

The Thing es una clara muestra que si se pueden hacer buenos remakes.

Porque es una excelsa muestra de buenos efectos prácticos

Hoy la queja recurrente sobre el CGI a mi juicio resulta desmedida. Hay CGI muy bacán. El problema es que también suele haber un abuso de esta herramienta.

Y eso nos demuestra que siempre es mejor sugerir más, que ser explícito.

Originalmente la obra estaba a cargo de Rob Bottin que en aquel tiempo tenía sólo 22 años. El sujeto logró crear una serie de prótesis y artilugios para hacer los efectos de La Cosa.

Bottin lamentablemente enfermó de neumonitis durante el rodaje (las temperaturas fueron muy bajas durante el rodaje en el parque nacional de los Glaciares que queda en Montana, Estados Unidos) y tuvieron que contratar a Stan Winston.

Te puede interesar:   Plan9 Recomienda: Felices 36 años The Shinning!

Winston era un cabro muy piola, solo había trabajado en algunas cosillas como “Aliens”, “Depredador” y más adelante en “Parque Jurásico”.

El hombre no se quiso quedar con el crédito y solo aparece  en el final con un agradecimiento. Todo un profesional.

Vino a reafirmar a Kurt Russel como el maldito crack que es 

El papel de MacReady se había ofrecido con anterior a Nick Nolte y Jeff Bridges. Sin embargo, ambos lo rechazaron.

Carpenter entonces recurre a Russel, con quién había trabajado previamente en Escape from New York y de ahí en adelante el tipo se volvió una leyenda. Sus colaboraciones lo volverìan un ìcono de los 80.

De hecho, hace poco lo pudimos ver en Guardians of The Galaxy Vol2. precisamente por lo mismo.

Porque es una muestra de que a veces las obras no son para su tiempo

“Me tomo siempre a la tremenda cualquier fracaso. Pero el que me afectó más fue el de ‘La cosa’. Mi carrera habría sido muy diferente si la película hubiera sido un gran éxito…pero fue odiada. Incluso por los fans de la ciencia-ficción. Pensaron que había traicionado alguna clase de confianza y los envites fueron demenciales. Hasta el director de la cinta original, Christian Nyby, se aprestó a humillarme.

John Carpenter.

A The Thing le fue como el reverendo pico en taquilla y además, tuvo una reacción pésima por parte de la critica.

Vincent Canby de The New York Times  dijo que era “una película tonta, deprimente y sobreproducida […] una obra prácticamente sin trama compuesta de muchos efectos especiales, con actores usados simplemente como objetos para ser cortados, acuchillados, destripados y decapitados”.

 

Roger Ebert por otro lado señaló que “Parece claro que Carpenter hizo su elección desde el principio para concentrarse en los efectos especiales y la tecnología permitiendo que la historia y la gente se conviertan en secundarios”.

Se deben sentir muy tontos. Bueno, Ebert no porque está muerto, pero se entiende.

Su banda sonora es la zorra máxima

Uno podría pensar en lo extraño que resulta que un tipo como Carpenter no haya construido la banda sonora.  Hasta ese momento, era un devoto hombre orquesta, pero acá le dio las riendas de la composición musical a Ennio Morricone (aunque en un inicio se pensó en Jerry Goldsmith quien había trabajado en Alien). 

Ahora, hay quienes señalan que Morricone a la larga quiso llevar los sintetizadores de Carpenter a las cuerdas y que producto de eso, la BSO de La Cosa es un hibrído que adolece de una verdadera personalidad. Y puede que tengan razón.

 

Sin embargo soy un convencido de que The Thing por derecho propio se convirtió un referente indiscutido, con una banda sonora que transmite aislamiento, soledad y por sobre todas las cosas, una atmósfera enrarecida pero que no podía ocupar los sintetizadores de Carpenter pues apostaba por sonar más solemne que los sonidos de el director más asociados a una estética de cine B.

Eso tiene mucha lógica pensando que The Thing era la primera peli de serie A del director.

Es la obra maestra de Carpenter

Carpenter es un maestro. De eso no hay duda. Pero tiene películas tan desiguales, como su carrera. Carpenter nos dio Halloween, pero también nos dio Memoirs of an Invisible Man.

Te puede interesar:   El segundo avance de La Momia se acerca más al terror

Es en ese sentido que el norteamericano logró con The Thing la comunión con todo su cine y sus elementos.  No solo juega con la perspectiva de sus personajes  enfrentados a un horror que los supera (clásico en el director) sino que además da muestra de un ritmo que mantiene toda la tensión y dosifica en buena forma el horror para crear un tercer acto potente.

Acá no se trata de asustarte cada dos por tres, sino que de involucrarte con los exploradores.  Carpenter según este servidor, jamás encontraría nuevamente un equilibrio tan perfecto entre drama, horror y atmósfera.

Porque incluso sus subproductos son dignos 

Si hay una cosa a la que La Cosa debería  agradecer, es que su legado no ha sido mancillado con productos de mierda.  Su secuela directa, es un hermoso videojuego creado por Computer Artworks para PC, XBOX y Play2 y que captura de forma precisa toda la onda de la película en un shooter de horror.

Por otro lado, la precuela que cuenta los acontecimientos sucedidos en la base noruega, a pesar de tener elementos negativos como la perdida de lo práctico en pos de algunas escenas digitales y un tercer acto que tira por lo espectacular, sigue siendo un digno y entretenido filme que no hace daño.

Además, tiene a Maria Elizabeth Winstead, eso en ningún universo es malo.

Ahora van a sacar un juego de mesa, que al parecer se ve muy interesante. Obviamente tiene su ración de comics cortesía de Dark Hors y su versión novelizada por Alan Dean Foster.

Influenció a miles de creadores 

Y bueno, mas allá de todos los subproductos, están también las miles de referencias en la cultura pop que ven en ella, una obra imperecedera que marca un antes y después la forma en que entendemos el sci fi de horror.

Como por ejemplo el episodio Ice de X Files:

O el episodio número 23 de Futurama.

O la escena de The Factulty que rememora a la escena del test de sangre.

O básicamente todo Hateful Eight.

O Dead Space y toda la estética de sus necromorfos.

O Resident Evil 4 y sus perrirus.

Se entiende la idea cierto? The Thing cumple hoy 35 años y aprovechando que está haciendo frío y es feriado, los invitamos a visitar nuevamente esa base aislada y congelada. Hagamos que Carpenter se siga sintiendo orgulloso de su obra.

Periodista. Fundador de Plan9. Weón fome.
Leave a comment

Comenta o muere: