fbpx
El Infinito Juegos Reviews

Hell is Other Demons: Neon, demonios y muchos, pero muchos disparos

16 mayo, 2019

author:

Hell is Other Demons: Neon, demonios y muchos, pero muchos disparos

Nunca mi fuerte han sido los juegos tipo “Bullet Hell” ni nada que tenga miles de objetos y disparos en la pantalla. A pesar de haber disfrutado mucho en mi niñez de juegos como Aerofighters, es un género que no me va ni me viene. Hasta ahora, que pude jugar este T I T U L A Z O.

Desarrollado por Cuddle Monster Games y lanzado en el planeta tierra por Kongregate, Hell is Other Demons es un viaje frenético, adrenalínico y ultra movido por las siempre ardientes llamas del infierno. Porque sí, el título no lo lleva de adorno.

Ese soundtrack dios míoooooo

La historia, aunque no es lo primordial, te pondrá en las sucias garras de un solitario demonio que tendrá que vérselas versus una cantidad abominable de otros engendros, en coloridos y extremadamente violentos niveles que pondrán a prueba tus reflejos y tu determinación.

Visualmente hablando, el título es un manjar. Posee uno de los mejores pixel art que he visto en el último tiempo y eso no es menor, considerando que hay muchísimos juegos con este apartado, pero poquísimos como este. No utiliza una gran paleta de colores, pero esa austeridad gráfica le da mucho feeling al momento de jugarlo pues se siente “oscuro” y muy desolador.

Sin embargo, lo realmente grandioso sucede cuando te enfrentas a cualquiera de los imponentes jefes y ves el nivel de detalle, dedicación y animación en su máxima plenitud. Realmente quedé gratamente sorprendido.

Los jefes están muy bien logrados y lucen unos diseños bastante atemorizantes.

El gameplay es super sencillo; apareces en el nivel (que es una pantalla solamente, no avanzas) y comienzas a eliminar demonios por doquier. Obviamente al ir terminando los primeros niveles, la dificultad aumenta considerablemente y otras especies de enemigos aparecerán.

Lo bueno (y que le da mucho replay value) es que podrás comprar muchísimas armas y “Buffs” para hacer la tarea un tanto más fácil, aparte de que le da un toque mucho más estratégico y de pasada resuelve el conflicto que siempre tuve con este tipo de juegos; el puntaje.

Si bien antiguamente era la gracia lucirte con el puntaje alto en una arcade (hasta que la reseteaban), se agradece enormemente que puedas utilizar ese puntaje para comprar mejor equipamiento.

A pesar de lo poco amistoso que se ven, encontrarás muchos vendedores para hacer tu aventura un poco menos difícil.

El juego posee dos tipos de modos; el Arcade (Clásico, para jugar hasta aburrirte) y el modo “Campaña” en donde se desarrolla la historia y que está compuesto por 4 secciones. Cada sección tiene su propio soundtrack y estilo visual, vendedores y por supuesto niveles, incluyendo al jefe.

Una vez que los pasas todos tienes acceso al jefe final. La verdad no es un juego tan largo (diría que con suerte unas 2-3 horas) pero tiene un nivel altísimo de reto y desafíos (como por ejemplo, terminar todos los niveles sin disparar…descabellado) para los que gustan de gritar y tirar el joystick por la ventana.

Más?
Little Monsters: Cuidando niños en un apocalipsis zombie

No obstante, hay un apartado del juego que realmente excede el nivel de suculencia permitido; la música.

Déjenme aclararles que soy un acérrimo seguidor de Perturbator, Carpenter Brut, Gost y todos esos jóvenes que hacen sonidos electrónicos con ese toque “B” que gusta tanto y acá señores, a pesar de que no está ninguno de los nombrados involucrados, la calidad es prácticamente igual o mejor.

Si les suena el nombre “The Algorithm” entonces son unos hombres de cultura pues todo y completito el soundtrack fue hecho por él.

Algo muy similar a esto te encontrarás en el juego, pero muchísimo más «dark».

Desde el menú hasta las peleas con los bosses, las sombrías notas musicales te arrastrarán por un viaje estelarmente volcánico, rápido e impío, mientras destrozas a todo aquel que ose desafiar tu voluntad.

El único pero del juego es que, a veces, y debido a la cantidad brutal de disparos que habrán en pantalla, quizás te cueste escabullirte entre los enemigos ya que las paletas de colores son muy parecidas. Fuera de ese detalle, es muy poco lo que se le podría criticar de manera negativa.

Sin ser un aficionado de este tipo de juegos, Hell is Other Demons es un juego que se nota fue hecho con muchísimo cariño y dedicación. La idea planteada está ejecutada casi a la perfección y superó por mucho las expectativas que tenía.

Si lo tuyo es aniquilar demonios en frenéticos niveles cargados de acción, punchi punchi y violencia este juego es un absoluto deber.


Comenta o muere