fbpx
Cine + Series Cult + Mag El Infinito FEATURED

Gigante de Hierro, corazón de héroe: Será Bumblebee la redención de Transformers?

25 septiembre, 2018

Gigante de Hierro, corazón de héroe: Será Bumblebee la redención de Transformers?

Transformers es una saga que no me importa mucho la verdad. No porque desprecie el cine tonto, que lo amo, tampoco es por el hecho de que me caiga mal Michael Bay, todo lo contrario, creo que es un excelente director de excesos visuales y que cuando quiere, se marca cosas la mar de divertidas (te pienso, Pain and Gain).

Pero siento que Transformers ha sido su propia tumba, un ataud de fierros que lo ha castrado porque a pesar de que cada vez hace explotar cosas más grandes, con más napalm y trata de darle epicidad, en sus manos, hay una historia que con las cinco películas que lleva, no tiene ni un sentido ni coherencia narrativa.

Está bien, queremos ver cosas explotar, pero que esa explosión tenga algún sentido y no terminemos con cosas como esta:

Pero esa amalgama de factores no solo es responsabilidad de él, hay hartos otros que han contribuido a la saga en su estado actual. Primero: Transformers es una saga basada en una franquicia de JUGUETES.  Y sí, eso no la vuelve automáticamente en basura, de hecho la película animada es la hostia, el problema es su público. Uno que más allá de los adultos-adultos (nicagando adultos-jovénes) nostálgicos de los 80 que consumieron la serie como si fuera crack, no tenía mucho por donde ser una sensación en taquilla. Es, era, un público reducido.

Y además, estamos hablando de once años atrás, cuando no existía la idea masiva de universos unificados ni toda la maquinaria actual como ya acostumbramos y por lo tanto, su potencial, residía básicamente en buenos efectos especiales, y un sentido de la espectacularidad.

En ese sentido, Bay hizo lo mejor que le pudo dar a la franquicia. Una actualización de la historia enganchable para público teen, los nostálgicos, y gente que va a ver al cine lo primero que pille en su horario disponible. Es decir, más allá de los robots que pelean; hablamos de una película sobre un cabro, que tiene su primer auto y logra enamorar a Megan Fox, una bomba sexual que además, repara autos. PRUEBA A:

El problema? Es que hizo eso, CINCO VECES, solo agregando cosas más grandes y que explotaban más fuerte, pero hey! hermano, eso era en los 90, hoy pedímos cierta evolución argumental. Mínimo.

Segundo: Todas las decisiones estilísticas de su tiempo, se tomaron pensando en que básicamente hablamos de máquinas “orgánicas” extraterrestres, y por lo tanto, era necesario que a pesar de rememorar los diseños clásicos, tuviera una apariencia más alienígena-insectoide.  De hecho, dicho razonamiento, no es del todo una idea sinsentido.

Gente de Industrial Light and Magic comentó en su minuto, era que siempre se buscó pensar en el movimiento de los robots como algo orgánico:

“Tuvimos que encontrar un equilibrio entre hacer creíble el peso de estos personajes pesados y su atletismo”, dice ScottBenza parte del team de desarrollo de efectos visuales.

“Michael nunca quiso ver a estos tipos como robots pesados. Quería que fueran ágiles, no limitados por su peso. Siempre fue un problema. En la animación, necesita reducir la velocidad del

movimiento para obtener [una impresión convincente de] el peso “.

“[Michael Bay] Quería que la acción fuera rápida, por lo que hizo referencias con los especialistas en escenas de dobles; haciendo los giros, patadas y el artes marcial que quería” comenta Paul Kavanagh,  animador de la cinta.

“Conseguimos esas referencias y sabíamos exactamente lo que él quería. Pero la acción que Michael quería era realizada por un tipo de artes marciales de 72 kilos ¡y estábamos animando robots de más de dos toneladas y media!”

Por eso, a pesar de que no son del todo cercanos al tono de la serie original (básicamente robots ochenteros MUY cuadrados) es entendible su decisión. Animar robots, dotarles de personalidad, y además darles forma de vehículo y robot, no cualquiera la hace.  Y aunque lo intentaron, claramente uno de los aspectos más criticados (el amasijo inentendible de metal que representaban sus diseños) no fue resuelto de una manera muy satisfactoria.

“Cuando los modeladores estaban construyendo los robots y los vehículos, lo hicieron sin importar la transformación. Los vehículos CG tenían que coincidir con los vehículos reales y los robots tenían que coincidir con el arte conceptual aprobado.

“No hay mucha lógica en cómo funcionan las piezas en los robots”, comentó Dave Fogler del equipo de diseño de la primera entrega.

“Tratar de reconciliar la obra de arte del robot con el automóvil era prácticamente imposible porque los robots eran muy abstractos en sus formas. Dejamos que los animadores resolvieran las transformaciones. Fue un salto de la fe, pero funcionó”.

No Dave, no funcionó.

Más?
El espacio no es un buen lugar para vivir: Un nuevo avance para "Prospect"

Dicho eso, Transformers además, venía avalada por una curva ascendente de entradas vendidas. Es decir; podemos quejarnos TODO lo que queramos sobre la franquicia. Sobre sus actuaciones de mierda, sobre sus guiones escritos en una servilleta, sobre que el puto Bumblebee sigue sin poder hablar luego de cinco películas, o que en la tres haya una tipa vestida innecesariamente de blanco en todas las putas escenas. Pero hay un hecho que es innegable. La saga VENDÍA. Vendía mucho.

De hecho, tras la primera, la segunda entrega recaudó la nada despreciable suma de 402 millones de dólares, siguiendo con la tercera y luego la primera.

Así que sí,  la culpa de que Transformers haya resultado ser lo que terminó siendo, no es solo de Michael Bay que ve un cheque gigante y la posibildad de hacer las películas que SI QUIERE hacer dado su contrato (gracias a Transformers, pudo hacer 13 Hours: The Secret Soldiers of Benghazi y Pain and Gain) sino también del público regular norteaméricano, que solo piensa en como dijimos arriba, en Megan Fox arreglando autos, explosiones, y efectos especiales alucinantes.

Como todo en la vida; el agotamiento se hizo presente y a pesar de que Paramount pretendía expandir el universo con spin offs, los tristes resultados de The Last Knight con solo 130 millones, pusieron la alerta roja. Hablamos del fin de semana de apertura más bajo para toda la franquicia, y sintomático de que en verdad, ya no solo bastaba con ver fierrores retorciéndose, sino que quizás, y solo quizás, había que bajar el tono militar lover, y poner algo de corazón en la historia.

Porque parece que lo que lo único que le faltaba a Paramount era escuchar a otro director.

Travis Knight es un tipo que me sorprendió. No su elección, que era, una gran elección, sino que siempre pensé que elegir un proyecto como este, que podía ser tan impersonal, fuera el salto al live action tras su maravilloso debut con Kubo and the two strings.

Y lo visto y mostrado por todos los avances, parece mostrar que estamos frente a una elección que cambia para siempre el aspecto de la franquicia, e incluso, revivirla más allá de ser un veranito de San Juan.  De partida, han decidido traer de vuelta los diseños clásicos, por

lo que los amantes de la serie, ya están más que ganados. Todos estos años de perfeccionar este tipo de animación, ha dado el salto suficiente para que podamos ver hoy diseños más retro, sin caer en el ridículo.

Ahí está Shockwave, junto a Ravage, un diseño de Optimus que muchos recordarán, y en general, todo parece estar hecho con más amor, más corazón y menos desesperación por contar billetes.  Es la clásica historia de una chica (HaileeSteinfield) y su auto.

En fin, es un post muy largo para hablar de un trailer. Y quizá la película sea como el pico, pero si en el fondo quiero decir algo, es que a veces, hay que retroceder dos pasos para caminar cuatro. Que hasta el cine más bastardamente comercial; puede tener redención, que los hábitos de consumo de la gente también puede cambiar, y que quizá, solo quizá, en el fondo seguimos sabiendo que lo que más importa en una historia, es su corazón.

Ojalá el escarabajo amarillo nos de esa sorpresa.  Acompañan JohnCena; JustinTheroux y Angela Bassett. 


Also published on Medium.

Comenta o muere

Periodista. Fundador de Plan9. Weón fome.