Cine + Series

Gerald’s Game: El mejor Stephen King es el de los temores humanos

15 octubre, 2017

Gerald’s Game: El mejor Stephen King es el de los temores humanos

Gerald’s Game aborda a Jessie Burlingame (Gugino) y a Gerald Burlingame (Greenwood), un matrimonio que decide escaparse a su aislada casa en el campo para reavivar la llama del matrimonio que viene perdiéndose desde hace años. Él, exitoso abogado y ella, una sumisa dueña de casa, que en medio del juego sexual que involucra el uso de esposas, detona recuerdos y traumas de la infancia justo en el momento que Gerald muere de un infarto.

De ahí en adelante, Jessie, no sólo debe buscar una forma de escapar de las esposas, sino que además de su propia cabeza.

He leído a King como un mortal más. No soy para nada un experto y es que adentrarse en la obra del escritor de Maine es una pega larga con la que mantengo una deuda pendiente.

Sin embargo la obra del escritor no es que tampoco me resulte desconocida.

Hay ciertas etapas del oriundo de Maine que tiene sus más y sus menos. Y en ese sentido, siempre he pensado que cuando más se aleja del género puro y duro (como por ejemplo los Tommyknockers o Dreamcatcher) logra configurar relatos basados en los miedos más efectivos y cercanos a nosotros. Las obsesiones, los recuerdos, los traumas y toda clase de embates a personas corrientes, son finalmente lo que deja en nosotros una huella imborrable.

Y Gerald’s Game es precisamente ese tipo de horror. Es el horror personal. La tragedia propia.

Te puede interesar:   9 Películas Gay para el día en que triunfó el amor

Esta versión de la novela de 1992 viene firmada por Mike Flanagan, hombre que se ha ganado a pulso, un buen lugar como artesano de thrillers en la escena actual y que viene muy despacito, presentando cosas como el efectivo slasher Hush, la deficiente pero interesante Oculus; y la sorpresa de Before I Wake.

Con un reparto reducido, en donde destaca por sobre todo una sólida Carla Gugino y Bruce Greenwood, la historia se presenta como un continuum de suspenso, muy bien manejado y cuyo ritmo jamás se ve lastrado en pos de la profundización en las motivaciones de los personajes.

Atravesada por capas de delirio, Gerald’s Game se nos presenta como un viaje lleno de simbolismos en donde el dolor no es sólo físico, sino que también existe dentro de nosotros. Presencias oscuras en la noche, recuerdos que atormenta, y elementos que parecieran fortuitos, pero que están ahí con el fin de ser detonantes de piezas mentales, arman un rompecabezas que siempre sabemos como va a terminar, pero que no sabemos cómo finalmente nos hará sentir.

Flanagan por medio de unas muy efectivas vueltas de guion, logra algo que por momentos pensamos que solo sujetos como Frank Darabont podían hacer con la obra de King. Trasladar la miseria de la condición humana. Explicitar que el horror y nuestros temores más profundos, muchas veces proviene de quienes amamos, o de quienes deberían ser las personas que nos protejan.

Te puede interesar:   Alegra el día, acá hay un set de imágenes de la secuela de Mi Vecino Totoro: Mei y el Gatobus

Gerald’s Game no trabaja su intención desde la cinematografía más bella, es más bien, simplista, funcional y marcada por un uso intenso del rojo y el negro, pero a fin de cuentas, no es lo que importa.

Lo que necesitamos de esta historia está ahí. Transformar una sencilla premisa, en la peor de las pesadillas.

Y eso es temerle a lo que amas. O peor aún: Temerle a lo que hay dentro de ti.

Comenta o muere

Periodista. Fundador de Plan9. Weón fome.