fbpx
El Infinito Literatura

Fahrenheit 451 de Ray Bradbury no era sobre la censura, era sobre la gente volviéndose idiota viendo tele2 min read

3 diciembre, 2019 2 min read

author:

Fahrenheit 451 de Ray Bradbury no era sobre la censura, era sobre la gente volviéndose idiota viendo tele2 min read

Cuánto me demoro? 2 minutes

Fahrenheit 451, aquella obra del escritor Ray Bradbury que trata sobre una distopía estadounidense donde los libros están prohibidos y unos “bomberos” se encargaban de quemarlos. Un clásico atemporal.

Considerando la temática, uno suele leer este texto como una metáfora sobre la censura que realiza los gobiernos a los productos culturales ¿o no? Bueno, bajo todas las lecturas profundas y complejas que solemos asignarle a este clásico de la ciencia ficción, realmente (y desde hace un tiempo) se sabe que Bradbury no escribió Fahrenheit 451 pensando en esa idea.

Según una publicación de Laweekly en el 2007, el libro no hacía referencia a la prohibición de libros o a la campaña anti-comunista que vivió el autor. La verdadera intención de Bradbury era hablar sobre la popularidad de la televisión y la baja lectura del libro. Lo veía como un panorama muy siniestro.

Según Bradbury la televisión causaba que la gente se volviera más estúpida. Para él, la tele no entrega conocimiento, sino que factoids -falacias pasadas como hechos- o «no conocimiento».

“Te llenas de tanta información inútil que quedas satisfecho de ella” expresó el escritor quien comparó la adicción del entretenimiento por las drogas y fomentando incluso que la gente llegue a estar en contra de los libros.

Sobre lo anterior, es necesario hablar sobre el contexto histórico del libro desde la perspectiva de los medios de comunicación. La televisión era el medio más popular del momento y Ray Bradbury temía la desaparición del libro. Ya sabía que la TV generaba un nuevo sentir hacia las personas causando un alejamiento y un efecto en el que que ya no se podía leer el libro de la misma manera.

Para ser justos, tampoco le gustaba mucho la radio: solo dos años antes de Fahrenheit 451, Bradbury le escribió a su colega de ciencia ficción Richard Matheson lamentando y achacándole a la radio su contribución a «nuestra creciente falta de atención» y que bajo su creación se formó una especie «límite» que hace casi imposible para las personas «incluido yo mismo, sentarme y volver a entrar en la lectura de una novela «.

Considerado el contexto actual, resulta curioso que ahora el Internet sea el que entrega las noticias falsas y da una falsa sensación de conocimiento, eso sí, también es cierto que muchos libros no están entregando contenido exactamente de calidad.

Y aunque Ray Bradbury no alcanzó a ver el tiempo donde cualquier producto cultural puede enajenarse y perderse en el mar de la mediocridad, no estaba muy lejos de su idea sobre la vanalización de la información, de alguna manera, si logró vislumbrar cierta clase de futuro.

Comenta o muere