fbpx
Cult + Mag El Infinito Interviú

Ennio Bucci, dueño de la galería de arte online Bucci: “Los artistas son hijos de su tiempo y han modificado el mundo”

8 julio, 2019

author:

Ennio Bucci, dueño de la galería de arte online Bucci: “Los artistas son hijos de su tiempo y han modificado el mundo”

Galería Bucci es una plataforma virtual que hace un par de décadas tuvo un espacio físico. Hoy, ese espacio como tal, ya no existe. Idas y venidas de arte nacional durante décadas ahora encuentran espacio, pero en lo digital.

Al día de hoy, Galería Bucci es una especie de vitrina para el arte pero en la web, con un nicho fuerte en redes sociales y todo bajo la curatoría de Ennio Bucci, galerista y director de este espacio reinventado que de cierta forma, democratiza el acceso al arte.

Hijo de Enrico, inmigrante italiano que llegó a nuestro país en 1952. Recién asentado se dedicó al comercio de la industria textil, pero 20 años después, decidió dar un giro y fundar su galería de arte.

Ésta es la historia de Enrico, Ennio, la galería y el gran número de artistas que han pasado por ella. Es la historia de cuatro décadas de trabajar en la plástica chilena.

Cuatro estaciones

La inauguración de la Galería Bucci fue en mayo de 1975, y por mucho tiempo pudo ser visitada en la tradicional calle del centro, Huérfanos 526.

Dio su puntapié inicial con la exposición “Homenaje al Norte Grande”, que contó con la participación de Israel Roa, acuarelista y Premio Nacional de Arte en el año 79, Fernando Morales Jordán y el Padre Gustavo Le Paige, quien pintó en su juventud.

Ésta es según Ennio, la primera de las cuatro etapas esenciales de la galería.

“La segunda comienza cuando Enrico viaja a Europa y se empapa del mundo de las galerías; permanece en París, Nueva York y vuelve con el deseo de transformar la galería. Así, comienza a trabajar con el arte experimental”.

En esta apertura Ennio influyó bastante, recomendando a su padre dar cabida a los artistas jóvenes de diferentes universidades del país, debido a que la cultura se encontraba muy deprimida. Es de dominio popular que en los ochenta no existía un espacio propicio para ellos, así que gracias a los artistas conceptuales Juan Domingo Dávila, Brugnoli, Errázuriz, Gonzalo Díaz y Eugenio Dittborn, la Galería Bucci logró situarse en la vanguardia artística.

Un espacio que incluso llegó a acoger en 1990 a nada menos que Pedro Lemebel y Francisco Casas, Las Yeguas del Apocalipsis, en una intervención que duró, siempre fieles a su estilo, solo un día presentando su propia versión de «Las dos Fridas» y quizás también, puntapié para la tercera etapa de la galería, que comenzaría junto con el retorno a la democracia.

“Con ella todo se ubicó y estabilizó. En este periodo Enrico decidió ir al norte para realizar diferentes acciones de arte. Por ejemplo, presenta la obra “500 cuadros de flores”, exponiendo en el Desierto de Atacama, en el Volcán Licancabur y en el Valle de la Luna, entre otros. La suya fue una propuesta muy conceptual, con un profundo contenido teórico; lo interesante fue ver cómo el desierto era invadido por cientos de cuadros de flores”.

Para lograr esta obra, Enrico pidió a diferentes artistas un cuadro de flores con un formato determinado.

La “Momia de Lasana”, obra con la que se hizo envolver a sí mismo con tiras de caucho de neumáticos, marcó también un hito en la cultura nacional, pero con la muerte de Bucci padre, la galería física tuvo que cerrar sus puertas. Pero no por eso, cerraron a Bucci.

Más?
Acá tienen un primer adelanto del cómic de Blade Runner: 2019

Dar el paso hacia el futuro

Sin timón ni recursos económicos para mantener el espacio, Ennio toma la difícil decisión de abandonar el espacio físico. Sin embargo, al mismo tiempo en que la Galería Bucci se quedaba sin su histórico gestor, la irrupción de Internet era cada vez mayor.

“En ese tiempo pensé: ¿qué voy a hacer?, porque no quería que el nombre de la Bucci se perdiera, así que invité a los artistas con los que tenía una relación más cercana a exponer conmigo en la primera versión virtual de la Galería, que hoy ya tiene 13 años en la red”.

Este cambio en el formato, además del esfuerzo por mantener la memoria artística del país, no fueron cuestiones sencillas para Ennio. Una adaptación a un nuevo entorno y lenguaje, motivó a Ennio a trabajar en un sitio que funcionara como una galería.

¿Cómo es administrar una galería online?

“Yo disfruto todos los días levantándome a primera hora, prender el computador y entrar a la Bucci. Me gusta saber qué está pasando con los artistas, así que me resulta muy grato. Además, yo muestro la galería en cualquier notebook o celular y ahí están los artistas y lo que hacemos, entonces en el concepto del mundo moderno, tenemos mucha razón de ser”.

Para Ennio, no se debe negar que la galería se dedica a la venta, y a su vez, hay que destacar la importancia del comercio en el arte, “pero ahora estamos siendo un espacio cultural, así que hemos vuelto a la esencia de la Bucci que no se preocupó solamente a vender, porque siempre estuvimos en los bordes, como una galería marginal, y al ser virtual, hoy también lo somos”.

El arte como goce

“La plástica me provoca un goce sensorial. Con Matisse, por ejemplo, yo disfruto con su colorido. Después la música, yo gozo con el sonido, y encuentro fantástico que el Director de Orquesta sea capaz de dirigir todo, teniendo claro cada sonido.

El arte no es sensiblería, empecemos por ahí. Cuando nos emocionamos con él no significa que seamos románticos ni nada por el estilo, es porque el arte nos llegó, porque con la poesía, la cinematografía o la pintura nos golpearon, nos hicieron vibrar”.

Comenta o muere