fbpx
El Infinito

El Mozart del guión: Aaron Sorkin

24 septiembre, 2018

El Mozart del guión: Aaron Sorkin

Obsesión es una palabra ejemplar para explicar lo que siento por el trabajo de Aaron Sorkin, desde que mi mamá me obligó a ver A Few Good Men, película que no me gustó por cierto, he estado obsesionado con su trabajo como guionista. Son pocos los que podría nombrar en ese ámbito, destacarse por ser quien escribe la historia más que la producción gráfica, Sorkin es uno de ellos.

Antes de la puesta en escena, el reparto, la cinematografía y el resto de los detalles técnicos que hacen a una buena película lo que es, está el guión. Es la parte fundamental de toda historia, el plano general de todo lo que verá el espectador está escrito. Sorkin es un guionista, excelente por lo demás. Entre sus trabajos más conocidos están The West Wing, The Social Network, Moneyball y Molly’s Game, siendo esta última la primera película que dirige.

Dice en varias entrevistas que se enamoró del sonido de los diálogos, no es sorpresa que el punto fuerte de sus guiones sean las conversaciones. Sorkin pasa a ser un director de orquesta más que escritor, como si Mozart hubiera escrito guiones en vez de Fígaro. Uno de los puntos fundamentales para dar con un buen diálogo, es el flujo, al igual que toda buena ópera.

En sus clases, hay dos características que recalca una y otra vez, al punto de ser majadero con ellas. Hacer sonar el diálogo como música, eso incluye silencios, intervenciones, ritmo, timbres. En The Newsroom (2012-2014), Sorkin lleva esto a un extremo que a ratos se vuelve tedioso. No es una serie para cualquiera, si bien la trama es sencilla, la cantidad de diálogos en cada escena, en cada capítulo es alucinante. No obstante, la fluidez con la que personajes interactúan uno con otro en un ambiente lleno de presión como una sala de redacción es notable.

Sí, a ratos puede sonar súper exagerado y refinado, como escuchar a Morrissey. El estilo Sorkin, para cualquiera que no ha visto alguno de sus producciones, debería comenzar con The Social Network (2010), quizás con Steve Jobs (2015) son las más accesibles en cuanto a la velocidad y el atractivo de la trama. Sin embargo, prefiero recomendar The Newsroom, la primera temporada es una avalancha de conversaciones una tras otra que no da respiro en ningún momento. Y eso, eso es mejor que cualquier ópera.

Más?
El director de la primera temporada de True Detective, ahora es el de Bond 25

Sorkin maneja los ritmos de una obra de teatro, con la dificultad de encajar los tiempos precisos para no tener problemas con las productoras. Además de ser el escritor, es el director de orquesta. Las voces se van sucediendo en la medida que él les da el espacio, maneja a sus personajes de forma tal que el resto de los elementos narrativos pasan a segundo plano, dejando que los diálogos entre personajes sean los motores dramáticos de las cintas.

Puros hits, ese es su repertorio entre películas y series de televisión. Es pequeño, pero cargado con  algo para cualquier espectador. Desde la historia de Mark Zuckerberg hasta el drama político de Josiah Bartlet. ¿Es tedioso? Sí, no es para cualquiera, al igual que la ópera. No obstante, poder apreciar ambas expresiones artísticas entrega una gran satisfacción.


Also published on Medium.

Comenta o muere

김치볶음밥